www.diariocritico.com
La columna de Gema Lendoiro: 'Delenda est Monarchia'

La columna de Gema Lendoiro: "Delenda est Monarchia"

viernes 15 de junio de 2012, 10:53h

Éramos pocos y parió la abuela. Si al Rey le hubieran contado cuando esperaba que le cayera la corona de manos de Franco que, tras una época dorada donde se lo iba a pasar como el tato, le iban a suceder meses de escándalos, igual hubiera preferido coger los bártulos y volver a Estoril. Desde luego le están cayendo todas. Es como si una bendición hecha por una gitana se estuviera cumpliendo.

Por si no lo recuerdan, les hago memoria: Primero fue la Infanta Elena que se divorció. De forma ridícula se aplicó primero el eufemismo cese de convivencia temporal que provocó sonoras carcajadas. Oiga, ¿están ustedes de cachondeo o qué? Esto se llama separación y punto. Después llegó, por fin, el divorcio.

Claro que aquello era calderilla para pipas comparado con lo que vendría después. El yerno modelo, aquel que no había apenas pasado por la facultad pero que pasó a ser, por arte de biribirloque, un consejero de una gran multinacional con sueldazo, casa y colegio de los niños pagados y en WA (servidora tiene amigas trabajando como negras por dos duros en dicha compañía con licenciatura y master de IESE pero eso mejor se silencia). Luego nos enteramos de que aquello no era un logro por mente privilegiada sino una vía de escape para intentar silenciar lo que pronto conoceríamos todos los españoles: la implicación de Urdanga en negocios poco lícitos. De momento está imputado en varios delitos de prevaricación, malversación de fondos, fraude a la administración y evasión fiscal. Un primor, vaya

Las desgracias nunca vienen solas y en medio de la vorágine del escándalo de Iñaki, va Froilán y se dispara en el pie. Y como el abuelo no lo va a visitar a la clínica en su convalecencia, todos nos preguntábamos: ¿Dónde está el Rey? Y nos daban la callada por respuesta. Y nos tuvimos que enterar de la peor forma. Resultó que nuestro monarca se levantó por la noche (no se sabe a qué), se tropezó, se cayó y se fracturó la cadera...en Bostsuana, lugar al que había ido a cazar elefantes ¡con una amiga! El resultado fue que lo tuvieron que traer de forma rápida en jet privado para operar de urgencia. Y la Reina, al enterarse de todo, estaba en medio de las celebraciones de la Pascua ortodoxa  (¿no se había convertido al catolicismo?) decidió no venir. Algo así como un "que te den" pero en real. Todo eso culminó con el famoso, "lo siento mequivocao, no volverá a suceder", discurso que parecía haber sido dictado por el propio Froilán. En fin.

Y ahora, cuando el pueblo (que es soberano) está agobiadísimo con las deudas, la prima de riesgo y su señora madre, y con una pobreza cada vez más galopante y, cómo no, entretenido con la Eurocopa, resulta que vienen un catalán y una belga diciendo que son medio hermanos y que comparten progenitor: El Rey. Y que ya se han hecho las pruebas de ADN y en un 91% son fiables. Pues ya está, éramos pocos y parió la abuela. En este caso, el abuelo.

La justicia, esa que el Rey reclama que sea igual para todos, dice, en estos casos, que el supuesto padre se tiene que someter a la prueba de paternidad. Así que ya sabe, Majestad, a cumplir con la ley.

¿No le vienen a ustedes todo el rato las palabras de Ortega "Delenda est Monarchia"? Pues a mí, sí. Esto es de traca.

Puedes seguirme en twitter

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios