www.diariocritico.com

Sáenz de Santamaría confirma que se reformarán seis leyes

El Gobierno constituye el grupo para estudiar las medidas contra la corrupción política

El Gobierno constituye el grupo para estudiar las medidas contra la corrupción política

miércoles 13 de marzo de 2013, 19:30h
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha presidido la reunión constitutiva del Grupo de Trabajo sobre Regeneración Democrática. El Grupo, que estará coordinado por el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, está integrado por el director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, así como por representantes de primer nivel de los ministerios de la Presidencia, Justicia, Hacienda y Administraciones Públicas, e Interior.
En la reunión constitutiva, Soraya Sáenz de Santamaría ha pedido a los integrantes del Grupo de Trabajo que dediquen todos los esfuerzos y medios al alcance del Gobierno para fortalecer las instituciones y cerrar espacios a la corrupción en la vida pública.

Fue Mariano Rajoy quien, en el discurso en el Debate sobre el Estado de la Nación, lanzó una propuesta de acuerdo lo más amplio posible para adoptar un programa eficaz de medidas de regeneración democrática. El acuerdo se materializó en una propuesta de Resolución, aprobada con un amplio respaldo por el Congreso de los Diputados el pasado 26 de febrero, que contiene un amplio abanico de medidas políticas, jurídicas y de orden práctico que supondrán más límites, más control y más transparencia en la actividad pública.

El impulso de estas medidas corresponde tanto al Gobierno de la nación, que instrumentará las reformas legislativas necesarias para hacerlas efectivas, como a los Grupos Parlamentarios, que habrán de abordar las cuestiones que corresponden a las Cortes Generales.

Sáenz de Santamaría ha reclamado a los miembros del Grupo de Trabajo que dediquen el máximo esfuerzo a la puesta en marcha de las medidas, porque estas reformas constituyen también una prioridad de Gobierno.

Propuestas normativas para esta 'prioridad' del Gobierno

En su primera reunión, el Grupo de Trabajo ha marcado las tareas que han de emprender los ministerios en relación con todas y cada una de las medidas. Concretamente, la Vicepresidenta ha encargado a los integrantes del Grupo de Trabajo la elaboración de las siguientes propuestas normativas:

1. Ley Orgánica de Control de la Actividad Económica y Financiera de los Partidos Políticos. Las medidas se proyectarán sobre los partidos, como obligados por la norma, y sobre el Tribunal de Cuentas, como responsable del control y fiscalización de los mismos. Supondrá la reforma de la Ley Orgánica 6/2001, de Partidos Políticos, y de la Ley Orgánica 8/2007, de Financiación de los Partidos Políticos. El contenido del Anteproyecto de Ley incluirá:

- Obligación de establecer un procedimiento de aprobación de cuentas en los estatutos de los partidos. Las cuentas deberán ser aprobadas y remitidas al Tribunal de Cuentas en los primeros tres meses del año siguiente al ejercicio al que se refieran.

- Obligación de depósito de las cuentas en un registro público.

- Regulación de la figura del responsable de la gestión económico-financiera de los partidos políticos.

- Comparecencia anual obligatoria del responsable financiero de cada partido ante la Comisión Mixta del Tribunal de Cuentas.

- Establecimiento del deber formal de colaboración del responsable de la gestión económico-financiera con el Tribunal de Cuentas.

- Establecimiento de un procedimiento normalizado de contratación por parte de los partidos políticos.

2. Reforma de la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas. Se pretende dotar al Tribunal de más medios para el ejercicio de sus funciones y de articular más instrumentos de control para optimizar su capacidad de respuesta. El contenido de este Anteproyecto de Ley recogerá:

- La definición de fórmulas de colaboración entre el Tribunal de Cuentas y determinados organismos públicos como la Agencia Estatal de Administración Tributaria, el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Oficina de Conflictos de Intereses.

- La fiscalización por parte del Tribunal de Cuentas de todos los ingresos y gastos de las fundaciones vinculadas a los partidos políticos.

3. Reforma de la Ley de Contratos del Sector Público. El objetivo es el fortalecimiento del régimen de las prohibiciones de contratación con el sector público a todas las personas físicas y jurídicas condenadas por delitos relacionados con la corrupción.

4. Ley Reguladora del Ejercicio de las Funciones Políticas. Se trata de aprobar un verdadero Estatuto del Cargo Público al servicio de la Administración General del Estado. Esta norma incluirá, entre otras, las siguientes medidas:

- Establecimiento de escalas de retribución de los cargos públicos de la Administración General del Estado.

- Regulación de la publicación de las declaraciones tributarias, de bienes y de actividades de los cargos públicos.

- Realización de auditorías de la situación patrimonial de los altos cargos al final del mandato.

- Determinación y límites de los sistemas de protección social.

- Limitación de la compensación tras el cese.

- Refuerzo de la Oficina de Conflicto de Intereses.

5. Reforma de la Ley Orgánica 10/1995, del Código Penal. El objetivo de esta reforma es el endurecimiento de las penas asociadas a los delitos relacionados con la corrupción.

En concreto, se analizará el tratamiento penal de los siguientes delitos existentes en la legislación penal y de nuevos comportamientos que pudieran ser incorporados: prevaricación; cohecho; apropiación indebida; malversación de caudales públicos; tráfico de influencias; fraudes y exacciones ilegales; delitos urbanísticos; omisión o falsedad deliberada por parte de los partidos políticos de sus cuentas y patrimonio social; financiación ilegal y enriquecimiento injustificado de los cargos públicos electivos. Asimismo, se aumentarán los plazos de prescripción para esos delitos.

6. Reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y, en su caso, de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Con esta reforma se busca clarificar las reglas de atribución de  competencia a los Tribunales y la agilización de los procedimientos para la persecución de los delitos de corrupción, para que el tiempo de respuesta ante el delito no sea, en ningún caso, ni una forma de impunidad para el delincuente, ni una condena pública sin sentencia. Concretamente, se estudiarán las siguientes medidas:

- Modificación del régimen de competencia de los delitos conexos.

- Diferimiento de la determinación de la responsabilidad civil a un proceso civil posterior para paliar los retrasos que afectan a la finalización de los procesos penales.

 
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios