www.diariocritico.com
La confianza y las medias verdades

La confianza y las medias verdades

lunes 18 de junio de 2012, 14:33h
    Es una expresión muchas veces repetida que cuesta mucho recuperar la confianza tanto en las relaciones personales como en las situaciones políticas. También es bien sabido que la pérdida de confianza supone la pérdida del poder político cuando se dirime en un parlamento, para lo que todos los sistemas democráticos tienen un procedimiento establecido. Y podríamos extendernos en otros significados de la confianza en el escenario político, en el que se usa en los más variados y hasta contradictorios sentidos. Es, frecuentemente, un arma arrojadiza cuando se pretende romper un pacto o adoptar  una actitud distinta a la que venía desarrollándose.

    Viene esta entradilla a cuento por la situación que vive España y muchas de sus instituciones y entidades privadas -no solo las bancarias- por desvalorizaciones consecutivas de las empresas de calificación de riesgos, que una vez cebadas con la situación económica crítica del Estado español, siguen con las Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y también empresas privadas, sorprendiendo incluso a los analistas económicos que observan en ocasiones una disparidad radical entre aquellas calificaciones y la realidad tangible de las empresas cuestionadas.

    Se esperaba con impaciencia y también inquietud el resultado de las elecciones legislativas en Grecia, porque tanto el Gobierno como otros gurús de la economía relacionaban el castigo de los mercados a todo lo que llevara sello español, con los riesgos de un resultado desfavorable a los intereses europeístas en el país heleno. Ya se ha comprobado que no es así: la prima de riesgo se ha disparado, varias comunidades autónomas han visto calificada su solvencia al nivel de los bonos basura, la bolsa ha retrocedido, el euro sigue en sus horas bajas y el G-20 no muestra claramente la decisión de abordar los problemas de la Unión Europea. Tampoco queda claro lo que pueda acordarse en la reunión cuatripartita de esta semana, ni si el BCE intervendrá adquiriendo deuda de Italia y España.

    Como fondo a esta situación están los que ganan con la situación, bien sea porque se benefician de unos intereses bajos en algunas economías o porque se paraliza la expansión exterior de industrias competitivas de los países en crisis, o porque compiten en el terreno especulativo. Suena mal, pero es así . Pero hay otras causas más intangibles pero no menos influyentes. Son fundamentalmente las dudas sobre las actuaciones del eurogrupo  y la desconfianza sobre los términos y condiciones de las ayudas europeas al sistema bancario español.

    En cuanto a las dudas, basta recordar las declaraciones y desmentidos entre las propias autoridades europeas y algunos de sus más significados miembros, como ha ocurrido esta misma mañana en el caso de los plazos concedidos a Grecia, pero que también han surgido con anterioridad en otros casos. En cuanto a la desconfianza, bastará recordar las cifras ocultadas del endeudamiento de algunas Comunidades Autónomas españolas, la descalificación de los inspectores del Banco de España sustituidos por unos extranjeros para analizar la verdadera situación de la banca española, o de la desintegración de Bankia, o en general de los incumplimientos electorales, que no solo generan desconfianza entre los españoles sino también entre gobiernos y creadores de opinión extranjeros, como ha ocurrido recientemente con el rescate del sistema financiero español, sobre el que se negó su verdadera naturaleza, la responsabilidad del Estado y su computación como deuda del mismo, sin saber las exactas condiciones de plazo e interés, los tramos de disponibilidad y las términos y requisitos de aplicación. Porque no parece creíble que el FROB distribuya con sus solos criterios tan abultada cantidad de recursos.

    En el mundo de las relaciones económicas hay numerosos factores en presencia con muy distintos grados de influencia; pero en el caso español es indudable que juega muy fuerte la desconfianza en nuestros gobernantes, ahora y antes, porque han abusado en muchas ocasiones de los silencios y las medias verdades. Y estas actitudes generan desconfianza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios