www.diariocritico.com

OPINIÓN/Víctor Gijón

Consenso y dictadura

Consenso y dictadura

Un novelista metido a historiador termina, si me permiten la grosera expresión, por cagarla. Lo hizo esta semana en Santander el escritor Javier Marías que de todas las razones, legítimas sin duda, opinables y discutibles todas, para rechazar la denominada Ley de Memoria Histórica escogió la de su carencia de sentido porque, adujo, no existe consenso sobre lo ocurrido en España durante la dictadura. De ahí a ver plácidos amaneceres de camisas azules, como le ocurre últimamente a Jaime Mayor Oreja, sólo hay un paso. O un precipicio.
Pero es que hay más. Porque Marías tras afirmar que no existe un "consenso", ni en la sociedad ni entre las fuerzas políticas, sobre lo que ocurrió no sólo durante la Guerra Civil sino en las tres décadas posteriores, pone como ejemplos a Francia o Italia, donde, afirma, “sí se produjo ese consenso tras la II Guerra Mundial, algo que lamentablemente no ha sucedido en nuestro país”.

Marías debería leer más historia. El consenso de que habla en Francia e Italia se hizo, como ocurre siempre, sobre la base de que los vencedores impusieron su visión de las cosas sobre los vencidos. Los franceses lo tuvieron más fácil, porque los vencidos, los colaboracionistas con los nazis, habían tomado partido por un país extranjero, otra nación, la Alemania hitleriana. Pero no fueron precisamente pocos --media Francia quedó bajo el régimen pro fascista de Vichy y miles de franceses colaboraron activamente en la represión de sus compatriotas y en la deportación de millones de judíos, ciudadanos franceses también no se olvide-- los que en la Francia liberada no estaban de acuerdo con el nuevo sistema. División si hubo, por tanto. ¿Consenso? Ninguno.

Y que decir de Italia, donde los ciudadanos, supongo que no todos fascistas, entregaron a Musolinni, al igual que a Hitler en Alemania, el poder en las urnas. ¿División en Italia tras la caída del fascismo? Por supuesto. ¿Consenso? Ninguno. Se impuso la opinión de los vencedores, en este caso los aliados encabezados por Estados Unidos, que utilizó el instrumento local de la Democracia Cristiana para frenar en seco a los comunistas, bastión de la lucha partisana contra el fascio primero y la ocupación alemana después.

 Y ¿En Alemania? ¿Consenso? Ninguno. La historia nunca se construye sobre consensos. La historia la escriben los vencedores. Lo que diferencia unas historias de otras es si los vencedores son los buenos (demócratas) y los vencidos los malos (nazis y fascistas). Pero en España ganaron los malos y perdieron los buenos. Y eso, 50 años después, es algo que se tiene y se debe tener claro. Con consenso o sin consenso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios