www.diariocritico.com
'Lo imposible': Bayona se disfraza de Spielberg, para lo bueno y para lo malo

'Lo imposible': Bayona se disfraza de Spielberg, para lo bueno y para lo malo

> Lea todas las críticas de cine

miércoles 10 de octubre de 2012, 00:12h
Tiene 'Lo imposible' dos caras bien diferenciadas, una es la del tsunami de emociones que es su primera parte, con una espectacular puesta en escena, en la que el espectador se verá arrastrado y golpeado por la fuerza de sus imágenes, la otra es una segunda parte donde Juan Antonio Bayona pierde el pulso para entregar un lacrimógeno drama de reencuentros.
Los sucesos que narra la película son los que acaecieron a una familia española que se vio sumergida en el terrible tsunami que azotó Tailandia en 2003. El director ha declarado: "en el corazón de este drama hay una madre y un hijo, una madre que lo ha perdido todo excepto lo que no está dispuesta a perder". Tiene razón, lo malo es que a mitad de camino la película pierde ese corazón, cuando abandona a la madre y a su hijo, pasa de ser una apasionante aventura de descubrimientos personales a un drama mucho más convencional y telefílmico, buscando ahogar al espectador en la lágrima fácil.

Si la primera parte recuerda los mejores momentos de ese mago de la dirección que es Steven Spielberg, la segunda también recuerda al director de 'Tiburón' por su tendencia a abusar de la peor sensiblería. En los primeros minutos Bayona firma, y filma, una de las experiencias cinematográficas del año. Recuerda a los primeros diez minutos de 'Más allá de la vida' de Clint Eastwood. La magistral manera de utilizar los efectos visuales y de sonido, hacen que el espectador pierda, literalmente, el aliento, además de sentir los golpes como suyos. Pero no se queda ahí, la excelente interpretación de Naomi Watts como María, nos une a esos náufragos. Su interacción con Tom Holland, el joven actor que interpreta a su hijo Lucas es magnífica.

Pero después de una primera hora frenética llega un cambio de personajes y de tempo, que hacen que 'Lo imposible' se aproxime a las películas catastrofistas más convencionales. Los ejemplares efectos sonoros dan paso a una banda sonora subrayante que dirige los sentimientos de los espectadores, la película olvida la supervivencia y deja paso a una búsqueda más convencional. Todavía hay cosas buenas ahí, Ewan McGregor es un gran actor y su elección, al igual que la de Watts, es uno de los grandes aciertos de la película, pero 'Lo imposible' ya no vuelve a alcanzar la maestría de los primeros minutos.

Vea también:

'7 días en La Habana': Sin salir del tópico
- 'El fraude': Altas finanzas, dudosas morales
- 'El artista y la modelo': Bellas formas, difusos fondos
'Si de verdad quieres': Una tragicomedia, ni trágica, ni cómica
'Sin frenos': Pura adrenalina
'Contrarreloj': Un nuevo hito en la carrera de Nicolas Cage
'Mátalos suavemente': Guiño, guiño, codazo, codazo
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.