www.diariocritico.com

Javier Rodríguez Alcayna es el autor de la novela

"La indiferencia de los pájaros" el libro sobre la corrupción urbanística que nació de una visita a Toledo

viernes 26 de octubre de 2012, 13:41h

Un viaje a Toledo inspiró a Javier Rodríguez Alcayna (Madrid, 1982) para escribir su novela 'La indiferencia de los pájaros' publicada por Ediciones Atlantis. Una historia sobre los los silencios de las relaciones humanas, la sensación de pérdida que invade la vejez, la convivencia entre padres e hijos adultos, la inmigración, el sexo, la corrupción urbanística, el papel de los movimientos sociales y de la inacción social. 


  • Ediciones Atlantis


  • Ediciones Atlantis

El protagonista es Gabriel que vive con su padre. Ambos son descendientes de Martín Noceda, un héroe local de la Guerra de la Independencia , lo que provoca que haya algunos curiosos que vayan a visitarlos a su casa como el profesor Green. En cierto momento, Gabriel conoce a Irene, pero sus sentimientos más fuertes son hacia Claudia, con la que había mantenido una relación anterior.

Un día Gabriel encuentra en los terrenos donde viven una tabla, una extraña piedra con inscripciones en latín. Es entonces cuando el constructor Antonio Cuesta trata de convencerles y les ofrece una gran suma de dinero que apuntala con indirectas y veladas amenazas. ¿Por qué será?

La acción transcurre, según nos cuenta el propio autor, en una ciudad ficticia con un importante casco histórico.  En ningún momento se menciona su nombre pero sí se habla de una ciudad española de extraordinaria belleza y con mucho turismo. Se muestra su ambiente, sus calles, sus muchas virtudes, algunos de sus problemas... "Podría decirse que es el personaje en la sombra que lo envuelve todo", asegura Javier Rodríguez Alcayna.

"Es todo ficción, un juego literario que tiene un soporte real: la maravillosa ciudad que me inspiró el escenario de esta historia, Toledo", asegura.

¿Y cómo fue? Le preguntamos. "Pasé un mes entero en Toledo hace cuatro años y me enamoré de ella para siempre. Es una ciudad muy especial para mí, que visito con frecuencia. Tiene rincones en los que uno podría imaginarse que está en cualquier época y pasear por sus calles es un extraordinario ejercicio para la imaginación. La idea de situar la acción en una ciudad que se pareciese mucho a Toledo nació con la propia novela", nos explica. 

Este es uno de los párrafos que, nos dice Rodríguez Alcayna, está dedicado a la ciudad de Toledo, "con todo mi cariño": El centro de la ciudad se eleva sobre un peñasco naranja que el río siega con su hoz. Sus calles son un museo de palacios blasonados, iglesias de piedra amarilla  y callejones en cuesta en los que es fácil imaginar a Don Quijote tras el yelmo de Mambrino. A veces solo las deportivas de los transeúntes prueban que estamos en nuestra época. Por eso millones de turistas la visitan cada año y cuando se van la recuerdan como uno de los lugares más especiales del mundo."

 

Pero entonces, le preguntamos, ¿Toledo le inspiró para hablar de temas tan crudos como la corrupción inmobiliaria, la inmigración o la llegada de la vejez? "Lo cierto es que el deseo de poner una ciudad que se pareciese a Toledo como telón de fondo lo hice por placer estético. La ciudad me ha inspirado el escenario, pero no los temas concretos", nos aclara. 

"Hay escenas que me imaginaba en calles muy concretas de Toledo; por ejemplo, hay una en la que aparece por primera vez un personaje muy importante de la novela, un inmigrante ilegal. Sale haciendo de "mantero" y yo me lo imagino en la Calle del Hombre de Palo", nos confiesa.. Además, "además en un punto muy concreto y cuando voy ahora (estuve hace dos sábados comiendo en Toledo, porque realmente voy bastante a menudo por lo mucho que me atrae) cada vez que paso por allí me vuelve la escena a la cabeza. Y esto me pasa con bastantes rincones, algunos no tan céntricos y turísticos como este".

 

Una trama repleta de giros inesperados

"La indiferencia de los pájaros" combina diversos estilos para dar como resultado un conjunto notable. A caballo entre el drama costumbrista, la novela romántica, el suspense y la obra de denuncia (corrupción urbanística), el libro va tejiendo la vida su protagonista, a través de cuyos ojos conoceremos una trama repleta de giros inesperados.

"No me interesaba tanto contar una historia sobre un tema concreto, como mostrar determinados sentimientos de mis personajes y aspectos concretos de las relaciones entre ellos", asegura sobre un libro en el que los personajes secundarios son fundamentales.

"Creo que la vida funciona del mismo modo: la amabilidad de un desconocido puede cambiar un mal día", dice el escritor.  

El autor

Javier Rodríguez Alcayna es Licenciado en Derecho y Diploma en Relaciones Internacionales, así como miembro del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. En la administración, ha desarrollado su carrera profesional en el Instituto Geográfico Nacional y en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Ha ganado varios premios de relatos y ha publicado, como coautor, un estudio sobre gestión pública.

Ya ha empezado a escribir una nueva novela pero, aclara, "estoy muy al principio. Tengo bastantes ideas sobre cómo va a ser y voy avanzando, pero aún hay que terminarla de perfilar. Queda mucho por hacer".

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios