www.diariocritico.com
Lo que no se dice en las conferencias de presidentes

Lo que no se dice en las conferencias de presidentes

martes 02 de octubre de 2012, 11:45h
Ya sé que el patio no está, para unos españoles empobrecidos, que están preocupados por las condiciones en las que vivirán sus hijos mañana y por las que viviremos todos hoy mismo si acabamos pidiendo el 'rescate' a los 'hombres de negro' europeos, para grandes disquisiciones de alta teoría política. Y, sin embargo,  hay que insistir en que es política, antes que económica, la mayor parte de la crisis galopante que vivimos: está en juego el porvenir de la nación, nada menos, merced a una combinación de actitudes torpes, egoístas y bastante miopes. El gran misterio, en estos momentos, consiste en saber si Mariano Rajoy, sus  ministros y los más rígidos de sus 'barones' territoriales lograrán mantener la casa-España tal y como está, apenas con ligeros retoques en el mobiliario, o si el enorme debate que se ha abierto en la clase política del país acabará afectando a la Constitución y a lo que algunos consideran las esencias patrias.

Y, así, se ha producido, sin que nadie se diese demasiada cuenta de ello, la enorme brecha. Los portavoces del PP insisten en la vigencia plena de la Constitución prácticamente inalterada --o al menos insisten oficialmente en ello--, mientras que los socialistas han abierto ya irremisiblemente una compuerta que quiere  conducir a un federalismo que no sé si está demasiado bien explicado y que me parece que no es aceptado por los nacionalismos más contumaces, que rechazan la igualdad 'a diecisiete'. Enorme dilema que está afectando a la convivencia interterritorial, a la economía e incluso está agravando ese nacional-pesimismo que ya ha arraigado en la conciencia de los ciudadanos.

Claro que un acto oficial como la conferencia de presidentes no sirve para tratar a fondo estas cuestiones cruciales. Si no se quiere hablar del soberanismo planteado por los nacionalistas vascos y, sobre todo, catalanes, menos aún se ha querido poner de pleno sobre el tapete la propuesta de derivar el Estado autonómico hacia un Estado federal, cosa que, se quiera o no, necesitaría una reforma constitucional 'agravada', es decir, compleja y acompañada de un pacto  entre, al menos, las dos principales fuerzas políticas nacionales, PP y PSOE. 
Pacto que, hoy por hoy, ya se ve que no es sencillo: priman intereses electoralistas, rencillas de baja intensidad, vuelos alicortos.

Las muchas diferencias, me parece que más forzadas que reales, que separan a los 'populares' gobernantes de los socialistas opositores se han agrandado así con el debate sobre el federalismo, introducido, como relativa novedad en el panorama político, por Alfredo Pérez Rubalcaba. Una idea en todo caso innovadora sobre el yermo panorama nacional, pero que hubiese necesitado de más explicaciones y un mejor desarrollo: una vez más, la comunicación le falla estrepitosamente al PSOE. Y, por cierto, también al PP: no basta con despachar la iniciativa de Rubalcaba como una 'ocurrencia' pasajera y sin mayores aanclajes, porque tiene, sin duda, más calado que eso. Porque lo cierto es que algo hay que hacer para frenar fenómenos como la irresponsabilidad de un Artur Más cuya última 'boutade' ha consistido en jactarse de que el Estado (España) "no podrá utilizar las armas" para frenar el proceso soberanista que se propone poner en marcha, dice, si gana las elecciones del 25 de noviembre. 

El Estado, que somos todos, y también, por supuesto, una Cataluña que ni es independiente ni va a serlo, al menos sin un proceso de ruptura doloroso, largo e infeliz, no puede permanecer inmóvil ante lo que está ocurriendo, limitándose a defender que el déficit se contenga, ni las autonomías pueden quedarse en seguir  preguntando qué hay de lo suyo. Eso significa, sin más, la quiebra del Estado autonómico, tal y como hasta ahora lo hemos conocido, con sus ventajas y sus  defectos. Y su imposible sustitución por otra fórmula, ya sea federal o, como dice algún nacionalista más o menos animoso, más o menos despistado, confederal o, menos aún, de regreso al centralismo. Por supuesto que no es la hora de dramatizar, pero no son pocos los que se interrogan: quo vadis, España? Eso alguien tiene que responderlo con algo que no sea el silencio que ya nos atenaza.

[email protected]

- Lea el blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'>>

Lea también:

- Rajoy intenta un compromiso sobre el déficit en la Conferencia de Presidentes


Chat: Basagoiti responderá en Diariocrítico tras la Conferencia de Presidentes (03-10-2012 a las 13:00 horas)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (5)

    14053 | Cuquiña - 02/10/2012 @ 20:49:14 (GMT+1)
    ¡Triste España sin ventura, todos te deben llorar...¡ Falta de altura en los políticos y algunos presidentes de Autonomías que se sienten reyezuelos de Taifas y que todo el dinero les parece poco, sin reparar en la situación en la que nos encontramos los ciudadanos, viendo como se cierran tiendas y negocios a diario, como en nuestras familias o vecinos se quedan sin trabajo, y ellos a lo suyo. ¡queremos una España Federal¡ ¡queremos la independiencia¡ más inoportuno no puede ser en momentos de desolación como los que estamos viviendo. Políticos de baja estatura, sin sentido de Estado ¡penoso¡ y casi 80.000 personas al paro, nos dicen hoy, y muchos de ellos mirándose al ombligo y agitando a la ciudadanía
    14052 | Jáuregui - 02/10/2012 @ 20:19:13 (GMT+1)
    A Teseguite: El señor Conte no sigue siendo director de DC Cat. por la sencilla razón de que ese periódico ya no existe. Pero seguimos publicando sus artículos, lo mismo que otros de signo contrario, porque aquí respetamos el pluralismo. En su día, creamos DC de Cat. porque pensábamos que era posible un espacio de debate y convivencia dentro de unas bases comunes. Ahora parece que esas bases comunes ya no existen. Lo que no podemos admitir es que se diga que aquí se ha censurado noticia alguna: ni va con el talante de DC ni yo, que ya no soy el director pero sí el presidente, lo toleraría. Gracias por sus comentarios. Un saludo
    14050 | Teseguite - 02/10/2012 @ 18:29:39 (GMT+1)
    Ese vídeo ya lo había visto en su momento. No veo ahí más que la constancia de un editor al que le huele el culo a pólvora después de que le haya explotado el petardo bajo su tafanario tras la ruptura de Cataluña con España del pasado 11-S. ¿Por qué la opinión de DC sobre el problema catalán estuvo en manos del separatismo catalán?. ¿Quién tomó esa decisión?. ¿Qué intereses había tras esa decisión?. ¿Por qué se censuraron noticias que no convenían al separatismo catalán?. ¿Por qué el señor Conte sigue publicando artículos insultantes a los españoles en DC?. ¿Por qué el señor Conte sigue siendo director de DC de Cataluña?.
    14039 | Redacción - 02/10/2012 @ 16:31:35 (GMT+1)
    A Teseguite: http://blogs.diariocritico.com/politica/2012/09/13/adios-diariocritico-de-catalunya/
    14035 | Teseguite - 02/10/2012 @ 15:56:00 (GMT+1)
    Siempre con su tibieza y su doblez. Siempre tirando la piedra y escondiendo la mano. Siempre con dos o tres chaquetas por si acaso. Debería explicar por qué DC se vendió al nacionalismo catalán. Aquella editorial en contra de España y a favor del separatismo ante el ingenuo aviso del ABC de denunciar el órdago catalán que se nos venía encima. Aquel titular guerracivilista de su director Conte de que España fusilaba a Cataluña al amanecer. Aquel aviso a navegantes del señor Conte de que DC contaba lo que pasaba en Cataluña desde Cataluña y que ese era su compromiso adquirido. ¿Por qué DC se vendió al separatismo catalán?. ¿Por qué no ha explicado el cierre de DC Cataluña?. ¿Por qué Conte es todavía director de un medio inexistente (http://www.diariocritico.com/quienes-somos)?. ¿Por qué el señor Conte sigue publicando aquí e insultando directamente a los lectores?.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.