www.diariocritico.com
La columna de G. Lendoiro: Sara Carbonero y su corte de envidiosas

La columna de G. Lendoiro: Sara Carbonero y su corte de envidiosas

martes 19 de junio de 2012, 17:32h
La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.
Schopenhauer

Que este país es envidioso por naturaleza es algo sobradamente conocido. Si es usted un desgraciado al que todo le va mal, todo el mundo le mostrará compasión. Como le vayan bien las cosas, agárrese los machos porque tendrá detrás de sí gente envidiosa o que le harán la pelota para obtener algo a cambio o, mucho peor,  las dos cosas a la vez.

Sara Carbonero tiene una vida envidiable. Trabaja en la tele desde hace dos años, presenta los deportes, es guapísima, tiene buen tipo y encima de ligarse al guapo y bueno de la selección, este va y cae rendido a sus pies y se lo hace saber a todo el mundo. No sólo fue flor de un día sino que, dos años después, seguimos viendo lo mismo. Sigue guapa, enamorada, la sigue queriendo el mismo, continúa en su mismo puesto de trabajo y las marcas de belleza se la rifan porque es guapa y está buena. ¿Y qué se puede hacer con una mujer que tiene tantas cosas a su favor? Machacarla. Así de claro. Ya no se conforman con reírse de ella en twitter (que libres son) es que además la ridiculizan hasta el extremo y lo que es peor, las críticas más malvadas y llenas de inquina provienen, como no, de otras mujeres. Y ya ni entro ni salgo si más o menos guapas, más o menos jóvenes, más o menos afortunadas. El caso es sacarle todos los defectos posibles.

¿Es que todos los comentaristas de fútbol hacen y dicen comentarios grandilocuentes a pie de campo? ¿Empezando por el empecinamiento de todos de llamar a los porteros cancerberos? ¿Alguien les achaca que no hayan leído a Dante? ¿Ha leído usted alguna crítica de por qué se le marca tanto el paquete a Manu Carreño? No, claro que no. Lo único que se escucha y que se lee son críticas a Carbonero que ha sabido aguantarlas estoicamente sin decir ni mu.

Maldito país de mujeres insolidarias que sólo critican porque les da una terrible envidia la suerte que tiene la periodista. Porque sí, tiene una vida envidiable. Porque tener un buen trabajo, haberlo conseguido por méritos propios, mantenerte y además tener a un hombre deseado por tantas rendida a tus pies, eso es tener una vida idílica ¡Me da tanta rabia comprobar cómo las peores críticas vienen de sus iguales!

Qué corte de manga se merecerían algunos y algunas que están todo el día tuiteando los defectos de la chica. Pura envidia, se llama.

Puedes seguirme en twitter

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

6 comentarios