www.diariocritico.com

Sobre  todo, los que emplean calderas de gas o gasoil

Sanidad recomienda revisar periódicamente el sistema de calefacción en el hogar

Sanidad recomienda revisar periódicamente el sistema de calefacción en el hogar

sábado 17 de noviembre de 2012, 14:22h

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales -a través de la Dirección General de Salud Pública, Drogodependencias y Consumo- recomienda tener a punto las instalaciones de calefacción en el hogar y realizar las revisiones periódicas que recomienda el fabricante para evitar accidentes.

Este cuidado preventivo es especialmente conveniente en los sistemas de gas y gasoil, los más utilizados, tanto si se surte de gas envasado, como el butano en bombonas, o de gas canalizado -gas ciudad, propano o gas natural- puesto que es fundamental que la instalación esté en perfecto estado para evitar eventuales percances o accidentes.

Cada cinco años

Para ello, en el caso del "gas envasado", la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales recuerda que es el usuario el que debe avisar cada cinco años para revisar su instalación. Ésta operación la debe efectuar una empresa instaladora a requerimiento del usuario, sin dejarse engañar por desconocidos que se ofrezcan a su domicilio para hacer la revisión. La empresa instaladora deberá emitir un certificado de revisión o un informe de anomalías, si las hubiera, con el que el usuario deberá avisar al servicio técnico correspondiente.

En el caso de que se trate de "gas canalizado", la empresa avisará de la revisión y lo realizará la distribuidora, con cargo al usuario. Se realizará también cada cinco años y emitirá el correspondiente certificado de revisión, si es favorable. Si no lo fuera a causa del aparato de combustión se avisará al servicio técnico, pero si el problema fuera por la instalación, será la empresa la que lo deba corregir.

Los usuarios no deben olvidar que la caldera tiene que estar ubicada en un lugar ventilado, ya que por cada 2 metros cúbicos de gas que consumen queman también 20 metros cúbicos de aire.

La llama de la caldera debe vigilarse con regularidad y observar que sea de color azul; en caso contrario, puede deberse a que el quemador esté sucio o que haga una mala combustión y, en ese caso, será necesario avisar a un técnico inmediatamente. También se avisará a un técnico si la presión de la caldera, que se debe situar en 1,3 bares en frio, disminuyera sola, ya que puede indicar fugas en algún grifo de la instalación.

Además, desde la Dirección General de Salud Pública se recomienda mantener bien ventiladas las habitaciones en donde estén instalados braseros o calentadores de gas y apagarlos adecuadamente antes de abandonar la habitación.

Monóxido de carbono

Es importante recordar que el principal gas que se produce en un aparato de combustión de gas, estufas o calderas (de gas natural, propano o butano) es el monóxido de carbono, un gas inodoro e incoloro pero altamente tóxico. 

Si se respira en niveles muy altos puede causar la muerte en unos minutos, ya que sustituye al oxígeno en la hemoglobina de la sangre. La inhalación lenta, de menor concentración de gas, puede causar cefaleas, cuadros de mareos con zumbido de oídos, náuseas y vómitos, además de dolores abdominales y sensación de palpitaciones. A continuación, se puede llegar hasta el coma, adquiriendo la piel una típica coloración rojo cereza, aunque no en todos los casos.

Evitar accidentes

Cada año, un número siempre evitable de personas pierde la vida accidentalmente debido al envenenamiento por este gas. Especialmente sensibles a este gas son las mujeres embarazadas y sus bebés, los niños pequeños, las personas mayores y las que sufren de anemia, problemas del corazón o respiratorios.

Precisamente esta semana, una mujer y cuatro de sus hijos, con edades comprendidas entre los 4 y los 14 años, tuvieron que ser trasladados al Hospital de Guadalajara por inhalación de dióxido de carbono.

     Al llegar al domicilio los agentes de la Policía Local constataban que se había producido una alta concentración de CO2, presumiblemente y a falta del informe técnico, como consecuencia de la mala combustión de una caldera de gas.

   La mujer y los menores fueron trasladados al Hospital General y dados de alta posteriormente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios