www.diariocritico.com

Lea la crónica del corresponsal de Diariocrítico

Festival de Cannes: De Nápoles a Kenya, de la telebasura al turismo sexual

Festival de Cannes: De Nápoles a Kenya, de la telebasura al turismo sexual

viernes 18 de mayo de 2012, 16:36h
Dos películas de interés en la competición de Cannes « Paraíso : amor » del austriaco Ulrich Seidl y « Reality » del italiano Matteo Garrone.  Dos  caústicas miradas sobre la decadencia de nuestra sociedad occidental.  La primera aborda el tema del turismo sexual  de las mujeres austriacas en Africa y la segunda  habla de la alienación que representa la telebasura o la « telerealidad » en Italia. Sin provocar la unanimidad y con división de opiniones en el tendido,  ambas películas han sido recibidas con respeto  en la sesión  de prensa a la que asiste aquí la crítica internacional.

« Paraiso: amor » del conocido cineasta y documentalista austriaco Ulrich Seidl, es su tercer largometraje de ficción  presentado en Cannes. « Dog days » fue seleccionado en 2002 por la Semana de la Crítica, y « Import-export »  estuvo en competición en 2007. Cineasta radical, Seidl sabe poner el dedo en la llaga y sus películas ponen al desnudo lo mas impresentable de esa sociedad austriaca, símbolo del mundo occidental.

« Paraiso: amor » forma parte de una trilogía que seguirá  con « Paraiso : fé » y « Paraiso : esperanza ».  Con el tono de una feroz parodia, « Paraiso : amor », que hubiera podido llamarse también infierno,  relata el viaje a Kenya de una mujer austriaca algo obesa,  madre de una adolescente en crisis, que decide pagarse unas vacaciones en  ese « paraíso del turismo sexual ».

Seidl filma con realismo  y crudas imagenes  los encuentros  y relaciones sexuales de esa mujer de cierta edad con jóvenes africanos. Una larga secuencia de cama redonda entre  varias mujeres austriacas y un joven negro del que no consiguen provocar su erección, es el colofón de esta enérgica y lograda crítica social. Una escena que provocará escándalo entre las almas mas pudibundas, pero que está rodada con elegante inteligencia por el cineasta austriaco.  Una relación que es descrita como una especie de nuevo proxenetismo  colonial, admitido y tolerado por las autoridades del país, por ser proveedor de divisas extranjeras.Un relato cargado de humor negro, si me permiten la expresión hablando de Kenya, al mostrar lo patético de esas « sugar mamas » que se pasean por las playas del país en busca de placer sexual , con su carga de racismo y de tópicos sobre la potencia sexual de los autóctonos.  Entre una sociedad occidental decadente  que piensa poder comprarlo todo con dinero y una sociedad africana en la miseria,  el desencuentro es inevitable y la soledad está evidentemente al final de ese infernal recorrido  turístico.

La alienación y decadencia  de la sociedad occidental es también el tema desde otro ángulo y tratamiento de la comedia italiana « Realily» de Matteo Garrone, que nos habla  como su título  lo indica de los «Reality show" televisivos, y mas concretamente del  tan conocido "El gran hermano" que ha dado la  vuelta al mundo a través de la pantalla familiar. 

Es la tercera vez que Matteo Garrone viene a Cannes, después de pasar por la Quincena de realizadores  con « El extraño señor Pepino » en 2002 y por la competición en 2008 con « Gomorra ». De  ese drama sobre la mafia napolitana pasa ahora  Garrone con « Reality » a una comedia caústica que busca sus influencias  en la propia historia de la comedia italiana, lo que es de por sí una apuesta arriesgada y saludable. 

El relato transcurre entre Napoles y Roma, en donde el propietario de una pescaderia y su obesa familia, esposa, hijos,hermanos,  tios, sobrinos y madre al completo están fascinados por « El gran hermano » esa telebasura alienante que ha dado la vuelta al mundo en todos los idiomas.

 El lema de la película podría ser « quien  basura mira en la televisión, pierde la razón », pues Luciano ese padre de familia que vive del pescado y de la estafa de electrodomésticos intenta pasar sin éxito el casting de tal emisión.  Desde las primeras imágenes sus personajes nos hacen pensar  en Fellini, y  en « El jeque blanco » con el gran Alberto Sordi,  pero también en las comedias de Toto, o en los monstruos de Risi.

Garrone revista el género de la comedia italiana, pero con un tono  que se sitúa entre el realismo  y el cuento de hadas, sin  provocar la abierta carcajada, sino mas bien buscando helar a cada paso la sonrisa del espectador ante  la parodia de ese mundo patético.  Sus actores  excelentes son Aniello Arena, Raffaele Ferrante y Nando Paone, entre otros,   si bien es dificil superar modelos como Alberto Sordi,  Totó o Vittorio Gassman,  en los que inevitablemente pensará el cinéfilo al ver esta cinta.

No es sin embargo la intención de Garrone ofrecernos una franca comedia, sino mas bien una fábula sobre  como los sueños humanos pueden transformarse en pesadillas. Brillante su realización, con planos secuencia bastante largos por momentos y un metraje de  casi dos horas que hubiese ganado eficacia con quince o veinte minutos menos. 


Lea también:



- 'De herrumbre y de hueso', buen cine francés en competición

 

Cannes 2012, el mayor festival de cine del mundo


- Cartelera 18/05/2012

- Lea todas las críticas de cine en Diariocrítico

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios