www.diariocritico.com

Una empresa española, pionera en la reducción de emisiones del tráfico para Europa

> Su empresa tecnológica, dedicada a la sostenibilidad en el transporte, ha logrado la patente para España y para Europa

viernes 25 de mayo de 2012, 14:16h
Josefina de la Fuente Egido es una mujer aparentemente tímida. Pero en cuanto empieza a hablar de su empresa, de la aventura que emprendió hace ahora 6 años, se crece y se le ilumina la cara con una enorme sonrisa. "Es que esto es lo mío", asegura con tanta rotundidad que no deja lugar a dudas, "lo tuve muy claro desde el principio". Y es verdad porque a sus 36 años, y en un tiempo récord, esta madrileña ha conseguido asentarse con su empresa, TechNet , dedicada a la sostenibilidad en el transporte, y lograr la patente para España y para Europa, no sin atravesar antes algunas dificultades, como todo el que decide emprender en estos tiempos de vértigo un proyecto.

Pero a Josefina no le paró nada. Después de terminar las carreras de Ciencias Químicas y de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Complutense y en la de Alcalá de Henares, con apenas 25 años se puso a trabajar en el departamento de Tecnología de un organismo dependiente de la Comunidad de Madrid, un puesto en el que permaneció 4 años. Pasado este tiempo dio un salto a la empresa privada y trabajó con Xfera Móviles -en la actualidad Yoigo- mientras preparaba un Master de Gestión de la Ciencia y la Tecnología en el CSIC. Incluso llegó a montar un Catering con una amiga en la localidad madrileña de Las Rozas. "Fue una experiencia muy divertida. Trabajábamos en una cocina prestada, pero la cosa no funcionó como esperábamos y al final terminamos dejándolo", reconoce, recordando entre risas los vinos que su socia y ella 'degustaban' mientras elaboraban los platos.

Es entonces cuando se le presenta la gran oportunidad de su vida. Y le llega de la mano de un catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid que la anima a introducirse en el mundo de la tecnología con el objetivo de poner en marcha en nuestro país un proyecto para la medición a distancia de las emisiones de tráfico de todo tipo de vehículos. Un campo inédito en España en el que Josefina ve de inmediato las grandes posibilidades que tiene el negocio sin necesidad de realizar una gran inversión de capital-riesgo. De modo que no se lo piensa mucho. Deja todo lo que tenía entonces entre manos y contacta con la única empresa de Estados Unidos fabricante de la tecnología en el mundo gracias al acuerdo con Donal Stedman, de la Universidad de Denver, proyectista del sistema. ¿Y en qué consiste el 'invento'?. El Sistema de Detección a Distancia (RSD o Remote Sensing Device) es una tecnología que proporciona una radiografía sobre la flota circulante -turismos, autobuses, camiones, barcos y trenes- capaz de captar cada medio segundo diversos datos por vehículo: velocidad y aceleración; potencia específica del vehículo; emisiones de CO, CO2, NOx, HC y PM. También ofrece datos de las condiciones meteorológicas (humedad, temperatura, viento..) y foto de la placa de la matrícula.

En definitiva, y como bien se explica en la Web de TechNet, "en materia de control de emisiones es el sistema más eficiente del mercado capaz de reducir y controlar las emisiones de tráfico de manera rápida y eficaz con el menor coste". En España se había utilizado para caracterizar el tráfico en Sevilla, Barcelona, Madrid y Valencia.

Pero a Josefina llegar hasta donde está ahora no le ha resultado tan fácil. Antes de meterse de ello en el negocio tuvo que estudiar y empaparse a fondo en el sistema para hacerse con la patente del proyecto en España. "Junté el finiquito que me dieron al dejar el trabajo con una pequeña herencia que acababa de recibir por el triste fallecimiento de mi parte. No fue demasiado, la verdad, pero lo suficiente como para empezar y tener un mínima infraestructura." Sus primeras 'armas' fueron un portátil y una oficina en Madrid. Pero sobre todo, mucha ilusión y ganas de trabajar, que era lo principal. "Empecé sola, con un cliente. Contrataba técnicos o consultores en función de los trabajos puntuales que me iban saliendo", recuerda orgullosa de su 'hazaña'. Dos años duró su particular 'travesía en el desierto', "que son los que me di de plazo. Si no funcionaba la idea, pues ¡a volver al mercado laboral como asalariada!", se dijo a sí misma con mucha moral porque por entonces la crisis ya estaba en pleno apogeo.

Para su satisfacción, su situación fue mejorando y la clientela de TechNet fue creciendo poco a poco. Hasta el punto de que Josefina amplió su campo de trabajo y se hizo también con la patente para Europa. En la actualidad trabaja con varias administraciones públicas y empresas de transportes privado aportando la tecnología para la medición, control y reducción de emisiones de tráfico.

Su mayor satisfacción es ver que su trabajo es un "servicio público" porque contribuye a que las ciudades estén más limpias y se respire mejor. "Es el futuro porque nosotros vendemos transparencia, ecología y ahorro", señala, mientras explica que son muchas las ciudades españolas que han renovado en un alto porcentaje su flota de vehículos - tanto particulares como de servicios públicos- gracias a los análisis efectuados por TechNet. "En algunos casos hay vehículos muy antiguos que su reparación es imposible. Su sustitución debe hacerse de forma justa y eficiente", afirma Josefina que también es consciente de la crisis que hay en el sector de reparación vehículos, "muchos talleres han tenido que cerrar", lamenta.

En la actualidad su empresa tiene contratadas de forma estable a diez personas, entre técnicos y consultores. La oficina central, sobria pero acogedora y muy luminosa, se encuentra en el madrileño barrio de Argüelles, una zona repleta de comercios y animado ambiente universitario.

Pese a que Josefina encaja a la perfección en la definición de 'emprendedora' ella prefiere que se la denomine mejor "empresaria" porque considera que una vez que se asienta uno en el negocio ya se ha superado esa "especie de becariado". "Aunque en realidad - matiza- tampoco dejamos de ser nunca emprendedores porque un empresario nunca deja de innovar, imaginar o crear".

"Lo he pasado mal, pero todo en la vida tiene sus compensaciones", afirma la flamante empresaria que desvela que no descarta tener socios en su empresa de cara al futuro. Pero lo que más la colmaría sería "ver que surgen otras muchas Josefinas en España y en Europa" que estén dispuestas a arriesgarse y emprender nuevos proyectos "con mucha voluntad y algo de romanticismo".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios