www.diariocritico.com
A García-Margallo no le gusta el whisky escocés

A García-Margallo no le gusta el whisky escocés

viernes 02 de noviembre de 2012, 16:46h
Escribió San Marcos:

Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar. Entonces los fariseos le dijeron: "¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?". Él les respondió. "¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?." Y agregó: "El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado".

José Manuel García Margallo es el actual ministro de Asuntos Exteriores y se vanagloria de dos cosas: de ser español y de ser un democristiano de centro extremo. Pero eso de ser español debe imprimir tan fuerte carácter que su democristianismo y federalismo europeo quedan siempre algo atemperados por sus creencias en la España "Una, Grande, Libre". Y es que García Margallo nació para servir a la Constitución española, no para que ésta sirviera a una comunidad.

En el debate de control parlamentario que tuve en octubre al preguntarle sobre su opinión sobre el acuerdo entre Cameron y Salmond para que se organice en 2013 un referéndum de independencia en Escocia no me dio tiempo de aludir al evangelio habida cuenta de sus creencias. En aquel acto de control yo simplemente quería saber lo que opinaba sobre la postura de Londres y no sobre la retahíla de artículos constitucionales que aquí impiden algo así. Y para que no me los leyera se los leí yo. A diferencia del sábado que fue hecho para el hombre, en España el hombre ha sido hecho para la Constitución, por eso es sagrada e intocable.

"Articulo 1-2: "La soberanía nacional reside en el pueblo español... Artículo 2. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles... Art 8. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defendiendo su integridad territorial, y el ordenamiento constitucional". Si a estos tres cepos le unimos que los referéndums solo los convoca el presidente del gobierno español, lo tienen claro los catalanes y lo tenemos claro los vascos. Y no porque en la discusión constitucional no los enmendáramos, sino porque la UCD, AP, el PSOE y el PC, así lo decidieron. Y nos aplastaron.

Pero lo que yo quería era que me dijese qué le parecía lo que estaba ocurriendo en el Reino, de momento, Unido. Su respuesta fue ésta: "me ratifico en que en la Unión Europea manda el Consejo, pero manda el Consejo de acuerdo con los tratados. El Tratado de la Unión Europea confiere a cada estado miembro una soberanía absoluta, plena, sobre la protección de su integridad territorial. Por eso -como ha dicho el presidente del Gobierno-, se trata de una cuestión interna de la que yo tengo muy poco que oponer.

"Lo último que tengo que decirle es que en el hipotético supuesto de una Escocia independiente tendría que ponerse a la cola y pedir la adhesión, consiguiendo la unanimidad de todos los estados miembros para conseguir el estatus de candidato. Para aprobar los 35 acuerdos de la negociación y para firmar el tratado final".

En la réplica le contesté diciéndole que en ese mismo pleno se iba a aprobar por unanimidad, la ratificación por España del Tratado de Adhesión a la Unión Europea de la República de Croacia, y que yo recordaba las objeciones del gobierno de Felipe González para la entrada en la UE de las Repúblicas Bálticas (Estonia, Letonia y Lituania), la misma que en la actualidad y casi en solitario tiene el PP por los miedos a Euzkadi y Catalunya y las objeciones que están poniendo en Madrid para la admisión y reconocimiento de Kosovo y le recordé al ministro que tras Croacia y Eslovenia, vendrán Macedonia, Serbia, Montenegro y hasta Bosnia Herzegovina con lo que sus campañas intimidatorias diciendo que Catalunya y Euzkadi se quedarán muertas de frío fuera de la Unión Europea eran solo eso, campañas, porque el tiempo siempre colocaba las cosas en su sitio. Y recordé lo que le dijo Manuel Azaña al diputado Aguirre: "No se puede detener un torrente con una espada".

García Margallo, lo mismo que hizo Rajoy, quería presentarse en aquel debate como un sencillo pastorcito que no quería ingerirse en lo que estaba ocurriendo entre Inglaterra y Escocia cuando no era verdad. Por eso en esa réplica le leí lo que aparecía en la prensa sobre sus gestiones ante la Vicepresidenta de la Comisión Europea. La embajada de España y sus varias células de crisis están metiendo horas extras en Bruselas tratando de conjurar cualquier tipo de "veleidad" democrática de los países europeos.

"Usted sabe que el Gobierno español ha remitido una carta a la vicepresidente de la Comisión Europea, Viviane Reding, en la que le recuerda que los tratados no autorizan a ningún país a ser miembro de la Unión Europea tras separarse de otro Estado miembro en referencia a los planes soberanistas de la Generalitat de Cataluña".

García Margallo, con Rajoy a su vera me contestó: "Quiero decirle que, efectivamente, mi ministerio dirigió una carta a la señora Reding en la que decía que la opinión de que no había ninguna ley en la Unión Europea que se opusiese a la entrada de un Estado que se separase de otro era errónea, y la señora Reding nos mandó una carta diciendo que, efectivamente, era errónea y teníamos razón; le puedo transmitir el texto.

"Señoría, yo ya sabía que no veníamos a setas, que veníamos a rolex, pero vamos a entrar en escena. El derecho de secesión no es reconocido en ninguna de las constituciones de los países de la Unión Europea. Y en la que usted se refiere, en la Constitución de la extinta Yugoslavia, sí se dice que en las repúblicas federativas, entre las cuales está Croacia se puede secesionar.

"Los artículos -me alegra que lo repita- los ha interpretado bien, un pacto democrático que votó toda la Nación española. Y lo que en democracia plena se decidió, en democracia plena se debe resolver.

El reino de Navarra


Puestos a poner ejemplos de nuevas naciones ahí está el de Chequia y Eslovaquia, o el de Alemania, en este caso para unirse, o el de Suecia y Noruega, o pronto el de Bélgica y el de una Escocia que juega al fútbol internacionalmente con su Selección y que va a votar en referéndum porque el primer ministro inglés, David Cameron ha avalado la consulta "por respeto a un partido que quiere un referéndum y los escoceses han votado ese programa electoral". Chapeau.

En este tipo de trámites parlamentarios apenas hay tiempo para la respuesta pero hubiera sido bueno recordar que unas Cortes reunidas en Burgos en 1515 al incorporar al reino de Navarra bajo ocupación militar reconocieron una unión "eque-principal" así que si Margallo nos viene con tratados de 17000 en las Islas podemos irnos a aquellos acuerdos y leer las Actas de aquellas Cortes y ver que no hablan de ningún destino en lo universal, ni de una lengua única, ni nada de lo que pretende ahora justificar Margallo, educado en los jesuitas donostiarras bajo el franquismo. Lógicamente entonces no se sabía que Navarra había sido reino propio y que las Cortes Navarras no votaron nunca a favor de la Unión con Castilla. Cuando en 1812 se aprobó en Cádiz su constitución nunca se convocó a las Cortes de Navarra para aprobar o rechazar las distintas Constituciones españolas. Lo que hizo España fue crear una Diputación Provincial (dominada por una panda de sinvergüenzas que querían conservar su estatus y que nunca negociaron el final del reino sin convocar sus Cortes). Por tanto esa Unión, según Margalllo, es tan nula como la escocesa, pues los navarros nunca le dieron su aprobación y ya en éste período constitucional español ni siquiera el Amejoramiento del Fuero se negoció desde el Parlamento de navarra y mucho menos se aprobó en referéndum por los ciudadanos.

Sí ya sé que esgrimir la historia como fuente de legitimidad, cuando de ella, se ignora, todo, es cansino, complicado y da pocos resultados. Pero en Navarra está naciendo un sentimiento histórico como el escocés para callar a los García Margallo que ven bien las reivindicaciones escocesas, aunque harán todo lo posible para que no prosperen, pero descalifican con dos palabras todo lo que tenga que ver con la historia del Viejo Reino.

Para terminar vuelvo al título del artículo. Si el sábado ha sido hecho para el hombre, ninguna Constitución, por muy española que sea, puede ser un texto viable para una convivencia en el 2012, cuando las costuras de este traje autonómico, están saltando por los cuatro costados.


Lea también:

- Margallo no prevé tener que usar su último 'as': el veto a la adhesión de Cataluña a la UE

- CiU asume que una Cataluña independiente estaría siempre al margen de la Unión Europea

- Lea de forma íntegra el chat con Jordi Xuclà sobre el debate del futuro de Cataluña>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios