www.diariocritico.com

Primera entrevista en televisión desde que es presidente

Rajoy responde 'a la gallega': España sigue sin saber si habrá rescate

Rajoy responde 'a la gallega': España sigue sin saber si habrá rescate

lunes 10 de septiembre de 2012, 21:36h
Rajoy salió indemne del plató de TVE 1: seis periodistas no consiguieron arrancarle ninguna novedad. Seguimos sin saber si habrá petición de rescate, si retocará aún más los salarios de los funcionarios, o de dónde sacará los 35.000 millones que necesita recortar en los Presupuestos Generales para 2013. Rajoy a explicar con cara de pena que está haciendo lo que está haciendo porque la herencia del 'Zapaterato' es terrible. Eso sí, dijo taxativamente que "si hay algo que no tocaré son las pensiones", negó que piense siquiera en presentar una moción de confianza y anunció que convocará la Conferencia de Presidentes para primeros de octubre para decirles que hay que arrimar el hombro.
Fueron 45 minutos de excusas, de intentar explicar a los españoles que si el Gobierno está incumpliendo su propio programa electoral es porque no queda otro remedio. Mariano Rajoy se sometió a una entrevista con seis periodistas en TVE-1 con la intención confesa de hacerse 'comprender' por la ciudadanía, que si está haciendo grandes recortes sociales es porque no hay otro remedio, pero que él no quería hacerlo.

Llevaba la lección bien aprendida y, aunque no revelará si pedirá el rescate hasta después de las elecciones vascas y gallegas del 21 de octubre, sí quiso dejar tranquilo a un público fundamental en los comicios gallegos: los pensionistas. "Si hay algo que no tocaré son las pensiones", dijo el presidente, que explicó que ni en la Unión Europea ni en ningún otro ámbito le han pedido que aplique recortes en pensiones, salarios de funcionarios o partidas de desempleo.

La entrevista fue conducida por la nueva presentadora del programa 'Los Desayunos de TVE', María Casado, junto a los periodistas Anabel Díez, de El País; Ignacio Camacho, de ABC, Victoria Prego, de El Mundo; Carmen del Riego, de La Vanguardia, y Pilar Gómez, de La Razón. El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, llegó poco antes de las 21.00 horas a la sede de la televisión pública, pero a su llegada se encontró con un grupo de manifestantes que coreaban "Rajoy, dimisión". el mismo grupo que pitaría después al presidente a su llegada a los estudios.

Sin decisión sobre la petición del rescate
 
Los seis periodistas, pese a sus innegables esfuerzos, no consiguieron que Rajoy revelara qué hacer con el tan cacareado rescate para España. "Presidente, usted ya tiene decidido pedir el rescate", le decían una y otra vez. Pero la música de Rajoy no desafinaba lo más mínimo: "No tengo decidido si voy a pedir la ayuda del BCE y que compre bonos en el mercado secundario", decía; "Yo, esa decisión me la tengo que pensar", repetía una y otra vez, y añadía a las nuevas preguntas: "Estamos estudiando la situación, vamos a ver si nos conviene o no, o si es necesario". Dio, no obstante, una pista; "La prima de riesgo ha bajado mucho y ya se puede financiar uno".

Las preguntas se multiplicaban, pero las respuestas eran similares: "Yo personalmente no he hecho ninguna presión para que el BCE compre bonos", pero "el banco central ha abierto la ventanilla, ahora podemos usar la ventanilla". Pero las condiciones para la compra (el rescate) "también que decidirlo el resto de los países de la UE... y yo desde luego no voy a frivolizar con ello".
 
No tocar las pensiones
 
"Si hay algo que no voy a hacer es tocar las pensiones". Ahí sí fue categórico Rajoy: "Es mi intención mantener la partida de pensiones en los próximos presupuestos". Y por si cupiera alguna duda lo repitió de otra manera por tercera vez: "La primera prioridad será tratar a los pensionistas de la mejor manera posible", y, además, "la primera instrucción que le he dado al ministro de Hacienda, que está elaborando los Presupuestos, es que las personas a las que no se debe perjudicar de ninguna manera es a los pensionistas".
 
Sin imposiciones de Europa
 
"A mí nadie me ha pedido en la Unión Europea nada", fue otro de los mensajes de Rajoy para demostrar que España no está de hecho intervenida: "Estamos intentando equiparar los gastos a los ingresos y hemos intentado ser equitativos [en los recortes]", porque "si hacemos bien los deberes, pronto empezaremos a crecer y a creer empleo" y eso pasa "por no gastar más de lo que tenemos"
 
Los 'anuncios' de Rajoy
 
Pocfos anuncios hizo el presidente del Gobierno, pero sí confirmó que los Presupuestos Generales del Estado para 2013 se aprobarán el 27 de septiembre en el Consejo de Ministros, y que "nuestros compromisos de déficit público para el año que viene, que son del 4,5 %, lo vamos a cumplir". Es decir, que va a haber un nuevo recorte de 30.000 millones al menos.
 
Rajoy no explicó de dónde saldrá, pero sí dijo que en 2013 no se tocara más el IVA, aunque habrá una modificación de los impuestos plusvalías y los impuestos verdes: "El año que viene vamos a tener más ingresos públicos que este año", dijo.
 
Autonomías y Diada: "España no está para algarabías"
 
Respecto a las comunidades autónomas, anunció que convocará para primeros de octubre la Conferencia de Presidentes para pedirles a todos colaboración. Dijo que "si tengo que ayudar a alguna comunidad autónoma, lo hemos hecho y lo vamos a seguir haciendo, no las vamos a desatender", y advirtió que "no estamos ni para líos ni para disputas, estamos para ir junto es la misma dirección y crear empleo en España", en relación a la crispación que se anuncia en la Diada catalana.
 
En este punto, repitió que antes de final de año presentará una ley de unidad de mercado y que respecto al pacto fiscal "en este momento lo que no toca es ni el lío ni la disputa ni la polémica, lo que toca es la colaboración, crecer y crear empleo", porque si se crece, las comunidades tendrán más dinero. "Seamos consciente, por favor, de que en este momento en España no estamos para grandes algarabías".
 
Reforma laboral: "Muy orgulloso"

 
Rajoy defendió con especial énfasis la reforma laboral, de la que dijo que "es un instrumento para recuperar el crecimiento en España", que " ha funcionado muy bien" y que " estoy contento, creo que es una buena reforma". Comprende, no obstante, que este otoño haya una gran conflictividad social, porque "el gobierno ha tomado decisiones duras y poco gratas y yo entiendo que haya mucho descontento. Pero yo he sentido la comprensión de muchos españoles. Porque estos son los pasos decisivos para crecer. Sería un suicidio pretender seguir gastando lo que no tienes".
 
Un Gobierno sin 'ocurrencias'

 
Rajoy dijo no haber olvidado su promesa de que no se pague el IVA hasta que se cobre la factura, y que "lo vamos a hacer, cuando podamos". Pero en todo caso defendió que "yo no hago cosas porque un día se me hayan ocurrido, no son ocurrencias", y en este punto dijo que "no voy a plantear ninguna cuestión de confianza porque no tiene ningún sentido en estos momentos", pese a haber incumplido flagrantemente casi todos los puntos de su programa electoral.
 
ETA y el 'caso Bolinaga'
 
Rajoy reconoció que el 'caso Bolinaga' no es entendido por la gran base social que le votó en las elecciones generales, pero dijo que "el señor Bolinaga es un criminal, lleva 15 años en la cárcel, he leído que pesa menos de 45 kilos, y la junta penitenciaria atendió a la petición del juez". "Es un hecho que repugna, a nadie le gusta esta situación, pero esta decisión ha habido que tomarla por las razones dichas", abundó en explicaciones.
Y sobre ETA en general dijo taxativamente que "no hemos negociado ni vamos a hacerlo de ninguna manera".

Lea también:

- Twitter se queda con más ganas de Rajoy
- Rajoy no sorprendió. Y eso no es bueno. Por F. Jáuregui
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios