www.diariocritico.com
El círculo vicioso todavía no se rompe

El círculo vicioso todavía no se rompe

martes 03 de julio de 2012, 08:03h
Tras haber ganado el pulso en la cumbre europea a la señora Merkel y compañía, los gobiernos italiano y español salieron sonrientes del encuentro y todos pensamos que ya había pasado lo peor. De hecho, la reacción el pasado viernes de los mercados no podía ser más satisfactoria: la prima de riesgo española mostró un descenso de sesenta puntos y la Bolsa de Madrid protagonizó un tirón alcista esperanzador.

Sin embargo, cuando uno leía el texto del famoso comunicado era evidente que el acuerdo tiene demasiados cabos sueltos. Excesiva cantidad de ambigüedades en torno a las condicionalidades y los plazos de aplicación. Sobre el QUE no había tantas dudas, pero sobre el CUANDO y el COMO hay demasiadas. Así que, pensé, habrá que esperar de nuevo al lunes para ver si la tendencia positiva del viernes se consolida. Desafortunadamente no sido así.

Algunos analistas le echan la culpa al anuncio del gobierno finlandés afirmando que se debe condicionar mas ajustadamente la posibilidad de que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (el MEDE) acuda fácilmente a acudir a la compra de deuda de los países con problemas financieros. Es decir, todo lo contrario de la idea de Monti de que el MEDE opere automáticamente cuando la prima de riesgo sobrepase ciertos límites. Y no hay duda de que el actual gobierno conservador de Finlandia parece empeñado en hacer la puñeta tanto por encargo como por iniciativa propia.

Pero no hay que confundirse. Finlandia hace estos giros porque todavía las cosas no están completamente claras en la zona euro y menos aun en la Unión Europea. La pregunta es cuantos tornillos lograran ajustar en la reunión técnica del próximo 9 de julio. Pero lo que no debemos hacer es confundirnos con juegos de palabras. El círculo vicioso seguirá adelante si las dos tendencias que lo conforman se siguen retroalimentándose; es decir, los enemigos del euro seguirán atacando mientras las autoridades europeas continúen con sus vacilaciones y postergaciones. Los mercados están funcionando como indicadores ex ante: si se huelen que las cosas no empezaran a operar en serio, prestan oídos a quienes juegan a hacer de la crisis su ocasión dorada.

En resumen, mientras en Bruselas se mantengan las medias tintas en el plano operativo, los mercados seguirán chúcaros. Este mes de julio puede ser el momento de ajustar seriamente  el mecanismo o puede ser el que haga de la pasada cumbre una formidable oportunidad perdida. No, estimados, todavía no hemos terminado de tragar angustia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios