www.diariocritico.com
Wert y el perro de Alcibíades

Wert y el perro de Alcibíades

sábado 08 de diciembre de 2012, 19:23h
En un acto que sirvió para presentar un libro del periodista Xosé Manuel Pereiro en el décimo aniversario del Prestige, el escritor Manuel Rivas habló del perro de Alcibíades, un animal mitológico que ha vuelto a recrear en el diario El País, a propósito del toro de Wert o, más bien, Wert hecho toro. El que no era solo un mito era Alcibíades Clinias Escambónidas, un ambicioso gobernante griego, protagonista de importantes gestas militares y habilidoso en la gestión del marketing político de entonces, que por lo que se ve tampoco ha cambiado tanto. De hecho, la expresión "El perro de Alcibíades" hace referencia a una estrategia de distracción para desviar la atención de la gente. Cuentan las leyendas de la época -unos 400 años antes de Cristo- que Alcibíades decidió cortar el rabo a su perro en público y que cuando fue preguntado por tan desagradable comportamiento contestó que, mientras los griegos hablaban de su perro, no hablaban de las perversiones y corrupciones de su gobierno.

A Wert no se le conocen gestas en el Peloponeso, ni siquiera en su Madrid natal, aunque no habría que descartar que aprovechase sus pregonados viajes de incógnito a Barcelona para algún ensayo de ese tipo, en la antesala de su gran ofensiva con una reforma educativa -algunos hablan más bien de contrarreforma- ampliamente percibida como un ataque al catalán, en la medida en que supone una amenaza a la inmersión lingüística y contribuye a tensar los lazos entre Cataluña y España. Lo que sí se le conoce a Wert es su fantasía zoológica de ser un toro y una cierta capacidad para disfrazar lo que está haciendo con la educación: primero al centrar en el catalán su reforma y después al apelar a un animal que una parte de España asocia con valores positivos de los que parece querer apropiarse. Pero no es eso, no es eso, como diría el filósofo español Ortega y Gasset.
La reforma -o contrarreforma, según se vea- tiene un gran calado. Y no solo porque gire el modelo educativo hacia la enseñanza concertada o pretenda acotar las tres lenguas oficiales que complementan el castellano en España. Los cambios introducidos por Wert conforman un nuevo panorama formativo, que en buena lógica debería ser consensuado de la manera más amplia posible. Entre otras muchas cosas, se habla de acortar un año la Educación Secundaria Obligatoria hasta los tres y de alargar otro el Bachillerato, manteniendo la educación obligatoria hasta los 16 años; se plantea eliminar la asignatura Educación para la Ciudadanía, para dar paso a una nueva Educación Cívica y Constitucional, y se propone transformar el sistema de Formación Profesional por un modelo dual. Casi nada. 

@J_L_Gomez

José Luis Gómez

Fundador y editor de Mundiario, también es columnista de la agencia Europa Press. Tertuliano de TVG y Radio Galega, colabora en La Región. Dirigió Capital, Xornal y La Voz de Galicia. Ex director editorial de Grupo Zeta. Autor del libro Cómo salir de esta. Coeditor del Anuario del Foro Económico de Galicia.

Twitter: @J_L_Gomez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios