www.diariocritico.com

Nuevo y original espectáculo del genial músico

Ara Malikian nos deleita y nos hace vibrar con los 'caprichos... para violín y cuerpo', de Paganini

martes 17 de julio de 2012, 10:26h
Original, único e irrepetible. El polifacético Ara Malikian se nos hace caprichoso y nos presenta su nuevo espectáculo, basado en uno de sus músicos más admirados, Paganini. Del que recupera sus 'Caprichos para violín' añadiéndole el cuerpo y la danza. Estos caprichos están sustentados sobre la obra para violín solo más importante que se ha escrito hasta nuestros tiempos y que son los 24 caprichos de  Niccolo Paganini.
Y es que el genial Ara Malikian ha tocado y trabajado este repertorio por más de tres décadas, y con su forma igualmente genial de interpretarlos le han dado aparte de grandes satisfacciones como artista, un gran reconocimiento en el ámbito musical. Y ahora con este espectáculo que estrenará en Madrid este 25 de julio, en el Bellas Artes, para pasearlo por varias ciudades españolas y europeas, quiere unirle la danza de la música, acompañar a esta majestuosa obra con el cuerpo.

Eso sí, el violín de Malikian requiere ya de muy poca presentación, porque el repertorio de Paganini es para él su tierra, su andar diario. El cuerpo debe leer estas notas, vibrar con cada cosa que dice, puesto que hablan por si mismas, Paganini dejó escrito que su legado de los 24 caprichos era para los artistas, muchos de ellos se han inspirado ya en su obra. Así pues le cedemos el turno a la danza para que le preste el cuerpo a estas notas sublimes.

El mismo Nicolo Paganini dio nombre a muchos de sus caprichos para acercarlos a la humanidad, a la naturaleza, a los sentimientos, así pues tenemos dentro de estos: la risa, el viento, la caza, la marcha, el laberinto, la gaita entre otros más. El montaje cuenta con la sutileza y la fuerza de grandes bailarines como Andoni Larrabeiti, Patricia Roldán, Patrizio Niccolai, Vanesa Sanabria y la dirección y coreografía de Marisol Rozo ya reconocida por sus numerosos trabajos en la escena europea como directora, bailarina y actriz.

Esta 'delicatesen', un plato muy aconsejable y recomendable como todo lo que realiza el armenio afincado en España desde hace lustros, pretende enriquecer el oido, la vista, la respiración misma, a lo que ayuda una puesta en escena elegante, con fuerza, habilidad y delicadeza.  El desarrollo de la danza para esta composición sublime ha sido basado en los elementos y es de carácter espiritual, quiere decir esto que ha trabajado con el fuego, el aire, el agua y la tierra, con el elemento como tal, y en la inspiración de este mismo.

Otros espectáculos a la vez

El carácter de la composición musical tiene la grandeza de abarcar todo este universo, porque entra en algo más allá que cuerpo y movimiento, pues el hilo conductor es la música y el violinista su medio de existencia, así pues tanto la música como el instrumentista son parte activa e imprescindible de la obra. Algo así como si fuera a su vez cuerpo y alma del todo.

Al igual que la música, la danza es diversa, llena fuerza, de entrega y contenido. Trabajada cada pieza para cada capricho y cuidada como corresponde para estar a la altura de la composición. Se Entra en código interior de Paganini, de su vida de y de su obra; el amor, la pasión, la soledad, el juego, la diversión, el virtuosismo, los elementos que transformó a notas como el aire, el fuego, el agua y la tierra. De modo que se llega de la mano de Paganini y Ara Malikian a crear los mejores caprichos para violín y cuerpo.

Pero el imparable Malikian no descansa y mezcla los ensayos 'caprichosos' con otra serie de actuaciones distintas, como por ejemplo este 19 de julio en el Festival Internacional de Guitarra de Vélez (Málaga) con un concierto junto a Juan Francisco Padilla. Y dos días después, en el Festival EtenoSur de Alcalá la Real (Jaén) con la representación de otro de sus espectáculos, 'Colores'. Después, los días 23 y 24 -también el 30 aprovechando el descanso de los caprichos- y 30  de Julio, el jazz de 'Con los ojos cerrados' en la madrileña Sala Clamores.

 Ara Malikian es sin lugar a dudas uno de los más brillantes y expresivos violinistas de su generación. Poseedor de un estilo propio, forjado a partir de sus orígenes y ricas vivencias musicales, su violín se alza como una de las voces más originales e innovadoras del panorama musical. Su calidad y nivel como violinista ha sido reconocida en numerosos concursos de prestigio internacional, entre los que cabe destacar los premios obtenidos en los concursos "Felix Mendelssohn" (1987 Berlín, Alemania) y "Pablo Sarasate" (1995 Pamplona, España) "Niccolo Paganini" (Génova, Italia), "Zino Francescatti" (Marsella, Francia), "Rodolfo Lipizer" (Gorizia Italia), "Juventudes Musicales" (Belgrado, Yugoslavia),  "Rameau" (Le Mans, Francia), "International Artist Guild" (Nueva York, USA), y en la "International Music Competition of Japan". En 1993, recibió el "Premio a la Dedicación y el Cumplimiento Artístico" del Ministerio de Cultura de Alemania.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios