www.diariocritico.com

El sexo es vida: El sexo en solitario

- Por Ana de Calle

viernes 15 de junio de 2012, 11:53h

A los hombres solteros les cuesta definir lo que es una sexualidad sana. Esto se debe a los muchos mitos asociados al sexo en solitario, y además los hay que creen que si una persona soltera no sale con alguien o si no procura encuentros sexuales ... quizá tiene problemas o evita las relaciones porque algo le pasa ...

Y una persona sin relaciones, que disfruta de la pornografía o del sexo por Internet, lo más fácil es que tenga sentimientos de culpa y piense que esa no es una forma normal de vivir las relaciones sexuales.

Muchos hombres piensan que es tan malo hacerlo como no hacerlo. Dicen que lo hacen porque les gusta el anonimato, tienen seguridad y los contactos son creativos, porque entran en chats de contacto de pago, que se dedican al emparejamiento. Algunos chatean tres y cuatro veces por semana, y muchos cuando llegan a este punto piensan que podrían ser adictos al sexo, y se deciden a consultar a un sexólogo.

El caso es que reconocen que están contentos con lo que obtienen del cibersexo y de los contactos que han hecho, pero a algunos les preocupa establecer una relación con una persona real y no sentirse preparado para el encuentro. Aunque sería por motivos equivocados, pero más aceptados socialmente. Claro lo que se rumorea es que estas personas evitan las relaciones, son adictos al sexo por Internet  y a veces tienen relaciones reales o todo a la vez. Lo que les lleva a concluir que son adictos, y disfrutar con estas actividades no está bien.

Y es que la adicción al sexo suele negarse en nuestra cultura, el sexo es tabú y a estas conductas se une la vergüenza para obtener sexo. Y su desarrollo es similar a otras adicciones y la persona depende de los efectos que se producen en el cerebro con estas relaciones sexuales, por eso busca cómo elimininar este síndrome de abstinencia

Algunos usan el sexo para evadirse de problemas, y como es una fuente de placer muy potente, lo que empezó para aliviar un malestar, en lugar de disfrutar de él, se convirtió en un acto peligroso. Claro si como norma se recurre al sexo, cualquier malestar o deseo de evasión lleva a buscar el sexo, y buscarlo trae problemas desde los económicos a las infidelidades o a delitos sexuales. Después aparecen los sentimientos de culpa en el adicto y ante esta emoción negativa recurre de nuevo al sexo.

Su mente está invadida de pensamientos sexuales y fantasías que le producen malestar, y cuando ponen en práctica estas fantasías para aliviar los pensamientos obsesivos, en lugar de librarse de esas obsesiones crean mayores problemas ... El primer paso son las fantasías, el problema empieza cuando las usan para escapar o para evadirse de problemas.

Empiezan con la masturbación que es suficiente para aliviar el deseo, más tarde cuando no sea suficiente, intentarán llevar a cabo las fantasías ... Los hombres minimizan esta conducta y la justifican apoyándose en la cultura occidental, que espera un deseo insaciable en el hombre ... Y un adicto al sexo cuando ya no mantiene relaciones sexuales no está recuperado, no se ha curado porque no es como con cualquier droga, el sexo es básico en el ser humano.

En terapia el objetivo es que disfruten de una sexualidad saludable, con control y eligiendo cuándo desean tener relaciones sexuales pero no ser esclavo de ellas. Para prevenir estas conductas lo único es una educación sexual adecuada frente a este tipo de adicciones. Que los jóvenes aprendan que el sexo es maravilloso, fomenta la comunicación afectiva, aumenta la autoestima y nos proporciona sensaciones de felicidad si sabemos utilizarlo de una forma adecuada.

Cuando deciden hacer terapia con un sexólogo tienen enseguida una sensacíón de comodidad en su forma de expresar la sexualidad. Aprenden que la exploración esporádica de Internet si buscan sexo no es algo terrible, es una actividad frecuente, es fruto de las nuevas tecnologías que acompañan a los seres humanos. Son estímulos que expresan sus fantasías sexuales. Y tanto la pornografía como el cibersexo crean fantasías sexuales que pueden ser positivas en el trascurso de la terapia.

Soy una especialista en Terapia Sexual y les ayudo a descubrir aspestos sanos en sus preferecias sexuales, lo que disminuye su vergüenza y sus temores, y pueden empezar el cambio terapéutico.

_____________________________

Ana de Calle
Sexóloga y Terapéuta de Pareja
www.elsexoesvida.com

Anteriores artículos:

- Sexo en discapacitados
- El vaginismo
- El morbo sexual
- Las drogas y sus efectos en la sexualidad
- Los micropenes
- Todos los artículos de Sexualidad>>

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.