www.diariocritico.com
Artur Mas o el poder de tergiversar los datos

Artur Mas o el poder de tergiversar los datos

martes 09 de octubre de 2012, 11:57h
Cuando parece que alguien no puede sorprenderte, suelta una machada con la que además se queda tan a gusto, y uno se queda con cara de circunstancias. Así debieron de quedarse ayer los empresarios latinoamericanos cuando Artur Mas, ni corto ni perezoso soltó la perla de que si Cataluña fuera independiente ocuparía la primera posición de renta per cápita, por encima de cualquier país latinoamericano.

Esto lo dijo en la Asamblea General de la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio y fueron los empresarios de los 22 países latinoamericanos presentes quienes tuvieron que aguantar la soberbia y las ínfulas un político que hace poco más de un mes pidió un rescate para su comunidad autónoma de más de 5.000 millones de euros.

Uno no puede evitar preguntarse si el señor Mas no usa el cerebro o es que le dio mucho el sol antes de hacer tremendas declaraciones. En primer lugar por el aire prepotente con que sonaron sus palabras, un tono que aunque no lo sepa este prohombre del nacionalismo catalán es algo que en América Latina se lleva muy mal, acostumbrados a ver cómo se les mira desde el otro lado del Atlántico por encima del hombro y más ahora cuando son sin duda la región que mejores cifras de crecimiento tiene, con una cantidad de posibilidades que roza el infinito. En segundo lugar porque si hay algo que se valora en América Latina es la integración regional, y los discursos de disgregación, secesión y similares no terminan de calar y hasta crean cierta antipatía por lo general.

Este estadista de cifras oportunistas que agarra la realidad por el lado que más le convenga, un encantador de serpientes que trata de brillar como una estrella y que lo único que va a conseguir es acabar estrellándose, no parece darse cuenta de que su soberbia no le va a llevar a buen puerto y que, si Cataluña fuera independiente, las cifras serían muy distintas.

Para empezar porque Cataluña tendría que hacerse cargo de muchos gastos: sanidad, educación, jubilaciones... y algo que parece que nunca tienen en cuenta pero de lo que se aprovechan si es preciso: un ejército y los elevados costes que supone el mantenerlo.

A esto habría que sumar que si se independizara ni formaría parte de la Europa del euro ni contaría con las ventajas con que cuenta ahora, como por ejemplo la moneda, aunque algunos se esfuercen en decir que es un fracaso, o un mercado de casi 500 millones de consumidores, por lo que sus datos de exportación, centrada principalmente en España y en el continente europeo, caerían en picado. El 80% del negocio de las grandes empresas catalanas se produce fuera de Cataluña y la mayoría en España.

Habría que ver también qué empresas afincadas en Cataluña se quedarían ahí si se independizara esta comunidad autónoma. Algunas como el Grupo Planeta lo tienen más que claro. Su presidente, José Manuel Lara, hace menos de dos semanas aseguró que si se diera el caso tendrían que trasladarse, y a buen seguro no serían los únicos.

Con esas perspectivas, esos datos de los que tanto alardea el presidente de la generalitat de Cataluña se verían modificados de una manera tan absoluta que, a buen seguro, pasarían a ser farolillo rojo de esa clasificación de renta per cápita de la que tan orgulloso se siente ahora.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios