www.diariocritico.com

Crítica de la película

'Hombres de negro 3 (Men in Black 3D)': Retorno al pasado

'Hombres de negro 3 (Men in Black 3D)': Retorno al pasado

jueves 24 de mayo de 2012, 12:04h
'MIB 3' es una vuelta a los orígenes de la franquicia, al espíritu de su primera entrega, una superproducción palomitera que contaba a su favor con unos cuantos gags disfrutables y que fue mancillada por una segunda parte que sería mejor que borrasen de nuestras mentes con el famoso neutralizador de memoria.
Evidentemente esta tercera parte no es ninguna obra maestra, claro que tampoco intenta serlo, sino sencillamente un producto bien realizado con algunos pros y algunos contra. A su favor cuenta con el carisma de un Will Smith nacido para este tipo de producciones. El ex príncipe de Bel Air debería dar por enterrados sus intentos por alzarse con un Oscar y dedicarse a lo que mejor sabe hacer, entretener a toda la familia. Claro que si el éxito de la primera parte residía en su especial química con Tommy Lee Jones, aquí, a pesar de que Jones también aparece, lo mejor está en la personificación de Josh Brolin del joven agente K. Lo suyo no es una simple imitación sino una recreación perfecta. La química vuelve a funcionar y muchos de los gags también. 

En esta ocasión, muchos de ellos corren a cargo de un viaje en el tiempo que llevará a Will Smith a julio de 1969, a destacar su encuentro con la policía y la estelar aparición de Andy Warhol en su 'Factory'. Poco importa que el ambiente parezca más salido del 'hippismo' de Haight Ashbury que del esnobismo neoyorquino en el que se movía Andy. 'MIB 3' no quiere dar lecciones de historia, sólo conseguir una sonrisa. Tampoco desentona Michael Stuhlbarg, como un paranoico y bien intencionado alienígena capaz de ver todos los probables futuros a la vez. Su papel da un poco más de emoción y peso a la historia. Como siempre, el diseño de producción y los efectos especiales, esta vez en 3D, están bastante bien, con especial atención al 'salto en el tiempo', un claro homenaje a los 'Looney Tunes'.  

Hasta aquí los debes, en su contra se puede decir que la resolución se decanta demasiado por la emotividad y la épica, desentonando totalmente con el tono del resto del metraje, y, para colmo, está demasiado vista. También es una falta flagrante el poco partido que le sacan a una actriz como Emma Thompson, a la que además le toca uno de los chistes más tontos de la película. La dirección de Sonnenfeld tampoco pasa del aprobado, aunque a su favor hay que decir que tampoco emborrona demasiado.

En definitiva, una película perfecta para pasar un buen rato, que encantará a los fanáticos de la franquicia y no lo hará a los fanáticos del movimiento Dogma. La gran mayoría puede verla, y disfrutarla, sin riesgo de que se convierta en su película favorita.

Vea también:

'La sombra de la traición': No es una traición, es una tomadura de pelo
'Profesor Lazhar': Una película que deja huella
'Infiltrados en clase': Una descerebrada (y divertida) comedia
'Sombras tenebrosas': Un Tim Burton sin alma
- La historia del cine en veinte imágenes: 1ª parte / 2ª parte
'La maldición de Rookford': En ocasiones veo tópicos
'Las nieves del Kilimanjaro': Héroes de la clase obrera
'Kiseki (Milagro)': Aquellas pequeñas cosas
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios