www.diariocritico.com
Imagen de Santa Águeda para ilustrar la opinión de Águeda del Pozo
Imagen de Santa Águeda para ilustrar la opinión de Águeda del Pozo

La peineta de Chipre a los mercados... y a la UE

viernes 22 de marzo de 2013, 12:28h
A los pobres chipriotas les queda mucho por sufrir, no me cabe duda. Pero ya era hora de que alguien plantara cara a esos mandamases conocidos y a otros oscuros poderes económicos que están asfixiando a los ciudadanos.
 
No vale todo, no. No vale todo para salvar a la macroeconomía. No puede ser que conseguir datos positivos se haga a costa de ahogar al pueblo. Mucho menos cuando esa dura austeridad que nos imponen sólo consigue como resultado más recesión y más paro.
 
¿Dónde ha quedado la política incapaz de hacer frente al mandato de los mercados? ¿Qué queda de la democracia cuando unos señores que no han sido votados por nadie mandan a aquellos que hemos elegido como nuestros representantes?
 
El denostado, y con razón en muchos casos, Felipe González comentaba hace ya unos años, cuando el "problema" de la UE era Grecia, que faltaba liderazgo político en la Unión. Que los 27 no podían, no debían consentir que los banqueros, a los que hemos rescatado, estamos rescatando con nuestros impuestos, nos pongan, además, sus condiciones. Condiciones que en ningún caso piensan en el interés general y sí en sus propios intereses, económicos, claro. Amén.
 
¿Alguien cree que Helmut Kohl, compañero de filas de Merkel, habría hecho o consentido que se hiciera la política que hace ahora su sucesora? Yo estoy segura de que no.
 
Desgraciadamente hemos perdido una generación de políticos europeos que creían en la unión política y económica de Europa. Que pasito a pasito, lenta pero firmemente, iban construyendo la Unión, con mayúscula.
 
La falta de liderazgo de nuestros dirigentes europeos, su carente europeísmo nos lleva a la perdición. Y por el duro camino se pueden ir quedando muchos de los nuestros . Hoy es Chipre quien está en la picota. ¿Y mañana? Prefiero no pensar, prefiero no poner nombre.
 
Desde aquí, mi humilde apoyo y mi respeto a esos chipriotas que se han echado a la calle y a sus parlamentarios que supieron escuchar la protesta de sus conciudadanos y que desde un país pobre y pequeño le han hecho la peineta a la UE, obediente súbdita de los más oscuros e inhumanos intereses económicos. Ojala y resistan, ojala y obliguen a doblar el espinazo a quienes les amenazan con el destierro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios