www.diariocritico.com
Aznar: ¿sólo un francotirador?

Aznar: ¿sólo un francotirador?

viernes 24 de mayo de 2013, 12:44h
Antes de pasar a otro tema me parece necesario cerrar bien la noticia de la semana, la cual, nos guste o no, se refiere a la reaparición política del expresidente Aznar, mediante la entrevista televisiva del pasado martes en horas de alta audiencia. Para hacer ese cierre creo necesario superar las dos lecturas más destacadas que se hacen sobre este hecho político, que me parecen tendencialmente opuestas. Por un lado, la de quienes interpretan que tal aparición es algo bastante bien orquestado por fuerzas políticas y económicas, que quieren, cuando menos, dar un sonoro golpe sobre la mesa. Y por el otro, la interpretación hecha de que Aznar es ya un individuo aislado, sin alianzas dignas de tal nombre, que trata desesperadamente de reaparecer en la vida política, sin muchas esperanzas de recuperar la influencia perdida.

Pues bien, me parece que ambas lecturas son un tanto desproporcionadas. Cuando me pregunté por la relevancia política de la entrevista de marras, mi conclusión fue que ni tanta ni tan poca. Extiendo ahora esa conclusión al análisis del hecho político en relación con el papel del personaje en la actual coyuntura nacional.

Desde luego, el expresidente no es el hombre influyente y bien relacionado en el contexto político español actual como trata de presentarse. Gloria Lomana, la entrevistadora, ha subrayado después que Aznar guardó silencio cuando le preguntó si volvería a elegir a Rajoy como su sucesor. Pero me pareció mucho más patética la ausencia de respuesta cuando le preguntó si mantenía contacto con el Rey: después de sentirse fatal buscando una salida no le quedó más remedio que acudir al socorrido argumento de la discreción. No, definitivamente, la aparición de Aznar no es producto de una articulada operación política que él lidera de forma indiscutible. Esa es una interpretación conspirativa del asunto.

Ahora bien, no se produce en un vació absoluto y, desde luego, tampoco es Aznar una voz que clama en el desierto. No por casualidad dos diarios matutinos se lanzaban al día siguiente con sendos editoriales vitoreando al expresidente y criticando radicalmente a Rajoy. De igual forma, es perfectamente imaginable que muchos de los más de dos millones que siguieron la entrevista, se sintieran bien representados por las reivindicaciones de mayor consistencia que Aznar reclamó al actual jefe de Gobierno.

¿Eso significa que Aznar se proyecta como el líder que relanzará el proyecto histórico del PP, como a él le gusta repetir? Pues no parece tenerlo fácil en el escenario actual de Génova, como tampoco es seguro que esté completamente convencido de emprender ese camino sin destino cierto. De momento, amenaza con retornar a la política activa, pero luego agarra el portante y se busca la vida fuera de España, donde -si hacemos caso de sus palabras- pasa el setenta por ciento de su tiempo. Pero quien sabe, a lo mejor las múltiples felicitaciones desde la derecha que le han debido llover tras la entrevista, le motivan lo suficiente para lanzarse realmente al ruedo. En todo caso, eso le supondría un alto coste de tiempo y espacio difícil de encarar, incluso para quien asegura tan categóricamente estar dispuesto a cumplir con su responsabilidad histórica hasta las últimas consecuencias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios