www.diariocritico.com

Crítica de la película

'El lado bueno de las cosas': Una comedia romántica ejemplar

'El lado bueno de las cosas': Una comedia romántica ejemplar

>> Lea todas las críticas de cine

miércoles 23 de enero de 2013, 20:39h
'El lado bueno de las cosas' es una comedia romántica que se eleva muy por encima de la media dentro de este género tan desprestigiado. David O. Russell juega con maestría con todos los elementos del género logrando evitar los momentos más bochornosos, también conocidos como 'momentos Meg Ryan', a pesar de jugar con las cartas marcadas.
Porque, a pesar de su evidente calidad, 'El lado bueno de las cosas' es una película de género, no autoral. O por lo menos, no del modo en el que se entendería en 'Cahiers du Cinema'. Esto no la hace menos interesante sino que demuestra cómo hasta dentro de un género tan poco original como este se puede sacar un producto más que decente.

El director de películas como 'Tres Reyes' o 'The Fighter' vuelve a demostrar su afición a los personajes extremos. En este caso su pareja protagonista está compuesta por Pat, un hombre que sufre un síndrome bipolar y acaba de pasar 8 meses en una institución mental, y Tiffany, una joven viuda cuya depresión la ha empujado a la ninfomanía. Con semejante pareja protagonista 'El lado bueno de las cosas' no puede ser una comedia romántica al uso. De primeras más que una comedia romántica se trata de una dramedia romántica. Esto se debe al hecho que Russell se toma muy en serio a sus personajes, y no sólo a la pareja protagonista sino a todos los secundarios que la rodean, desde el supersticioso y maniático padre de él, obsesionado por los Philadephia Eagles, hasta su amigo calzonazos, todos están muy bien definidos y logran ser humanos esquivando la mayoría de clichés.

A ello ayuda un reparto en estado de gracia, Bradley Cooper se sacude de un plumazo el sambenito de galán y logra inyectar en la mirada de su Pat, toda la ansiedad y esquizofrenia que requiere su personaje. Robert De Niro desactiva el modo off y vuelve a actuar, algo que no hacía desde tiempos inmemoriales, lo que es, por sí mismo, una gran noticia. Pero es Jennifer Lawrence la que roba el show, su Tiffany es un huracán desbordado que no se sabe muy bien si será lo que estabilice el derrumbado mundo de Pat o lo que finalmente le arrastre a la locura definitiva.

En resumen, una película que, como decían los Monty Python,  busca el lado bueno de las cosas sin necesidad de empalagarnos. Aprende Nora Ephron.

Lea también:

- 'Tabú': Entre lo soporífero y lo fascinante
- Las 10 mejores películas de 2012
- 'El hobbit: un viaje inesperado': ... y ya transitado
'Operación E': Cuando la realidad supera a la ficción
'Golpe de efecto': Imitando a Clint Eastwood
'Fin': El Apocalipsis llega a España
'Todo es silencio': El decepcionante reencuentro entre José Luis Cuerda y Manuel Rivas
'Sinister': Una de miedo que da miedo, pero no da nada más
'Argo': Ben Affleck se confirma como un gran director de género
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios