www.diariocritico.com
El secesionismo avanza en los planes del Govern de Cataluña

El secesionismo avanza en los planes del Govern de Cataluña

domingo 23 de septiembre de 2012, 11:02h
La "deriva secesionista" emprendida por el Govern de la Generalitat catalana que encabeza Artur Mas, sigue en su empeño, como hoy describen varios diarios, en particular, los que se editan en Cataluña. Por ejemplo, cuenta La Vanguardia que el Parlament de Catalunya prepara un pronunciamiento soberanista, y que los grupos políticos elaboran la proclamación del derecho de Catalunya a decidir su futuro. El compromiso es que la Cámara asuma la reivindicación que se escuchó en la marcha de la Diada. La declaración fijará la correlación entre soberanistas catalanes y españoles.

 Señala esta crónica que Mas prepara con Duran los escenarios de la nueva etapa catalana. El Parlament de Catalunya hará esta semana un pronunciamiento soberanista. Los grupos parlamentarios están elaborando la proclamación del derecho de Catalunya a decidir su futuro, ya sea dentro o fuera de España. No será simplemente un texto enunciativo para afirmar el derecho de Catalunya a la autodeterminación, porque eso ya se ha aprobado varias veces en la Cámara catalana. Esta vez se pretende ir más allá y expresar de forma inequívoca la voluntad del pueblo catalán de pronunciarse respecto al vínculo con el Estado español. El pronunciamiento tendrá forma de resolución que presentarán conjuntamente los grupos que estén dispuestos de antemano a apoyarla y se votará al final del debate de política general que empezará el martes, o sea que el pronunciamiento tendrá lugar el próximo jueves, día 27.Los grupos parlamentarios están trabajando en la redacción definitiva del texto, negociando aspectos que incluir, como la posibilidad de comprometerse con un calendario para ejercer el pronunciamiento del pueblo catalán o la conveniencia de fijar nuevos horizontes políticos, como la conversión del Estado propio dentro de la Unión Europea. Los grupos que están negociando el texto son los que apoyaron la propuesta de pacto fiscal, es decir Convergència i Unió, Iniciativa per Catalunya y Esquerra Republicana y también Solidaritat per la Independencia, que apoyó la manifestación de la Diada. Existe un principio de acuerdo entre estos grupos para que el Parlament, como máxima institución representativa, asuma el mandato de las voces que salieron a la calle el 11-S.

Según fuentes parlamentarias consultadas por La Vanguardia, en las conversaciones preliminares, estos grupos parlamentarios han constatado que "después de la Diada tenemos un mandato claro del pueblo catalán y si ahora no fuéramos capaces de ponernos de acuerdo y por intereses electorales volviéramos a dar la imagen de división que dimos cuando el Estatut, no sólo estaríamos haciendo el ridículo, sino que los ciudadanos no nos lo perdonarían y cometeríamos una irresponsabilidad histórica de consecuencias incalculables". La resolución girará pues en torno al derecho a decidir, que es el mínimo común que comparten los grupos parlamentarios que apoyaron la manifestación de la Diada. Las negociaciones se centran no sólo en el contenido sino también en la conveniencia o no de que una vez fijada la posición común cada grupo pueda añadir sus propios objetivos políticos. Esquerra Republicana ya se está posicionando a favor de una declaración unilateral de independencia previa al referéndum de autodeterminación. Pero más allá de la diversidad de posiciones políticas, la aprobación de una posición común mayoritaria en el Parlament tendrá una enorme trascendencia no sólo por el pronunciamiento en si, sino también porque automáticamente quedarán definidos los bloques políticos de cara a las elecciones, que se presentan inevitablemente plebiscitarias. Los ciudadanos de Catalunya se pronunciarán inequívocamente por la soberanía de Catalunya o por la soberanía de España. Está claro., sigue relatando La Vanguardia, que el concepto compartido es la soberanía y no la independencia. 

Algunos partidos ya han empezado a situarse en lo que podría denominarse la pole position soberanista. Sin ir más lejos, Iniciativa per Catalunya, formación que no se define como independentista, ya se ha pronunciado a favor de un "pacto nacional por la autodeterminación", incluyendo en su reivindicación la convocatoria de un referéndum, que como todo el mundo sabe no está previsto en la legislación española, un extremo que parece que ya no tenga importancia. Joan Herrera, el líder de la izquierda verde, lanzaba ayer la propuesta de un frente común de federalistas e independentistas contra los partidarios de la España centralista. Es en cierto modo una suerte de opa más o menos hostil al Partit dels Socialistes, el grupo que ha quedado más descolocado con la evolución frenética de los acontecimientos de las últimas semanas. Tanto es así, que todo se está moviendo también en el PSC. donde de repente están resurgiendo presuntos defensores del derecho a la autodeterminación empujando a la dirección para que asuma ese objetivo antes de que Artur Mas convoque las elecciones. Temen verse identificados con el bloque soberanista español junto al PP y Ciudadanos y convertirse en un partido residual alejado de la centralidad. El debate interno en el seno del socialismo catalán va a adquirir cierta dimensión por cuanto un PSC converso al soberanismo podría sumarse al pronunciamiento del Parlament y provocaría probablemente una crisis en el PSOE. Y si no lo hace, la dirección se arriesga a que surjan nuevas deserciones en el grupo parlamentario justo cuando se va a estrenar la nueva cúpula designada por el líder, Pere Navarro. Que el soberanismo está calando en la sociedad se puso de manifiesto ayer en la asamblea del Futbol Club Barcelona. El presidente de la entidad, Sandro Rosell, hizo una declaración: "La institución siempre será fiel a su historia, a sus convicciones y a sus raíces. Siempre defenderemos el derecho de los pueblos a decidir su futuro... el Barça es parte de la sociedad catalana y siempre defenderá la voluntad de la mayoría de nuestro pueblo". En La Vanguardia se recogen y destacan declaraciones del cardenal secretario de Estado de la Santa Sede, Tarcisio Bertone, que sostiene que la lengua y la historia de los pueblos sonm realidades sublimes... También recoge el aviso de Rajoy a Mas, de que no se sale de la crisis creando problemas. Y la afirmación de García Margallo: La solución pasa por reconocer el hecho catalán y la realidad hispana.

-- "Rajoy ofrece ahora a Mas "dialogar y escuchar"", dice, a su vez, la portada de El Periódico de Catalunya. El presidente del Gobierno advierte de que "no se sale de un problema creando otro". La portada de El Periódico se hace eco este domingo de la evolución de las relaciones entre el Gobierno de Madrid y la Generalitat. Rajoy ofrece ahora a Artur Mas "dialogar y escuchar". El presidente del Gobierno advierte de que "no se sale de un problema creando otro".Convergència reserva el Sant Jordi para el 23 de noviembre por si hay elecciones dos días después.

-- Para El País es éste, a su vez, primerísimo asunto de portada, pero con otro enfoque bien distinto: La UE observa  con preocupación el litigio desatado en Cataluña. Un proceso secesionista no tendría encaje en la legislación europea. Cuenta luego la historia de un economista estadounidense que hace unos meses asistió junto a su esposa a una conferencia del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, y que a medio discurso la mujer lo vio claro y distinto: "A la salida nos darán un látigo para que nos fustiguemos". Las crisis funcionan como artefactos de esquematización: el relato alemán de la crisis europea es un cuento moral, basado en la creencia de que el patatús económico se debe a la irresponsabilidad fiscal de los pecadores del Sur, a quienes hay que castigar. A partir de ese falso guión, las soluciones son más y más difíciles, los mecanismos de solidaridad escasean, la ciudadanía de algunos países del Norte recela, en el Sur asoma un sentimiento antialemán (o antieuropeo) y en muchas de las últimas elecciones resurgen los extremismos, que en Europa funcionan como ese genio que sale de la lámpara y que tan difícil resulta volver a meter en ella. España es una especie de microcosmos de la crisis del euro: el desencuentro escenificado por Cataluña traza extraños paralelismos con esa historia. De nuevo un genio del pasado sale de la lámpara, el encaje de algunas autonomías, en plena crisis. Las causas directas de los problemas económicos catalanes son la profunda recesión tras una burbuja inmobiliaria de aúpa y la labor de varios Gobiernos a lo largo de los años: no el más que discutible expolio fiscal (pese a que el sistema de financiación es imperfecto, y el tamaño del déficit fiscal puede ser debatible) que esgrime el separatismo para justificar sus pretensiones, según el análisis de Bruselas. Por eso, la UEvio venir esa polémica con extrañeza, que se ha metamorfoseado en preocupación al aflorar en el peor momento de la crisis española, según media docena de fuentes. Cataluña, evidentemente, no es Alemania: para empezar, sufre en carne propia los estragos de la recesión y el paro. Pero en otras muchas cosas la analogía funciona: una vez más el Norte rico, en medio de la crisis, quiere limitar sus transferencias de solidaridad con la excusa de que ese dinero se usa "para ir al bar del pueblo" (Duran i Lleida), o para construir autovías y aeropuertos hacia ninguna parte (Merkel). 

Bruselas asiste con desasosiego a ese debate: "Cataluña es una fuente adicional de inquietud; España tenía ya abundantes problemas, y ahora resulta que una de las comunidades más ricas tiene que solicitar un rescate al Estado (y uno se pregunta cómo estarán las demás), y casi el mismo día amenaza con la independencia (problemas políticos a la vista) y plantea un mal llamado pacto fiscal, que al final consiste en aportar menos recursos a las arcas del Estado ahora que la salud de las cuentas públicas genera dudas", afirma un diplomático. El presidente de la Generalitat ha hecho al menos un par de incursiones en Bruselas en busca de comprensión para la demanda de un sistema de financiación, de apoyo para el compromiso de Cataluña con la austeridad, incluso en labores de lobby para el uso del catalán en el Europarlamento (algo que no defiende el embajador de la Generalitat en la capital europea, Joan Prat, que no atendió a la llamada de El País). Mas se ha entrevistado con el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, con el del Parlamento, Martin Schultz. Prácticamente con todo el mundillo europeo. Pero más allá de la habitual ambigüedad calculada, las fuentes consultadas, que en algunos casos presenciaron esas reuniones, no recuerdan una sola alusión a las aspiraciones secesionistas de Cataluña. "No renunciamos a lo que somos... Más Cataluña y más Europa es nuestro lema", dijo Mas ante la prensa en una de esas visitas. O sea, ¿menos España?, se le preguntó. "No. Nosotros somos positivos; afirmamos, no negamos nada", aclaró. De ahí que la primera reacción en Bruselas haya sido de incredulidad. Seguida de una advertencia clara: "Algunas de las reivindicaciones catalanas se ven con cierta simpatía. 

Pero se está cruzando una frontera peligrosa. Puede entenderse esa aspiración por mejorar la financiación, pero ni siquiera en Alemania, con un sistema fiscal federal que puede servir como modelo, se entiende que se rebase tan a la ligera esa línea de las aspiraciones independentistas, que en Bruselas dispara alarmas ante el riesgo de efectos miméticos en otros lugares", afirma un funcionario europeo. La independencia de Cataluña comportaría evidentes problemas jurídicos, a juzgar por el elegante redactado del artículo 4.2 del Tratado de la Unión. Además, la toma de decisiones en la UE se encamina hacia las mayorías cualificadas salvo en un punto que siempre requerirá unanimidad: la entrada de nuevos Estados. Esas barreras pueden funcionar como diques de contención: el presidente de la Comisión, José Manuel Durão, ha dejado clara la doctrina al respecto. Por un lado, ese es un asunto "interno" de España. Por otro, en caso de un hipotético caso de un proceso secesionista en un Estado miembro, "la solución tendría que encontrarse dentro del ordenamiento legal internacional". El Gobierno del PP ha dejado caer que el problema del déficit español es culpa de las comunidades autónomas. Falso. Y ha amagado con iniciar una cierta recentralización de competencias (con la excusa de los deberes que impone Bruselas) que genera recelos en Cataluña y que explica en parte esa reacción. Ahí, una vez más, el paralelismo con Europa es inquietante: la Troika envía a los hombres de negro a Madrid, y a su vez el Gobierno envía a sus propios hombres de negro a las comunidades rescatadas como Cataluña. Madrid evita referirse directamente a un rescate y prefiere aludir a una línea de crédito en condiciones ventajosas, y Artur Mas exige que la ayuda no tenga "condicionantes políticos". Wolfgang Münchau, que dirige el think tank bruselense Eurointelligence, asegura que el circo político montado a ese respecto "sería cómico si no estuviera relacionado con la profunda crisis española y sus consecuencias para la gente de a pie".

-- El Mundo también tiene "el tema catalán"como primera asignatura de este domingo, con el título Rajoyu intenta desactivar a Mas ofreciendo puntos reencuentro. Afimna que está dispuesto a hablar y dialogar. El expresidente Azmar por su parte, advierte que un Estado no puede ser frágil, confuso y ausente. Relata la cronista de este diario, LucíaMéndez, cómo 'La Vanguardia' nos ha contado, este sábado, la intrahistoria del viaje de Artur Mas a Madrid, que el president ha interiorizado de forma épica, como los héroes griegos que se enfrentaban a los monstruos en oscuras cavernas. Es lo que puede pasar cuando se tiene todo el día a la vista a San Jorge matando al dragón. Nada más acabar la rueda de prensa, la mejor de su vida, según le hizo llegar por twitter un admirador, Artur Mas bajó con su séquito a comer al restaurante "Nihil prius". Un bonito nombre para un local y una expresión del latín que significa: "Nada antes". "Nihil prius fide", por ejemplo, es el lema de los notarios. "Nada antes que la fe". La divisa de Mas bien podría ser "Nihil prius Catalunya". El presidente catalán, sigue contando Lucía, se ha metido en un lío, debe ser el signo de los tiempos, pero no se puede quejar de cómo le trata Madrid. Gracias a sus viajes a la capital de España, Mas se ha convertido en un líder de masas, cosa que no era antes porque el carisma de su antecesor impedía ver sus cualidades. 

El presidente catalán empezó a sobresalir el día en el que, siendo líder de la oposición en Cataluña, Zapatero le citó en La Moncloa, el 21 de enero de 2006, para llegar a un acuerdo sobre el Estatuto, al margen del presidente de la Generalitat, que entonces era Maragall. Allí, durante seis horas, ambos políticos hablaron y hablaron entre el humo de los cigarrillos. Zapatero le prometió que le dejaría gobernar si tenía mayoría en las elecciones, pero Montilla iba por libre y montó un segundo tripartito, haciéndole un corte de mangas al entonces líder socialista, de la misma forma que éste se lo había hecho al PSC pactando con CiU. Artur Mas ha dejado de fumar, aunque se muerde las uñas, es un hombre frugal, austero y estoico. Casi un monje, que come solo un plato y no toma café. Más de seis años después de aquella primera cita en La Moncloa, ha vuelto a salir de allí convertido en todo un líder al que reciben miles de personas a su vuelta a Barcelona. Si saca la mayoría absoluta que busca en las próximas elecciones, ya puede agradecérselo a Rajoy. Porque el presidente del Gobierno no podía, pero anda que si le llega a decir que sí... De momento, Mas ya parece que se siente psicológicamente independizado de España. El diario de referencia cuenta que sólo le interesa la prensa internacional. Su jefe de Comunicación insistía en informarle durante la comida del impacto nacional de su comparecencia en los medios. Pero él únicamente quería leer lo que publicaba el 'Financial Times'. En eso y en muchas otras cosas Mas se parece a Rajoy. De hecho, en los ambientes catalanes más influyentes, se dijo después de las últimas elecciones que ambos se iban a llevar de maravilla porque tenían caracteres parecidos y biografías políticas plagadas de obstáculos y de sapos que tuvieron que ingerir antes de llegar al poder. Además, eran los sucesores de dos líderes carismáticos, lo que suele unir mucho. La crisis se lo lleva todo por delante y ha destruido esa posibilidad de entendimiento, aunque como dijo Artur Mas, con Rajoy "es imposible enfadarse porque es muy correcto en el trato". En efecto, el presidente del Gobierno ha optado por ser impecable en el trato y no quitar la mano tendida. Hay elecciones a la vista en Cataluña y el PP no puede permitirse el lujo de aparecer ante los electores catalanes como enemigo de las ansias de libertad del pueblo.

-- La Razón es el otro diario que también mira a Cataluña desde su primera página, titulada Hora de sumar, y con muchas referencias claras a los propósitos soberanistas de Mas. Los datos de la encuesta que proporciona indican que el 83 por 100 de los españoles cree que sin unidad no saldremos de la situación de crisis. Y añade el diario que Cataluña tendría que pagar más a la UE que el conjunto de España si se independizara. Cada catalán aportaría 247 euros al año a Bruselas, frente a los 204 de ahora. Las exportaciones hacia España, por el efecto frontera y los aranceles, provocarían un aumento de los precios del 40 por 100. Y la frase de Alicia Sánchez Camacho: "Artur Mas no puede imponer la ruptura de España". Alicia habla ya con la autoridad presidencial: "Revisaremos la financiación, pero entre todos y de manera serena y responsable". La revisarán, en todo caso, el Gobierno de la Nación con los gobiernos autonómicos, pero no una diputada del PP catalán...

-- No hay referencias a Cataluña en la portada de ABC, pero sí en su interior. Cuenta en una crónica desde Orense que Rajoy recuerda a Mas que no se sale de una crisis creando otra, y que se muestra dispuesto a dialogar y asegura que es posible crear puntos de encuentro. Y en otra información, señala ABC que  Barcelona gastará 1.900 millones en su plan independentista, y que el Centro de Interpretación de los hechos de 1714 ha costado 84 millones.-. También la afirmación de Aznar: Nadie va a romper España

-- En La Gaceta, la frase de Aznar, Nadie va a romper España. Y luego, en una crónica, que Rajoy buscará puntos de encuentro con Mas, y Aznar advierte de que nadie romperá España. Rajoy tiende la mano a Mas para buscar `puntos de encuentro y no crear otra crisis

Bono, en todas las salsas

Junto con el protagonismo que sigue teniendo Cataluña, hay este domingo otro primer actor, llamado José Bono, presente en casi todas las salsas por razón del libro de Memorias que acaba de publicar y que ahora promociona. En La Vanguardia, dice Bono: Prefiero morir a ver España rota. No me imagino a Cataluña y España separadas y prósperas. En El País, afirma Bono: Pujol auguróla indepenencia de Cataluña en una generación más. . Pujol preparó la separación con la bandera, la lengua y la enseñanza. El Mundo lleva a su portada la afirmación de Bono: El Rey no puede ser el mozo de estoques del Gobierno. Mientras PP y PSOE se pelean, España se deshilacha y se empobrece. Cataluña y País Vasco precisan un trato propio, no el café para todos. La alteración del territorio necesitaría un referéndum de todos los españoles, dice también Bono a El Mundo.  En ABC, afirma Bono: Vi que todo se desbocaría cuando  el PSC gobernó con los independentistas. Dice La Razón que Bono ajusta cuentas. Según cuenta Rubalcaba, Guerra dijo que os cajones que más tuvimos que limpiar en Ferraz fueron los de Felipe..Dice también Bono: Rubalcaba es el socialista más listo que he conocido. España necesita que PP y PSOE no entiendan para dar solución a la crisis y al secesionismo. Me duele cuando representa a la España constitucional y solidaria como madrastra. Pujol me confesó que obtuvo mucho menos del PSOE que del PP.  Por supuesto, ni una línea en La Gaceta a las memorias de Bono. Ya recordarán la pelea que el diario tuvo con el que fuera presidente del Congreso a cuenta de los presuntos juegos sucios del político...

Con  la Cataluña secesionista y el Bono hablador, hay suficiente materia como para pasarse la jornada dominical bien amenizada y entretenida...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios