www.diariocritico.com
Escrache 2020

Escrache 2020

viernes 29 de marzo de 2013, 10:11h
Recordarán nuestros lectores el éxito de la loable, por tantas cosas, Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) hace siete años, en el 2013, cuando los 186 diputados del Partido Popular votaron en bloque el texto propuesto por dicha Plataforma y Ada Colau sin modificar ni una coma. Ello fue posible gracias a las acciones democráticas de presión frente a los domicilios de los 186 supuestos representantes de la voluntad ciudadana.

Con el actual gobierno de izquierdas, apoyado por la mayoría parlamentaria formada por los diputados del Nuevo Partido Socialista Socialdemócrata Federalista y los de Izquierda Verde Cinco Estrellas, se han multiplicado los episodios de escrache, y la palabra se ha incorporado con toda normalidad a nuestro lenguaje cotidiano, al igual que las concentraciones de indignados representantes del pueblo lo han hecho a nuestros paisajes urbanos, con su cortejo de ruidos, carteles y consignas populares bien rimadas. 

Los abogados son uno de los grupos democráticamente perseguidos. Lo son en la acera o mientras toman el aperitivo con sus familias y amigos. Grupos organizados de clientes irrumpen en los locales; sus asuntos legales no han sido llevados en los tribunales con la diligencia, que a juicio de los perjudicados, hubieran merecido sus casos. Exigen de jueces y magistrados fallos favorables a sus intereses y cambios en las leyes si ello es necesario.

También los profesores son abordados en la calles e interpelados al salir de sus portales por bandas de estudiantes. Muchos de ellos, se quejan, han agotado sus convocatorias de gracia sin haber aprobado las asignaturas correspondientes, lo que les condena a dejar sus estudios con la pérdida del dinero invertido en repetidas matrículas hasta ese momento. Algunos de estos estudiantes, vestidos de tunos y con aspecto de cuarentones se quejaban ante nuestras cámaras de tener que seguir viviendo en casa de sus padres por culpa de rectores y profesores, y amenazaban con proseguir con sus movilizaciones hasta obtener la completa satisfacción de sus justas demandas, que incluyen cambios en las leyes para conseguir lo que consideran un derecho inalienable; poder seguir estudiando "sine die" y sin recargos en el precio de sus matrículas.

Nadie quiere vivir ya en el mismo portal que un diputado. Un propietario, para presionar a la promotora responsable de construir su urbanización, ha colgado un cartel en su vivienda que reza "Se alquila o vende sólo a políticos". Desde entonces no se ha vendido ni una casa más en esa urbanización. Otros propietarios alquilan los pisos por un euro a los diputados, para que su presencia fuerce a otros inquilinos a desalojar el inmueble.

Pero sin duda las movilizaciones más numerosas, las persecuciones más espectaculares por las calles, las protagonizan hoy los miembros de la Plataforma Contra los Matrimonios Homosexuales acosando en sus domicilios a los diputados del Nuevo Partido Socialista y de Izquierda Verde, incluyendo a la parlamentaria Ada Colau elegida en las listas de esta última formación. Esta plataforma, defensora de los valores familiares más tradicionales, se releva frente a los portales de estos políticos día y noche, y se han juramentado a seguir haciéndolo hasta la modificación en el Parlamento de la ley sobre el matrimonio homosexual. Cuando uno de estos diputados planta el pie en la acera de la ciudad es perseguido por indignados miembros de la plataforma. Los gritos de anticristo, y otros en defensa de los derechos de los niños adoptados por las parejas del mismo sexo, se alzan tras los políticos sordos al clamor del pueblo, acompañados por agitar de crucifijos y asperjar de agua bendita con hisopos preparados a tal fin. Los números de teléfono privados de los responsables del sufrimiento de esos niños y del deterioro de ese pilar cristiano que es la familia son repartidos en papelitos a los viandantes. Se les anima así a llamar a cualquier hora del día o mejor, de la noche, a los interpelados por el pueblo, dispuesto a ejercer así su libertad de expresión hasta ver sus demandas satisfechas.

En Italia, Silvio Berlusconi vuelve a disputar a Beppe Grillo la presidencia de la Tercera República al presentarse, otra vez, a las elecciones italianas. Su rival dice que es para burlar un nuevo procesamiento por relaciones con una menor. A sus 84 años ha decidido seguir el ejemplo argentino y español de los escraches. Su partido organizará concentraciones democráticas frente a los domicilios de los magistrados y jueces encargados de juzgarle. "Il cavaliere" ha dicho que la justicia es "política" para relativizar sus presuntos delitos "políticos", según los ha calificado, y que los ciudadanos dejarán clara cual es la voluntad popular sobre su encausamiento.


Lea también:
- Interior declara la guerra a los 'escraches' a políticos

- La tensión social aumenta: de los 'escraches'... al boicot parlamentario en Galicia
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    19601 | B T-M - 30/03/2013 @ 11:09:35 (GMT+1)
    Kale Borroka significa lucha en la calle en una traducción libre. En ese sentido tiene razón Savater al calificar así los escraches de la PAH. Pero eso no significa transmutarse en organización asesina. Más apropiado es recordar la socialización del sufrimiento planteada por la ponencia "Oldartzen" elaborada por los batasunos en 1994. Recordemos sus premisas: se trataba de extender la presión a los políticos "españolistas" percibidos como enemigos, pero también justificaba la agresión verbal o física a cualquiera opuesto a los planteamientos victimistas abertzales. Se empapelaban las calles y los portales con fotos de los señalados por el dedo de la comunidad nacionalista radical, que desde su condición de "víctima" de un supuesto "conflicto" pretendía hacer sufrir, en un grado que iba del insulto callejero a la incomodidad del acoso domiciliario. Con la diana de ETA y el asesinato implícita, o explícitamente, planeando sobre la ekintza zuzena (acción directa). Esto es lo que falla en la comparación con ETA, a la que acabaremos concediendo el beneficio de la banalidad intrascendente a base de compararla con cualquier grito en la calle.
    19600 | Citando a Fernando Savater - 30/03/2013 @ 10:58:07 (GMT+1)
    Una cosa es ser escuchados y otra ser obedecidos. Los representantes electos (no digo "los políticos" porque políticos son también, para lo bueno y lo malo, quienes les interpelan) deben tomar en consideración las voces ciudadanas apremiantes que les llegan, aunque no sea por el conducto reglamentario, pero luego tienen que decidir de acuerdo con su leal saber y entender pues para eso fueron votados por mucha más gente de la que suele manifestarse. Que se vean escarnecidos en sus vecindarios, coaccionados con simulacros de linchamiento y se intimide a sus familias no solo es democráticamente intolerable sino que arroja sombras de sospecha sobre la "espontaneidad" de los que protestan. Quienes se desgañitan diciendo que si no se les hace caso no hay democracia son poco de fiar. Porque la democracia consiste también en procedimientos, garantías y respeto institucional: lo demás es demagogia y populismo, o sea democracia basura. El que crea que una buena causa justifica malos modos debe recordar que abre la puerta a que sean empleados para otras menos de su gusto: hoy puede ser para acabar con los desahucios, pero mañana para abolir la despenalizacióin del aborto o la doctrina Parot, quizá para reivindicar la pena de muerte. Bienvenida la participación más amplia y enérgica de los ciudadanos, no de los borrokas.
    19598 | B T-M - 30/03/2013 @ 01:29:38 (GMT+1)
    Muchas gracias por su comentario, señor Kroker. Certero, como siempre. Como ya ve no puedo estar más de acuerdo con usted en lo de repartir culpas a diestro y siniestro. No hay Adas buenas ni trolls malos. Nadie es bueno o malo, genio o estúpido. Todos somos contradictorios, complejos, polifacéticos; al igual que nuestros actos. Forzar la realidad para hacerla encajar en un esquema dualista, como hacen algunos de manera infantil es simple y reduccionista; nos proporciona la seguridad de los prejuicios, de lo preestablecido, evitándonos el engorro de pensar. Una plataforma de afectados puede tener loables objetivos, inmejorables iniciativas y meter la pata hasta el corvejón cuando viola la privacidad de las personas invadiendo la esfera personal o doméstica de quien no esté de acuerdo con ellos. Pero determinados personajes del gobierno no se quedan a la zaga en torpeza política. Equiparar a los de la PAH con ETA es una idiotez, tirar piedras contra el propio tejado y dar munición a los de enfrente. Estamos ante el dilema tantas veces formulado en este país ¿Vencer o convencer? Amenazar con la detención de los indignados protestantes de la PAH, como ha hecho el supernumerario Ministro del Interior, es de una incompetencia política comparable a sus declaraciones sobre el matrimonio homosexual, cuando afirmó que la pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaría garantizada. O que era necesario defender la presencia pública de la religión, exponiéndose así a una denuncia de las juventudes de su partido por adoctrinamiento indebido.
    19592 | kroker - 29/03/2013 @ 23:51:33 (GMT+1)
    Pues si, yo tampoco estoy a favor de esa medida de presión, pues cualquiera estaría legitimado para perseguir a todos aquellos que no hacen lo que en justica él cree que deben hacer. Me niego a pronunciar el palabro en cuestión, así que lo llamaré "convoluto", como aquella famosa palabra inventada para describir algo indescriptible. Este país marcha a pasos cada vez más largos hacia el abismo económico, político y social. No falta los "flagelantes", que tratan de vendernos que todo lo que nos pasa lo tenemos merecido. Bueno, puede que sí, puede que no, pero lo cierto es que cada parte tiene su porción de culpa. Unos más que otros, pero culpa a fin de cuentas. Tratar de focalizar todo esto en determinadas personas no parece correcto, excepción hecha de las preferentes, en cada afectado debería querellarse criminalmente contra el director de sucursal que lo estafó/engañó/ o simplemente traicionó l confianza del ahorrador. No se puede tampoco cargar con todas las culpas al PP, es fácil ahora que Rubalcaba (es zombi que dirige al PSOE), trate de hacer el mundo enredador, cuando hasta no hace muchos meses, era parte del gobierno de la nación; lo de los desahucios no es de hace unos meses para acá precisamente. La única conclusión a la que puedo llegar, es que el sistema está ya caducado. Desde el momento en que los ciudadanos no se sienten representados y tienen que recurrir un tipo de protesta callejera más que cuestionable, es que algo ya no funciona en este país. Y no se sienten representadnos, no ya por gobierno y el partido que lo sustenta, sino ni siquiera por la oposición. Cuando ni la Jefatura del Estado está a salvo de las criticas no tanto por lo hecho, sino por lo dejado de hacer, cuando los bancos no hacen sino saquear a los ciudadanos, engañándolos, robándoles, estafándoles; cuando los empresarios en lugar de estar generando riqueza, en lo único que piensan es en sacar el dinero del país a paraísos fiscales, cuando la UE se ha convertido en una máquina al servicio de potencias extrajeras, que lo único que desean es la defensa de sus exclusivos intereses, a costa del resto de de otros estados de la Unión. El ciudadano perplejo estalla, y en parte hay que comprenderlo.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.