www.diariocritico.com
En Europa no están por la labor

En Europa no están por la labor

martes 29 de enero de 2013, 13:09h
Por si no bastaban las reiteradas negativas , más o menos explícitas, de los distintos órganos e instituciones europeas a aplicar políticas de fomento del desarrollo económico en España, la canciller alemana Merkel le ha dado un corte drástico a Rajoy aprovechando el breve contacto entre ambos en la capital chilena tras la intervención del presidente español solicitando la aprobación de medidas que facilitaran el crecimiento económico y el empleo. Todo un desaire, y van muchos, al representante del Estado español y al propio país. Y eso que ambos dirigentes comparten ideología y se integran en la misma internacional democristiana.

Después de recibir tan numerosas calabazas de nuestros amigos europeos y más concretamente de Alemania, será necesario volver la vista a nuestras fronteras y tratar de montar una estrategia que nos saque de la recesión y nos lleve a tendencias de crecimiento económico, para lo que el Gobierno cuenta con el ofrecimiento, creo que relativamente sincero, de todos los partidos políticos y organizaciones sindicales y empresariales. Y aunque la situación económica sea grave, nuestro país tiene recursos manifiestos y ocultos -¡vaya fracaso de la "amnistía" de Montoro!- para implementar actuaciones políticas como las recientes de reducir las cuotas de seguridad social de los emprendedores o la prórroga del plan PIVE o la movilización de recursos económicos en el ámbito local, aunque tienen su negra contrapartida en el reglamento de los procedimientos de despido colectivo, suspensión de contratos y reducción de jornada aprobado el viernes pasado, con lo que parece que el Gobierno pone una de cal y cinco de arena: una de arena es la supresión de ayudas al carbón en el año 2015.

Pero la primera actuación que debe emprender el Gobierno debería ser recoger todos los recursos económicos posibles por vía tributaria o por la implantación de tasas en el uso de servicios que aún no las tienen. Ni la privatización de empresas públicas ni la liquidación de las deficitarias son recomendables en este momento, porque privan de medios de consumo y aumentan el desempleo. Como tampoco es solución  sino todo lo contrario, despedir a personal que está prestando sus servicios en sectores tan sensibles como la salud, la educación o la asistencia social, no solo porque atentan contra derechos que tienen amparo constitucional sino también por aumentar las cifras de paro y restringir notablemente las posibilidades de aumentar el consumo interior, causa esta de la extinción de numerosas empresas en el comercio minorista.

El aumento de la recaudación tributaria modificando bases y tipos tributarios ha tocado techo en las presentes circunstancias, pero el ministerio que dirige Montoro no ha prestado verdadera atención a una intensificación de las inspecciones tributarias y a la manifestación de la economía sumergida, que ha aumentado en los últimos tres años. En estos puntos hay un importante nicho de ingresos. Pero el objetivo de aumentar  estos debería ir vinculado a  medidas para impulsar la economía centrándose especialmente en las pequeñas empresas que son las que tienen más dificultades para acceder al crédito y tienen más capacidad para crear más puestos de trabajo.

Todo lo anterior supone reincidir en lugares comunes durante estos últimos tiempos, pero ahora, con los últimos bufidos europeos, hay que buscar soluciones económicas en España. Fuera no están por la labor.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios