www.diariocritico.com

La mejor galerista

'Lágrimas de cocodrilo': La gran dama del arte

'Lágrimas de cocodrilo': La gran dama del arte

Elvira González ha recibido el premio Arte y Mecenazgo, a la mejor galerista. Es uno de los tres que concedió la Fundación del mismo nombre coincidiendo con ARCO 2013, cada uno para un género: La artista fue Eva Looz, y el coleccionista, la Fundación Juan March, por su colección de arte contemporáneo.

Pero a mí, estimando mucho el trabajo de Eva Lootz, escultora de vanguardia que ha sabido romper desde muy temprano los soportes y los géneros, y conservar esa sensibilidad tan especial, y admirando la excelente colección de la Fundación March, me pide el cuerpo hoy hablar de Elvira González. Es que una tiene maestras que lo son más allá de la disciplina que dominen, porque son, además de excelentes profesionales, magníficas personas. Y no, eso no es tan común. La elegancia, la generosidad personal y la gracia de Elvira no son nada comunes.

Ni su historia. Elvira González, hija de la bailarina Elvira Lucena -de la que hay que hablar, porque su trabajo de recuperación del folklore y creación del ballet español todavía no está lo bastante reivindicado- iba también para bailarina. Y como bailarina profesional, muy jovencita, recorrió el mundo con la compañía de Pilar López. Siempre le digo que su manera de mover los brazos y de caminar, con esa suerte de armonía, denuncian a las claras la bailarina que fue. Porque lo dejó enseguida. Se casó con un joven -y guapo- pintor, Fernando Mignoni, y se fue a París, donde vivieron unos años la bohemia de los primeros sesenta. Y ya en 1966, y de vuelta en España, montan la galería Theo, que sigue de alguna manera el modelo del gran Kahnweyller, del que, desde entonces, tiene una foto en su mesa de despacho. "Si él aguantó dos guerras mundiales, los demás podemos aguantar algunas crisis" me ha dicho alguna vez. Y eso anima. Y retrata un poco su forma de ser: su coraje y su optimismo.


Y luego está su inteligencia y su ambición. Desde el principio supo que el arte español no podía seguir aislado, y que el secreto estaba en traer a los grandes artistas extranjeros, recuperar a los españoles de fuera, y sacar a los nuestros a airearse un poco por los anchos mundos. Porque eso que ahora es normal, no lo era en la España de los sesentas. Desde la galería Theo, primero, y en la que lleva su nombre, desde 1994, Elvira González está contando una historia cuyos capítulos se llaman Picasso -aquella suite Vollard que los fachas quemaron con vitriolo- o Bacon, Juan Gris o Gargallo, Caneja o Fontana. O Esteban Vicente. O Joseph Albers o Dan Flavin. O Rothko. Y podría seguir, porque son muchos los artistas que han colgado en sus muros, y muchos también los que se ha llevado a tantas ferias y museos. Es probable que ese cuadro que usted admira en el Reina Sofía, o quizá en el Moma o en el Pompidou, esté ahí porque Elvira González hizo el contacto preciso. Elvira y sus hijas, Isabel y Elvira Mignoni, a las que ha ido dando cancha después de su formación académica, y su hijo Fernando, recientemente incorporado a la galería.

Este es el trabajo silencioso de los grandes galeristas, junto a ese otro, que en España sigue siendo tan necesario: el de la formación de las colecciones privadas, la orientación de los coleccionistas, y la colaboración con las instituciones públicas. Y eso es lo que ha reconocido un jurado formado por Rosina Gómez Baeza, Mario Rotllant y Juan Ignacio Vidarte, y lo que han premiado en el trabajo de Elvira González. Una mujer culta, sofisticada y cosmopolita, y... y nada pija, que dice una amiga común. Y un premio precioso, que consiste en una escultura de Miquel Barceló, y la financiación de un proyecto de extensión cultural de la galería.

Una cosa más: el mundo del arte, por lo que me ha tocado conocer, está lleno de banderías. Runfan las cucharas afiladas, se huelen los odios africanos. Porque hay dinero en juego, aunque haya muchas más cosas. Y ella lo tiene claro y me lo dijo hace ya unos añitos: "Se habla demasiado de dinero, que en el arte lo perturba todo". Pues eso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.