www.diariocritico.com

¿Fusilar a Companys? Menuda barbaridad...

miércoles 22 de mayo de 2013, 19:20h
Nada, que no hay nada que hacer. Es lo que uno -y perdón por personalizar en esta ocasión: hoy, me temo, toca, muy a pesar mío-piensa a veces al encontrarse con ciertos episodios de esa cierta 'guerra mediática' entre lo que llaman 'Madrid' y lo que otros llaman 'Cataluña'; que, menos mal, ni es todo Madrid ni toda Cataluña. El caso es que una emisora a la que algunos consideran 'oficialista' de la Generalitat catalana -a saber...- pone en mi boca esta frase, textual: "Y si fusilamos a Companys, mejor todavía". Horror. En efecto, pronuncié esa frase en el curso de una tertulia radiofónica en la Cope, en Badajoz, en un programa al que también asistió el presidente de Extremadura, José Manuel Monago, personaje controvertido, como se sabe, en algunos ámbitos catalanes.
Solo que el significado de mis palabras, si no hubiesen sido sacadas de contexto, era absolutamente el contrario, y el tono era, como bien se percibe en la grabación, claramente sarcástico: estaba diciendo -es mi línea de expresión habitual-que con Cataluña hay que negociar, que no basta con decir 'no' a todo desde 'Madrid' y que yo incluso sería partidario de reformar la Constitución para permitir, a cambio de otras cosas -menos emisoras oficiales, otro tratamiento lingüístico, menos 'embajadas'...-, que Cataluña tenga un régimen fiscal distinto. Negociar, en suma. Porque mantenerse en esa línea 'dura' del 'no a todo', decía yo, sería exacerbar una línea de distanciamiento que nos llevaría a la aberración de algo casi semejante al 'declaremos el estado de excepción' tras el establecimiento del Estat Catalá en 1934, o incluso al "y si encima fusilamos a Companys, mejor todavía".

Aislar esta frase, como hizo la emisora considerada nacionalista/secesionista, varía por completo el sentido de mi discurso, me hace aparecer como una especie de salvaje y me otorga un 'pensamiento' que es radicalmente el contrario al mío. Siendo, como soy, totalmente enemigo de la pena de muerte, sea contra quien sea y en las circunstancias que sea, habiendo dedicado mi vida y mi actividad profesional a fomentar el diálogo y el entendimiento entre 'Madrid' y 'Cataluña', se puede comprender mi pasmo al verme reflejado con ímpetus asesinos y haciéndome decir, sin más: "y si fusilamos a Companys, mejor todavía". Diosss...

Lo peor es que, en estos tiempos de Internet, estas cosas quedan. Las recogen, quizá con la mejor voluntad (o no), algunos periódicos digitales, quedan imperecederamente reflejadas en Google, incendian las redes sociales. Y vaya usted a explicar a quien aisló la frase de marras -no puede haber sido sino maliciosamente--  el daño moral que causa a alguien que, como quien suscribe, se ha forzado, hasta el extremo de crear un periódico 'on line' bilingüe en Cataluña -con los costes que ello tiene y las incomprensiones que ello provoca en 'ambos lados'-, en dar cabida a todo el pensamiento democrático y respetuoso. Sea cual sea, nacionalista o no, secesionista o no, así como para contar sin prejuicios ni deformaciones lo que quienes creemos en la libertad de expresión consideramos la realidad. Cierto: en las últimas horas recibí llamadas de disculpa en las que unos medios -RAC1-- culpaban a los otros -un digital llamado e-noticies-- de esa manipulación. Ya era tarde...

Claro que quizá alguno trate de provocar ese daño moral. Todo sirve para alimentar los fanatismos de algunos que quieren la guerra, y ya se sabe que la primera víctima en las guerras es la verdad. Cierto, no soy catalán ni, por tanto, podría ser nacionalista catalán. Tampoco me considero  nacionalista español. Nada, no soy más que un periodista que pretende hacer su trabajo con honradez. Lo cual, en mi código, no incluye sacar frases de contexto, ni encender hogueras artificiales, ni barrer para casa, ni hacerle la pelota al que paga, ni buscar enemigos de la 'causa' -a mí, desde luego, no me encontrarán en ese campo de enemigos: déjenme en paz...-- En fin, que si alguien quería provocarme un acceso de tristeza, lo ha conseguido. Que ese alguien malicioso, o amarillo, se sienta satisfecho. No sé si ha conseguido mucho más, y probablemente ha hecho un flaco favor a esa 'causa', sea la que sea; en todo caso, la de él es una causa sectaria, ya se ve. Pues eso: que a veces uno, cabizbajo, piensa que nada, que no hay nada que hacer, por muy buena voluntad que le eches. Pero hay que seguir intentándolo.


>> El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (6)

    21555 | felipe - 23/05/2013 @ 23:57:13 (GMT+1)
    ¡¡Que absurdo!!, pensar que usted pudiera meterse con alguien o hablar mal de alguien, hasta dónde vamos a llegar. Por cierto, no se confunda la generalitat no paga impuestoos ni nadie se los quita, los pagan los ciudadanos, me olvidaba, D. Fernando de economía no sabe mucho
    21546 | B T-M - 23/05/2013 @ 19:39:51 (GMT+1)
    Artículo de Gaziel en La Vanguardia del 11 de octubre de 1934. Se comenta por si solo: "Alguien se acerca al balcón. Es él: el Presidente. Es Companys. Una estrepitosa ovación saluda su presencia ante el pueblo. Alguien le habla al lado, en voz baja, en tono vivo, como si le azuzara. Y la voz característica del Presidente, con su acento leridano, se alza en medio de un silencio imponente: Catalans! Habla fuerte, habla tan claro, tan firme, que seguramente está leyendo lo que dice. Y sus palabras son como otros tantos relámpagos. Proclama el Estado Catalán dentro de la República Federal Española, ofrece asilo al Gobierno provisional que se forme y, finalmente, rompe las relaciones con el Gobierno de Madrid. Es algo formidable. Mientras escucho me parece como si estuviera soñando. Eso es, ni más ni menos, una declaración de guerra. ¡Y una declaración de guerra -que equivale a jugárselo todo, audazmente, temerariamente-, en el preciso instante en que Cataluña, tras largos siglos de sumisión había logrado, sin riesgo alguno, gracias a la República y a la Autonomía, una posición incomparable dentro de España, hasta erigirse en su verdadero árbitro, hasta el punto de poder jugar con sus gobiernos como le daba la gana! En estas circunstancias la Generalidad declara la guerra, esto es, fuerza a la violencia al Gobierno de Madrid, cuando jamás el Gobierno de Madrid se atrevió ni se habría atrevido a hacer lo mismo con ella. Y eso, ¿por qué? Por una República Federal Española que nadie pide en España, cuando menos ahora, y por un Estado Catalán que, dada ya la existencia de la Generalidad, no se necesita para nada... Estoy bañado en sudor, realmente aterrado. Y luego me doy cuenta, porque ya no escucho, de que han quitado la comunicación con el palacio presidencial. Me levanto casi tambaleando, como el hombre a quien acaban de dar varios mazazos en la frente. ¿Era, pues, verdad? Esto ya no tiene remedio. Y como creo conocer un poco a Companys, y no le tengo por loco, ni menos por imbécil, me digo que, cuando él ha hablado así, de tan espantosa manera, con sus razones contará y con sus medios a mano, seguros, infalibles. Y entonces me asusto más todavía, porque me digo que sin duda nos aguardan terribles acontecimientos, una verdadera guerra civil, larga, feroz e incalculable..."
    21537 | lolaborrego - 23/05/2013 @ 14:48:38 (GMT+1)
    Efectivamente, qué barbaridad, qué escándalo. Primero, que una emisora de radio obligada por la constitución a darnos una información veraz se atreva a recortar una frase para adaptarla a sus propios intereses, lo que hace es ahondar en el descredito de la profesión periodística. Una vergüenza digna de que cierren algo que dice ser una radio pública. Segundo, a cualquiera que conozca mínimamente su trayectoria, sr Jáuregui, le generaría dudas que usted pudiera hacer semejante afirmación. Y ante la duda qué menos que un periodista lo confirme hablando con usted .... Eso no es de primero de carrera, es de primero de básica, de tener un poco de vergüenza. Y tercero, que las mal llamadas redes sociales se hagan eco de algo manipulado da la medida de que un mundo tan amplio para la comunicación, desgraciadamente, permite la impunidad a los desalmados que no les importa la verdad y que se ceban para reafirmarse a base de mentiras. Y esto ya es una crítica a usted, sr Jaúregui, o más bien a sus compañeros de Diariocrítico de Cataluña. Yo le escribo desde Barcelona y veo con indignación que ese periódico de su grupo no dice ni mu. ¿Es que los propios trabajadores de la empresa que usted dirige le hacen el juego a los desalmados que le insultan a usted y por extensión a su medio de comunicación? Tampoco estaría de más cierta queja en su periódico de cabecera. Tal vez a usted, sr Jáuregui, le de pudor pedírselo pero sus lectores, se lo exigimos. Deben hablar ustedes alto y claro y desmentir en primera y a 5 columnas tan insultante mentira. Creo que manipular es lo peor que puede hacer un periodista. Es más, creo que quien manipula, una sola vez, ha dejado de ser periodista para convertirse en un falsificador de la verdad. Todos mis respetos a su trayectoria, sr Jáuregui, los que nos interesa el rigor le seguimos leyendo y escuchando.
    21523 | antonio - 23/05/2013 @ 10:56:48 (GMT+1)
    En la "Historia de Cataluña" de la web de la Generalitat no existen los hechos de 1934 y de Companys. http://www.gencat.cat/catalunya/cas/coneixer-historia.htm
    21511 | David Boix i Alomar - 23/05/2013 @ 07:40:00 (GMT+1)
    Señor Jauregui: Soy oyente y seguidor de RAC1. Ayer escuché como todas las mañanas el informativo. Escuché el corte de voz y la verdad en ningun caso el presentador hizo ningun comentario sobre usted. Ninguno. Absolutamente. Por tanto interpreto que tanto ellos como ustedes han sido victimas de la prensa amarilla.Hacen un buen trabajo los dos medios.
    21508 | Teseguite - 23/05/2013 @ 00:10:13 (GMT+1)
    Postrado de hinojos ante el separatismo catalán y mire vd como le tratan. De verdad más que pena me da risa. Un auténtico colaboracionista del separatismo (¿se acuerda del papelón del señor Conte en DC?), un señor que propone bajarse los pantalones a los españoles y darles todo lo que pidan los separatistas, un señor que propone la desigualdad para premiar al que fomenta la separación y el odio, un señor que defiende la opresión a los ciudadanos castellanohablentes en Cataluña, un señor que es el Chamberlain del periodismo español ante la agresión a la Patria española, un señor que adora a gente tan impresentable como el señor Durán y Lérida, un señor que fue el primero en pedir la legalización de ETA, pues parece que no ha hecho méritos suficientes ante los enemigos de España. Ya ve. Deberá vd esforzarse todavía más si quiere ser respetado por los enemigos de nuestra nación que ya van a degüello acontra la unidad de las tierras y los hombres de España.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.