www.diariocritico.com

Crítica de la película

'Mátalos suavemente': Guiño, guiño, codazo, codazo

'Mátalos suavemente': Guiño, guiño, codazo, codazo

> Lea todas las críticas de cine

jueves 20 de septiembre de 2012, 12:11h
Un tío se mete un chute y suena el 'Heroin' de la Velvet Underground, a otro le disparan en la cabeza al son de 'Love letters', la canción que utilizaba Dennis Hopper en 'Terciopelo Azul' antes de hacer lo mismo, tras la última frase de la película, que sirve como resumen de la misma ("América no es un país, es un jodido negocio") lo que suena es el 'Money (that´s what I want)'. Tan obvia como esta selección de canciones es 'Mátalos suavemente'.
Andrew Dominik está convencido de estar rodando la película definitiva sobre el capitalismo y América. La idea del guionista/realizador es remarcar que su historia sólo es una más de la enormidad del sistema, utilizando machaconamente los discursos de Bush y el Obama candidato de 2008, para que el público se de por eludido. Esto no es una película sobre los bajos fondos, esto es una película política. Su efecto es como el sketch de los Monty Python de "guiño, guiño, codazo, codazo". Que sí, Andrew, nos hemos dado cuenta, lo hemos pillado. Lo mismo ocurre con sus frecuentes exhibiciones visuales, que están metidas con calzador y no pegan con el resto de la trama. Su ralentización de la violencia o el meterse subjetivamente dentro de la cabeza de un yonqui quedan como pegotes a una narración, por otro lado, bastante más convencional.

Eso sí quedan las actuaciones, Brad Pitt responde perfectamente, dando vida, como en 'El asesinato  de Jesse James por el  cobarde Robert Ford', a un asesino frío y carismático. El inigualable James Gandolfini regala un par de escenas de alto voltaje, en las que Pitt aguanta muy bien el tipo. También sobresale Richard Jenkins dando vida a la parte más corporativa y empresarial del mundo del hampa. Si la película no fuese tan reiterativa podría llegar a ser una gran película, pero se queda a las puertas. Las escenas funcionan por si mismas pero falla el pegamento que las une.

Eso sí, el hecho de sacar a Ray Liotta nos lleva a la obra maestra que es 'Uno de los nuestros' de Scorsese y a como el realizador italoamericano sí que era capaz de tomarse la violencia en serio. Aquí con tanta cámara lenta y primer plano parece un remedo de las películas de Guy Ritchie, y Dominik toma demasiado en serio su película para que esos efectismos le queden bien. La presencia  de Gandolfini nos lleva a 'Los Soprano' y 'Mátalos suavemente' tampoco sale favorecida en la comparación. Su mezcla de clasicismo y post tarantinismo, no pega bien, son dos estilos que no conjugan bien y además está la inclusión de los discursos que le dan al conjunto un tono discursivo y moralizante.

Si la anterior colaboración entre Dominik y Pitt fue un buen western post moderno, 'Mátalos suavemente' no logra los mismos resultados con el cine negro. Contiene grandes momentos pero falla en su conjunto, quizás un enfoque menos ampuloso hubiese sido más apropiado para la historia.

Vea también:

'Dredd': Acción y violencia sin aditivos
'Shanghai': Tócala otra vez, Sam
'Casa de tolerancia': Bienvenidos al decadente burdel decimonónico
'Los mercenarios 2': A mitad de camino entre 'Rambo' y 'Hot Shots'
'Cafe de flore': La confirmación de Jean-Marc Vallée
'¡Piratas!': La factoría Aardman más infantil
'Rock of ages': Un insulto al rock and roll
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.