www.diariocritico.com

España, a la cola de Europa junto con Irlanda en este mal progreso

La crisis multiplica las desigualdades: los ricos son más ricos y los pobres más pobres

La crisis multiplica las desigualdades: los ricos son más ricos y los pobres más pobres

miércoles 27 de febrero de 2013, 08:42h
Muchos dirigentes se han llenado la boca para decir que las crisis también pueden ser oportunidades. Un estudio del Consejo Ecónomico y Social pone de manifiesto que lo son, aunque sólo para algunos. Entre 2007 y 2011 la brecha entre los más ricos y los más pobres ha crecido. Mientras, en el periodo del boom económico las diferencias se mantenían iguales. Es decir, cuando se genera riqueza no se reparte mejor y cuando llega la recesión la sufren los más desfavorecidos. España es, junto con Irlanda, el país de la Unión Europea donde más han aumentado las desigualdades.
España no ha tenido un modelo de crecimiento sostenible. Eso es algo que esta crisis ha puesto de manifiesto. En el último lustro algunos economistas han comparado la caída de nuestra economía con la de un gigante con pies de barro. Construcción, turismo y consumo han sido los pilares sobre los que se ha sustentado el "milagro español".
 
La consecuencia más visible de esta recesión es el paro y la cara más cruda es el dato de la EPA donde encontramos que en 1,8 millones de hogares no entra ningún salario. Sin embargo, indicadores como el aumento del consumo de bienes de lujo, como por ejemplo los coches de gama alta, muestran que hay una capa social pequeña pero creciente que tiene más poder adquisitivo.
 
El último informe del Consejo Económico y Social analiza la evolución de la distribución de la renta desde mediados de los 80 hasta 2011 y el papel redistributivo que han jugado en ese periodo las políticas públicas. El trabajo constata que en la década de los 80 "se registra una reducción continuada de la desigualdad", truncada con la crisis de la primera mitad de los 90, durante la cual "la desigualdad aumentó". Lo notable sucede a continuación. En el periodo de "fuerte expansión económica y e intenso crecimiento del empleo" comprendido entre mediados de los 90 y 2007 "la desigualdad no se redujo pese a haberse producido un crecimiento económico notable".
 
"El retroceso en la igualdad que se produjo a tenor de la crisis económica de comienzo de los 90 se convirtió en permanente, no habiéndose producido mejoras en el periodo expansivo posterior", señala el informe, que apunta que después de este estancamiento en materia de igualdad en el periodo expansivo se ahonda la brecha entre ricos y pobres cuando llega la crisis: sus efectos en la desigualdad "han sido intensos, habiéndose producido un aumento bastante pronunciado desde que aquella diera comienzo".
 
El texto analiza la distribución de la renta por quintiles, ya que divide la población en cinco tramos en función de su nivel de renta. Los datos evidencian que con la crisis "el porcentaje de renta de los quintiles intermedios se habría mantenido estable, mientras que las variaciones se habrían producido en los extremos, reduciéndose el porcentaje de renta del quintil más bajo y aumentando el porcentaje del más altos". Con la crisis, por tanto, los que tienen más ganan más y los que tienen menos ganan menos.
 

Un mal ejemplo en Europa
 
En comparación con otros países europeos, el ensanchamiento de la brecha es mucho más marcado en nuestro país: "España, junto a Irlanda, es el país de la UE que ha experimentado el aumento más acusado en términos de desigualdad en el último periodo de crisis, mientras que el promedio europeo se mantenía estable".
 
En 2007, el 20% de población con más ingresos tenía 5,3 veces más que el 20% con ingresos más bajos. En 2011, ese multiplicador era 6,8 veces superior. Se trata de un incremento de 1,5 puntos porcentuales en apenas tres años, el mayor y más pronunciado en los últimos años, lo que sitúa a España a la cabeza de la desigualdad en la UE.
 
Otros indicadores también avalan esta tesis. Uno de ellos es el coeficiente Gini que mide la diferencia de ingresos de un país. Si la estadística arrojara un cero, significaría que en ese país hay una igualdad perfecta. El 100 sería la desigualdad más absoluta. España sacó en 2011 un 34. El nivel más alto desde que hay registros. En la Unión Europea solo un país supera a España, Letonia con un 35,2. Cada vez más lejos queda Alemania con el 29, y donde además la distancia de ingresos se ha reducido en los últimos años, o Noruega con el 22,5.
 
Y no es esta la única estadística que muestra que la desigualdad está creciendo en España. Otro de los indicadores recogidos por Eurostat, el llamado ratio 80/20, establece una relación entre el 80% de la población que más ingresa y el 20% de la que menos ingresa. Los valores más altos indican mayor desigualdad. Y aquí España bate récord, saca un 7,5. Es la nota más alta de los Veintisiete, que obtuvieron de media un 5,7. Ni Letonia en este caso supera a España, ya que se quedó en 2011 en el 7,3. Alemania tiene un 4,6.
 

El empleo, no siempre determinante
 
Una de las conclusiones del análisis es que la creación de empleo no es garantía de reducción de la desigualdad, como prueba que en el periodo de bonanza en España, cuando se crearon millones de puestos de trabajo, la brecha entre ricos y pobres permaneciera estable. Más que el empleo, dice el estudio, es "la intensidad laboral de los hogares, la distribución intrafamiliar del empleo o el desempleo y el peso de las ocupaciones de salarios bajos" lo que más importa.
 
Así, a diferencia de otros países europeos "en España la más alta incidencia del desempleo, la rotación laboral y la todavía menor tasa de actividad de las mujeres son factores que actúan en detrimento de la intensidad laboral de los hogares y, por ende, de la seguridad y cuantía de los ingresos". Así, la persistencia e incremento de la desigualdad de rentas tendría mucho que ver, según el informe, con el "fuerte peso de la contratación temporal" en España y con la importancia de que la "persona de referencia del hogar" tenga o no trabajo. "Cómo se distribuye el desempleo en el hogar es de suma importancia en el desarrollo de la desigualdad", señala el texto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios