www.diariocritico.com
Cataluña, y ahora ¿qué?

Cataluña, y ahora ¿qué?

viernes 30 de noviembre de 2012, 15:45h
Ya se han celebrado las elecciones catalanas con el resultado conocido, desastre para el mesías convergente, y solidez de votos en los partidos que han defendido la unión con el resto de España.

Este resultado que ha dado euforia a los que rechazaban la secesión ha sido solo un espejismo, las fuerzas secesionistas en el nuevo parlamento catalán siguen con la suficiente mayoría como para que, cuando crean oportuno, provocar una votación en el parlamento autonómico y declarar de forma unilateral la independencia de Cataluña o al menos convocar un referéndum que, por muy anticonstitucional que sea se celebraría si no se impidiera de forma enérgica por parte  del gobierno central.

Pero, ¿Cuál puede ser el calendario "sensato" para evitar conflictos con el gobierno central?, pues solo hay que analizar el periodo de los próximos cuatro años.El partido del gobierno central continuará con el desgaste de esta crisis que está destruyendo el modelo que conocemos, el paro seguirá aumentando, se prevé  para el año 2013 que el paro llegue al 27% con el agravante de que tras cinco años de crisis, buena parte de los parados habrán perdido el derecho al subsidio de paro, y solo le quedarán al gobierno de la Nación dos años para mejorar la cara económica y social, poco tiempo para los sacrificios sufridos por los ciudadanos.Mientras, en Cataluña, los partidos secesionistas seguirán culpando a "España" y su gobierno de la crisis soportada por los ciudadanos que residen en esa autonomía, cultivando un electorado que puede creerse, por desesperación, el paraíso prometido por CIU y ERC.

El resultado lógico en la elecciones generales del 2015, si llegamos a esa fecha, será la pérdida, como mínimo, de la mayoría absoluta del PP y con un Parlamento dispuesto a aislarlo excepto por parte de UPyD posiblemente, mucho debería de crecer esta formación para compensar la pérdida de la mayoría.En ese momento entrarían en juego los escaños del PSOE que, como hemos visto, le puede más su postura anti PP que el sentido de Estado, una votación, en ese momento, sobre la aprobación de un referéndum en Cataluña, no sobre independencia si o independencia no, que podría tener éxito, pero que el PSC no podía vender, pero si sobre el "derecho a decidir" teniendo en cuenta que el PSC ya se ha manifestado favorable a ese derecho.

El soporte a ese derecho a decidir no tendrá importancia para las fuerzas secesionistas, tenemos un Estatut vigente votado por el 38% de la población catalana, consensuado ente Zapatero y Mas, que es una verdadera Constitución promovido por el PSC en su época de gobierno autonómico junto a los independentistas de ERC, así que, con tener un 51% de los votos a favor fuera cual fuera el índice de abstención sería la coartada legal para iniciar el proceso de independencia, entonces, ¿Quién podrá discutir la legalidad de dicho proceso?.


CIU  y Cía, tendrán casi un año para pactar y organizar el referéndum con todas las garantías de éxito, teniendo en cuenta que se habrá otra generación de votantes educados en el nacionalismo y el odio a España.

Está claro que el optimismo expresado por las fuerzas  constitucionalistas está basado más en la alegría del "batacazo" del señor Mas que en una derrota real del independentismo, está claro que la miopía intencionada o no de los partidos nacionales durante treinta años ante la política de Pujol durante 23 años costará sangre, dolor y lágrimas pues a la práctica, al menos en Cataluña los que no estén de acuerdo con ese proceso de separación no se van a resignar pese al olvido sistemático de los partidos mal llamados nacionales.

El federalismo del PSOE ya no servirá para nada, rechazo tanto por los partidos constitucionales como por los partidos secesionistas a los cuales ya no les servirá para nada, se lo llevará por delante ese tsunami independista, y que en el propio PSOE  solo ha servido para cuartear al propio partido, mal ejemplo es el mismo PSOE para analizar para qué sirve el federalismo, salvo para crear reinos de taifas dentro del partido, reino de taifas que se trasladarían a los territorios hoy autonómicos y que solo acercaría la legalidad al proceso de separación.

Solo una actuación coordinada del PSOE y PP en el terreno electoral, en el terreno de la educación y en la de los medios de comunicación podría iniciar un proceso de reversión que neutralizara los treinta años de fomento del nacionalismo más radical, que por otra parte solo puede ser así.

Poco más de dos años son poco tiempo para consolidar ese proceso de reversión que por otro lado exige un sentido de estado y de la historia del cual los partidos citados han dado muestras de poseer  escasamente salvo para utilizarlo como moneda de cambio en la conservación del poder, Dios quiera que esté equivocado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios