www.diariocritico.com
¿Y por qué sólo los desahucios?

¿Y por qué sólo los desahucios?

jueves 08 de noviembre de 2012, 15:51h
Nadie pone en duda el drama humano que significan los desahucios en medio de la recesión económica y por eso es lógico que produzca alegría que las principales fuerzas políticas unan esfuerzos para enfrentar el problema. Pero me parece legítimo preguntarse si ese es el único efecto dramático de la crisis. Desde el paro prolongado hasta la necesidad de acudir a la asistencia social para poder alimentarse, podemos señalar un conjunto de efectos terribles de la crisis que padecemos. Y, entonces, según esta línea de razonamiento, si parece legitimo el trabajo conjunto de Gobierno y oposición para llegar a un acuerdo para enfrentar juntos "cuanto antes" ese problema concreto, me pregunto cuál es la condenada causa por la que no somos capaces de ver la necesidad de llegar cuanto antes a un pacto de Estado para enfrentar la dramática crisis económica que nos atenaza.

¿Es que vamos a ir llegando a acuerdos parciales sobre los aspectos más problemáticos de la crisis, uno por uno? ¿Cómo se compatibiliza eso con la idea de actuar con prontitud? Dicho en positivo, el esfuerzo para llegar a un acuerdo sobre cómo evitar los desahucios en medio de la crisis, demuestra de forma palmaria que es posible llegar a acuerdos sustantivos entre Gobierno y oposición en este contexto, pero también demuestra, en términos negativos, que la resistencia a un Pacto de Estado contra la crisis es solamente un problema de nuestra cultura política.

Desde luego, no estoy planteando lo contrario: que hay que esperar a un pacto de Estado general contra la crisis, antes de hacer acuerdos puntuales sobre aspectos graves. Bienvenido el esfuerzo para enfrentar conjuntamente el problema específico de los desahucios, pero ojalá que este sea una vía de acceso al pacto de Estado por el crecimiento y el empleo.

Y precisamente por esa razón es que hay que impedir que se tuerza ese esfuerzo conjunto. Lo ideal sería que todos los grupos políticos fueran escuchados antes de redactar el borrador normativo, pero si eso puede provocar atascos o, en el peor de los casos, entorpecer el acuerdo, entonces es preferible que negocien únicamente el Gobierno y el principal partido de la oposición y luego muestren el resultado a todos. Hay veces que la mejor ley es enemiga de una buena ley (que funcione).

En suma, el proceso iniciado por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya de Santamaría y la vicesecretaria del PSOE, Elena Valenciano, tiene una doble relevancia: por un lado, conseguir una solución equitativa para el problema de los desahucios, pero también demostrar que es posible realizar acuerdos estratégicos sin que nadie pierda las señas de identidad, sobre todo en una situación de extrema emergencia como la que estamos viviendo. Por eso hay que pedirles que no cejen en el esfuerzo y desearles la mejor de las suertes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios