www.diariocritico.com

Crítica de la película

'El Gran Gatsby': Luhrman rema contra Fitzgerald

'El Gran Gatsby': Luhrman rema contra Fitzgerald

>> Lea todas las críticas de cine

jueves 16 de mayo de 2013, 17:36h
Es difícil tener una opinión sobre el 'Gatsby' de Baz Luhrman, en primer lugar porque es efectivamente el Gatsby de Luhrman y no el de Fitzgerald el que estamos juzgando y, en segundo lugar, porque no es un total fracaso pero aun así la principal sensación que deja es la de decepción. Sobre todo si estás familiarizado con el libro.

La película, como no podía ser de otra forma firmándola quien la firma, es un tremendo castillo de fuegos artificiales, en el que la mansión de Gatsby ejerce de Moulin Rouge de la película más afamada de Luhrman. Lo malo es que el director parece más preocupado en el brillo visual de su película que en el (magnífico) texto en el que se basa. Luhrman ha debido de tener sueños de grandeza y se ha sentido Gatsby, o por lo menos ha rodado como lo habría hecho Gatsby, sin enterarse, o quererse enterar, que la historia está escrita desde el punto de vista, mucho más lúcido del observador reflexivo que es Nick Carraway. Al final le ha quedado una historia de amor trágico, cuando detrás de 'El Gran Gatsby' hay mucho más.

En el fondo, y en la forma, este Gatsby tiene mucho más de 'Moulin Rouge' que del libro de Scott Fitzgerald, y no es que Luhrman no se esfuerce en utilizar textualmente las palabras del gran escritor de la Generación Perdida, pero su tono grandilocuente y burlesco no casa con muchos de sus sentimientos. Gatsby parece ser el único personaje que funciona en la película, y no sólo por una nueva lección interpretativa de Leonardo DiCaprio, sino porque es al único al que parece comprender el director, con sus delirios de grandeza y su obsesiva y fascinante personalidad. El resto de personajes quedan desdibujados, el fundamental Carraway entre ellos, aunque lo peor queda para Daisy, una desdibujada Carey Mulligan que no está a la altura de esa mágica luz verde que, tanto en la película como en el libro, representa los sueños imposibles que, a veces, logramos tocar con los dedos, antes de que se deshagan en nuestras manos. La culpa no es entera de la actriz, el director no sabe muy bien como es su personaje y eso afecta a toda la película. ¿Dónde están las sutilezas de la voz que está llena de dinero? A dinero antiguo, por cierto.


Fuegos de artificio

El despliegue visual de Luhrman es, a ratos, divertido, aunque es de todo menos sutil, como sí es la prosa de Fitzgerald. El director australiano no ve las distintas capas del texto y se contenta con explotar como los fuegos artificiales que anuncian, a ritmo de 'Rhapsody in blue' la primera aparición de Gatsby. En estos momentos su película funciona, luego cuando se tiene que meter en delicadezas, como en el primer encuentro entre Gatsby y Daisy el director no encuentra el tono. Es en esos momentos cuando me doy cuenta de lo mejor director que sería Luhrman si se dedicase a hacer divertidos musicales tipo 'Grease' o 'Mamma Mia', sin demasiada profundidad, en vez de meterse en harina de Shakespeare o Scott Fitzgerald.

En cuanto a la idea de cambiar ragtime y jazz, por rap y hip hop, no estoy del todo seguro de que funcione, y no porque no sea una buena idea pero si nos ponemos a actualizar ¿por qué no hacerlo con toda la película en vez de solo con la banda sonora? El director podría haber trasladado toda la acción a nuestro tiempo, y es que la reflexión de Fitzgerald sobre el sueño americano y una clase privilegiada que vive en un mundo separado del común de los mortales podría haberse escrito ahora. Pero no, el director ha decidido quedarse en los locos años 20, sacándonos a 'flappers' vestidas como Coco Chanel pero ha preferido cambiar a Paul Whiteman por Jay Z. ¿Por qué en cambio siguen bailando el charlestón?

Supongo que, como en todo el cine de Luhrman, el director prefiere el estallido de los sentidos a la pincelada fina. Aun así no se puede calificar a esta adaptación como un absoluto fracaso, el material es excelente y Di Caprio cumple con creces pero evidentemente no es la mejor adaptación posible. Si a la versión de 1974 le faltó más garra desde la dirección a esta puede que le haya sobrado. No es este un cine de sugerir sino de mostrar, más bien de bombardear a través de música e imágenes, con lo que no puede estar más en contraposición con una literatura como la de Fitzgerald, así que apropiándonos de las palabras del escritor de 'Suave es la noche' podríamos decir que Luhrman en 'El Gran Gatsby' rema contra el propio Fitzgerald.

Lea también:

- 'Un lugar donde refugiarse': Ése lugar es la sobremesa de Antena 3

- 'Tipos legales': El crepúsculo de los dioses

- 'Efectos secundarios': Soderbergh se despide a lo grande

- 'Posesión Infernal (Evil Dead)': Casi a la altura de la original... aunque falta Bruce Campbell

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.