www.diariocritico.com

Mensaje solemne del monarca

El Rey abronca a los partidos por discutir en plena crisis y llama a luchar 'unidos'

El Rey abronca a los partidos por discutir en plena crisis y llama a luchar "unidos"

martes 18 de septiembre de 2012, 13:41h
Magna preocupación por la difícil situación que vive España: hasta el Rey Don Juan Carlos ha llamado la atención por la división política existente y por las voces que abogan por secesiones e independencias en momentos de grave situación económica y social. El Rey ha pedido a los políticos que "actuemos unidos, caminando juntos, aunando nuestras voces, remando a la vez" y ha advertido de que "lo peor" que se puede hacer ahora es "dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas".

>> Lea la carta del Rey (pdf)
La carta del Rey fue subida en la página oficial de la Casa Real nada más finalizar la apertura del año judicial que presidía el propio monarca. Don Juan Carlos afirma que "no soy el primero y con seguridad no seré el último entre los españoles que piensa que en la difícil coyuntura económica, política y también social que atravesamos es imprescindible que interioricemos dos cosas fundamentales". Y lo escribe justamente después de dos manifestaciones que han hecho historia: la Diada catalana del pasado 11 de septiembre y la marcha sobre Madrid del pasado sábado convocada por los sindicatos.

En estos momentos de gran tensión el monarca afirma que "solo superaremos las dificultades actuales actuando unidos, caminando juntos, aunando nuestras voces, remando a la vez". Dice que "estamos en un momento decisivo para el futuro de Europa y de España y para asegurar o arruinar el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar" y añade que "en estas circunstancias, lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas".

En lo que se interpreta como un aviso a todos los partidos políticos y a todos sus líderes, Don Juan Carlos afirma en su carta que "no son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia. Son, por el contrario, los más adecuados para la acción decidida y conjunta de la sociedad, a todos los niveles, en defensa del modelo democrático y social que entre todos hemos elegido".

Tras esa importantísima llamada de atención, el rey añade que la segunda cosa que los españoles debemos interiorizar es que "desde la unión y la concordia, hemos de recuperar y reforzar los valores que han destacado en las mejores etapas de nuestra compleja historia y que brillaron en particular en nuestra Transición Democrática: el trabajo, el esfuerzo, el mérito, la generosidad, el diálogo, el imperativo ético, el sacrificio de los intereses particulares en aras del interés general, la renuncia a la verdad en exclusiva".

Resuelta evidente que Don Juan Carlos hace una llamada a contener aspectos secesionistas como los surgidos en las últimas fechas en Cataluña, pero también pide diálogo al Gobierno de Rajoy, a los partidos políticos, a los empresarios y a los sindicatos para que, entre todos, podamos salir de esta crisis. "Son esos los valores de una sociedad sana y viva, la sociedad que queremos ser y en la que queremos estar para superar entre todos las dificultades que hoy vivimos", finaliza la carta del monarca.

Texto íntegro de la carta del Rey

Carta de S.M. el Rey Don Juan Carlos
Madrid, 18/09/2012
"...Carta de S.M. el Rey..."
 
No soy el primero y con seguridad no seré el último entre los españoles que piensa que en la difícil coyuntura económica, política y también social que atravesamos es imprescindible que interioricemos dos cosas fundamentales.

La primera es que solo superaremos las dificultades actuales actuando unidos, caminando juntos, aunando nuestras voces, remando a la vez. Estamos en un momento decisivo para el futuro de Europa y de España y para asegurar o arruinar el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar. En estas circunstancias, lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas. No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia. Son, por el contrario, los más adecuados para la acción decidida y conjunta de la sociedad, a todos los niveles, en defensa del modelo democrático y social que entre todos hemos elegido.

La segunda es que, desde la unión y la concordia, hemos de recuperar y reforzar los valores que han destacado en las mejores etapas de nuestra compleja historia y que brillaron en particular en nuestra Transición Democrática: el trabajo, el esfuerzo, el mérito, la generosidad, el diálogo, el imperativo ético, el sacrificio de los intereses particulares en aras del interés general, la renuncia a la verdad en exclusiva.

Son esos los valores de una sociedad sana y viva, la sociedad que queremos ser y en la que queremos estar para superar entre todos las dificultades que hoy vivimos.
 
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

20 comentarios