www.diariocritico.com
Discurso light de Don Felipe en la emotiva ceremonia de los 'Príncipes'

Discurso light de Don Felipe en la emotiva ceremonia de los 'Príncipes'

Para algunos de los presentes, el Príncipe Felipe realizó una lectura sin enjundia en el teatro Campoamor durante la entrega de los Premios que llevan su nombre, en la que mencionó, entre otros el problema del cambio climático. Eso sí, sin ir contra nadie, según fuentes de Zarzuela. El Príncipe se comprometió asimismo  "como heredero de la Corona" a dedicar "todos sus esfuerzos" en la "gran empresa de hacer de España una sociedad cada vez más sólida y cohesionada en torno a los principios y valores de la Constitución".

Durante su discurso, el Príncipe de Asturias ensalzó los valores de cada uno de los galardonados, los mismos que inspiran y representan los propios galardones. Unos valores que, según el Príncipe, son "un ejemplo vivo de lo que también los españoles nos propusimos hace ahora treinta años para nuestro país y que seguimos construyendo para las futuras generaciones". 

   Unos galardones que representan un "valioso patrimonio cultural de una España en incesante progreso, de una España esperanzada y comprometida con todo lo que alienta y eleva la formación intelectual y moral de los seres humanos".

   En este sentido, Don Felipe destacó el valor de la diversidad que representan los galardonados a lo largo de los casi treinta años de existencia de los Premios Príncipe de Asturias. "Hombres y mujeres que vienen de lugares muy distintos y lejanos del mundo, hablan diferentes lenguas y se sienten partes de culturas, tradiciones y creencias muy variadas", dijo el Príncipe.

   Hombres y mujeres que representan, como dijo el heredero de la Corona, "por encima de todo la lucha por los Derechos Fundamentales, especialmente por el derecho a la vida y a la dignidad de las personas, son defensores de la libertad y de los valores democráticos y son capaces de convivir en la diferencia y considerar su propia diversidad como una fuente de enriquecimiento colectivo".

   Del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, además Premio Nobel de la Paz, Al Gore, destacó Don Felipe su "valentía y tesón" en conseguir que las advertencias sobre las consecuencias de la degradación medioambiental "sean escuchadas".

   "Para que seamos más conscientes de que sólo si conservamos este patrimonio heredado, ese tesoro que es nuestra Tierra, sólo si evitamos que nuestro hermoso planeta y nuestro verdadero hogar se degrada hasta extremos irreversibles, habremos cumplido uno de nuestros mayores deberes como seres humanos", aseveró el heredero de la Corona española en presencia de su esposa, Doña Letizia, y de su madre la Reina Doña Sofía.

   La "insobornable esperanza de Dylan"

   Pese a su ausencia, Don Felipe se refirió en su mensaje al Premio Príncipe de Asturias de Las Artes, Bob Dylan, del que destacó su "insobornable esperanza de este músico austero, su sensibilidad y la fortaleza de sus sueños".  También resaltó "la entrega a los demás" así como "el servicio a las causas más justas como forma de vivir cuando lo que está en juego afecta tan directamente a la vida humana".

   Para Don Felipe, Peter Lawrence y Ginés Morata, los "dos eminentes científicos" que recibieron el Premio de Investigación Científica y Técnica, ilustran "el valor del esfuerzo, inteligente y lúcido, para "incorporar al patrimonio del conocimiento los detalles de la formación y regeneración de los organismos complejos, el porqué algunas células están programadas para morir al servicio del desarrollo de los seres vivos o también la forma en que estos envejecen".

   Del "extraordinario escritor" Amos Oz, Príncipe de Asturias de Las Letras, Don Felipe de Borbón resaltó su labor como "gran defensor de la paz en el mundo" así como el mensaje de su obra "que nos dice que el fanatismo es la plaga más perversa, es una fuerza ciega que obliga a renunciar a ser uno mismo". Para evitarlo, continuó Don Felipe, "Oz nos recuerda, con páginas llenas de imaginación y de profunda belleza que no se puede imponer la creencia propia con las armas ni con la violencia".

   Las revistas científicas 'Nature' y 'Science', Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, "ejemplifican" según el Príncipe "la dirección segura que puede y debe seguir una sociedad avanzada" que es "poner de relieve el mayor grado de conocimiento científico, de saber y a la vez difundirlo de la manera más rigurosa y profunda, haciéndolo universal". El Príncipe valoró "altamente la labor de ambas publicaciones por haber acercado la ciencia a la vida".

   Don Felipe ensalzó los valores de la Europa unida a la hora de hablar del sociólogo anglo-alemán Ralf Dahrendorf, que tampoco pudo acudir a la ceremonia por motivos de salud. "Comprometido con la libertad y con la democracia, gran defensor de Europa y de los fundamentos que sustentan su unión, Dahrendorf ha destacado la importancia histórica y la trascendencia que el hermoso proyecto europeo tiene para el mundo", dijo Don Felipe en presencia de la mujer del sociólogo que acudió a recoger el galardón.

   Recordó, en este sentido, la "preocupación" del Premio Príncipe de Ciencias Sociales por "lograr que el proceso unitario de los europeos este basado en sociedades abiertas y cosmopolitas, comprometidas con la solidaridad y la justicia".

   Ejemplo para los más jóvenes

   Para Don Felipe, "la fuerza de deportistas como Michael Schumacher es un ejemplo para los más jóvenes de la capacidad del ser humano para superar los más difíciles retos, de los beneficios que conllevan el sacrificio y la abnegación de los grandes campeones que luchan por convertir en permanente éxito su trabajo". Pero tampoco se olvidó el Príncipe de destacar los valores humanos del piloto de Fórmula I que "engrandecen aún más sus triunfos y que han sido reconocidas por diversas organizaciones".

En este sentido, menciono las donaciones de Michael Schumacher a causas humanitarias. El Príncipe concluyó su repaso a las lista de galardonados con una mención al Museo del Holocausto de Jerusalén, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Para Don Felipe, este premio permite "expresar el homenaje más emocionado de respeto, reconocimiento y afecto a los millones de víctimas inocentes del Holocausto".

   "El inmenso dolor, la profunda tragedia que supuso la 'Shoah' para el pueblo judío y para el mundo entero y que Yad Vashem simboliza, constituyen, en definitiva, un referente ineludible del compromiso que todos tenemos contraído con los derechos humanos, con los derechos humanos, con la libertad del hombre y con su inalienable dignidad", concluyó Don Felipe antes de dar por clausura esta edición de los galardones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios