www.diariocritico.com
Rectificar es de sabios: ¿va el PP en la buena dirección?

Rectificar es de sabios: ¿va el PP en la buena dirección?

martes 12 de febrero de 2013, 20:47h
Cambio de rumbo en lo referente a las tasas judiciales -a cuatro días del inicio de la 'rebelión judicial'--, en la oposición a la iniciativa popular contra los desahucios, en la negativa inicial a despedir a Jesús Sepúlveda como funcionario del PP y hasta, aunque no se haya dado oficialmente marcha atrás, sino obligados por el Constitucional, en el euro por receta.

A una semana del debate sobre el estado de la nación, el Gobierno y el Partido Popular rectifican respecto de algunas de sus más contestadas decisiones, las más impopulares -valga el juego de palabras- y, en nuestra opinión, al rectificar aciertan. Las tasas y el euro por receta, la primera medida adoptada por el ministro de Justicia Ruiz Gallardón, la segunda por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, eran dos auténticas 'ocurrencias' disparatadas destinadas al fracaso. La oposición a tomar en consideración en el Parlamento la dación en pago para evitar desahucios era simplemente algo que provocaba las iras de la ciudadanía, un desprecio a más de un millón de firmantes. Y lo del marido de la ministra Ana Mato era, sin más, un dislate: que enviasen al portavoz oficial del PP, Carlos Floriano, a decir que el mantenimiento de Sepúlveda como trabajador del PP, en cargo indeterminado, era una cosa casi obligada por el ordenamiento laboral, era, entre otras cosas, una torpeza. Subsanada, a su enérgico modo, por la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal.

Claro que todo esto no basta para restablecer la buena imagen del PP. Claro que con estos mimbres no se hace un cesto vencedor en el debate sobre el estado de la nación. Claro que sigue siendo precisa la gran operación política que Rajoy parece decidido a no poner en marcha; no, al menos, antes de que la economía se encarrile de una forma fehaciente -la política, que debería ser lo primero, queda para después--. Pero todo lo antedicho es, al menos, un buen síntoma: una rectificación es casi una autocrítica, que buena falta nos hace a todos -medios de comunicación incluidos--. Quién sabe si será posible concluir que el PP ha empezado a caminar en la buena dirección al desandar algunos pasos mal dados. O no...que diría el más genuino Mariano Rajoy, el hombre que, horas antes de todo esto, en un acto organizado en Madrid por 'The Economist', hizo gala de su profunda pereza a la hora de cambiar, de verdad, tantas cosas como patentemente necesitan ser cambiadas.


Lea también:

- Rectificar es de sabios: el PP da su brazo a torcer en los asuntos más polémicos

- El PP cede, a medias: permitirá debatir sobre la dación en pago
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios