www.diariocritico.com
El sexo es vida: Cambiar la escena sexual

El sexo es vida: Cambiar la escena sexual

- Por Ana de Calle

viernes 17 de mayo de 2013, 10:29h

Cuando el deseo sexual está bajo, imaginarse una escena sexual puede despertar ese apetito erótico dormido, porque hay ocasiones en las que se hace necesario introducir un cambio, y si en un plato apetecible añadimos algunos ingredientes con los que no contábamos ...

La libido y las fantasías deben ser aliadas ayudándonos a proyectar imágenes eróticas, no a dejarse llevar por las que nos entristecen, nos obsesionan o nos repugnan. Hay personas que les asaltan fantasías incestuosas o violentas y se sienten invadidas por sentimientos de culpa, tienen que aprender a dirigir su mente y concentrarse en lo que les resulte más placentero. Aprenden a tener un control sobre su cuerpo y a compartirlo con quien quieran, con alguien que les desea y a quien desean, sin prejuicios, libremente, dejándose llevar por sus instintos.

Si sienten atracción es que hay una afinidad entre ambos. Se trata del erotismo que falta en la pareja, y el erotismo está en cualquier parte aunque no se llegue a más ... Muchas mujeres no se atreven a dar el primer paso dado que viven en un país donde eso les gusta hacerlo a los hombres, tienen algo atrofiada la seducción y la utilizan de un modo más sutil.

Piensan que debe ser el hombre el que las inicie, que para eso es un experto. Me parece mucha responsabilidad para un hombre! Creo que ella tendría que enviarle señales con una sonrisa o con una pregunta para que se quede con ella. También una mirada directa a los ojos puede ser muy erótica. Claro si la mujer se siente insegura con un hombre que acaba de conocer ... porque teme ser forzada, puede impedir las relaciones sexuales aunque desee tener una aventura.

No hay que olvidar los besos que aportan mucho morbo a la relación sexual posterior. Aquí se genera la química que muchas veces va a indicar lo que va a haber después. Con el beso empieza a desarrollarse el tacto, el olfato, el gusto, y los labios son sensibles a ese contacto y perciben la humedad de su boca. Se olfatean las entre ellos, porque la nariz de cada uno toca la del otro. Ambos se tocan y se absorben feromonas, que son sustancias sexuales que huelen y que indican al cerebro si  esa persona nos agrada o no. 

Nosotros los sexólogos solemos decir a los pacientes si tienen o no pareja estable, que es importante pedir lo que se desea, que nuestros amantes no son adivinos. La comunicación y la confianza mutua son las bases de un buen acoplamiento. Así mismo que él o ella nos diga lo que le gusta, para no sentirnos torpes, ni forzados. Y puede ser a través de la comunicación verbal o no verbal, es decir con el cuerpo.

Muchas de las inhibiciones sexuales que sufrimos tienen su origen en la relación con nuestros padres. Ellos poseen una herramienta  de enseñanza muy poderosa que es el afecto que nos profesan. Y es que algunos padres pueden ser para sus hijos una fuente de información excelente, aunque muchos tienen una conducta sexual muy rígida que no va a ser útil para formar a las nuevas generaciones.

_____________________________

Ana de Calle
Sexóloga y Terapéuta de Pareja
www.elsexoesvida.com

Anteriores artículos:

- Si el hombre se masturba ¿por qué lo hace?
- El matrimonio no consumado
- Coito doloroso en el varón
- La destreza del hombre en el sexo
- Todos los artículos de Sexualidad>>

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios