www.diariocritico.com
Esperanza más que cansada

Esperanza más que cansada

lunes 17 de septiembre de 2012, 19:20h
Si el principal motivo para retirarse de la primera línea política de Esperanza Aguirre es dedicarse a su vida personal en ese caso no hay más que decir, tan sólo desearle mucha suerte y felicitarle por los logros obtenidos que para su partido han sido muchos. Pero su actitud combativa en el debate del estado de la Región de la semana pasada, nos haría pensar que Aguirre se ha hartado de muchas cosas juntas: subida de impuestos, caso Bolinaga y reforma del estado autonómico. Todas sus propuestas han caído en el saco de los silencios que tiene Rajoy en su despacho, y Aguirre no es política que se preste a marear la perdiz. Si algo ha tenido su mandato, reconocido hasta por sus adversarios, ha sido su manera de gobernar sin complejos aunque no siempre con aciertos. Ya lo reconocía en la despedida cuándo admitió que no ha sabido callarse a tiempo. Justo ese "defecto" es una virtud en la política liberal británica que ella tanto admira pero aquí se lleva mas la fidelidad al jefe.

Aguirre abandona la primera línea política pero eso no quiere decir que deje la política aunque sería un desperdicio para el PP que ocurriera con ella lo que pasó con María San Gil a la que terminaron de aburrir por completo. A un animal político con sus instinto hay que tenerlo cerca salvo que uno opte por una política ligera que moleste poco y que no moje ni traspase, una gobernanza sosa tirando a meliflua, una cosa de low-cost hecha para mentes simples.

El PP pierde una máquina de tren, una locomotora que ha funcionado con carbón, diesel y electricidad, que ha combatido en el plano nacional y regional, que ha dicho siempre lo que pensaba, (malgré-lui), pero que ha sido coherente hasta las dos de la tarde del lunes 17 de septiembre de 2013. A estas alturas me aventuro a decir que sí es el adiós definitivo, el paso del Rubicón que ella ha dicho. Lo que le queda por ver en el PP no es de su agrado, así que no llamen al teléfono automático, Esperanza Aguirre no va a bajar a la calle a jugar con Rajoy.

Lea también:

Aguirre anuncia por sorpresa su dimisión

Hasta luego, lideresa, por Fernando Jáuregui

¿A quién le tirarán ahora los tuppers?, por Pablo M. Beleña

El adiós de Esperanza Aguirre, por Andrés Aberasturi
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios