www.diariocritico.com

Las mejores y peores adaptaciones

Cine y literatura, una relación de amor-odio

Cine y literatura, una relación de amor-odio

miércoles 29 de mayo de 2013, 19:38h
La relación entre literatura y cine viene marcada por esa frase tan manida de "prefiero el libro". Claro que eso no siempre es así. Sin ir más lejos la película mejor valorada de todos los tiempos es la adaptación de un libro, 'El Padrino', y hasta el autor del mismo, Mario Puzo, está convencido de la superioridad de la obra fílmica. La cosa es que el cine siempre ha mirado a la literatura en busca de ideas e historias y ahora que llega la Feria del Libro nos fijamos en esa extraña relación.

Desde los inicios el cine miró a la literatura para buscar una pátina de respetabilidad, algo que le relacionara con la 'alta cultura' y le quitara la mala fama de fenómeno de feria. Así el primer mago del cine, Georges Meliès, se fijó en los más visionarios de los escritores, Julio Verne y H.G. Wells, para realizar su película más recordada, 'Viaje a la luna'. Poco que ver con la prosa de uno y otro, pero Meliès ya ponía en valor la potencia del cine, más de cien años después es imposible olvidar la imagen del cohete dejando tuerta a la pobre luna.

La literatura también le prestó al cine algunos de sus más recordados personajes, el 'Drácula' de Bram Stoker y el 'Frankenstein' de Mary Shelley, han tenido cientos de adaptaciones desde que Murnau decidiese en 1922 rodar su particular mirada sobre el mítico vampiro, sin tener los derechos de la novela. Eso sí, el sonoro permitió adaptaciones más fieles de algunas novelas y escritores como Shakespeare, Dumas, Dickens, Stevenson o Allan Poe se convirtieron en habituales de la gran pantalla. Por ejemplo, hemos visto a 'Hamlet' con el rostro de Laurence Olivier, Mel Gibson, Christian Bale, Ethan Hawke o Kenneth Brannagh. Es más el primero y el último han convertido su pasión por el bardo inglés en una verdadera obsesión. Siendo Branagh el más prolijo con cinco adaptaciones del autor de 'Romeo y Julieta'.

El cine y la literatura se tiñen de negro

También podemos poner a la literatura detrás de uno de los grandes géneros cienmatográficos, el 'noir' o cine negro. Las novelas de Raymond Chandler y Dashiell Hammet sirvieron como inspiración a los Huston, Hawks o Wilder para crear las grandes películas del género. Desde la fundacional 'El halcón maltés' de John Huston, basada en la obra de Hammet, hasta una de las cima del género, 'El sueño eterno' de Hawks, basada en la novela de Chandler que presentaba al más icónico de los detectives privados, Philip Marlowe. A este le relacionamos siempre con Humphrey Bogart, pero también lo clavó Elliot Gould en 'El largo adiós' de Robert Altman. Claro que la mano de Chandler también se vio de primera mano en el cine, en su trabajo como guionista. El creador de Marlowe fue uno de los guionistas de la adaptación de James M. Cain que Billy Wilder convirtió en 'Perdición' y también colaboró con Hitchcock en 'Extraños en un tren'. Su influencia es tan grande que los hermanos Coen basaron una de sus mejores películas en una especie de parodia de su estilo, convirtiendo 'El gran Lebowski' en una de los mejores comedias de los últimos años. El último gurú de la novela policiaca, James Ellroy, también ha visto como el cine realizaba una gran adaptación de una de sus obras, 'L.A. Confidential', aunque también como fracasaban otras como 'La Dalia negra'. 

Los grandes clásicos de la novela no han tenido, por lo general, gran fortuna a la hora de ser llevados a la gran pantalla. Entre los grandes novelistas del XIX, Dickens como decíamos ha sido el más trasladado y, por lo general, el que mejor suerte ha corrido. Entre los cientos de adaptaciones de sus novelas y relatos podemos destacar 'Cadenas rotas', la versión de 'Grandes esperanzas' de David Lean, la mejor de todas, a pesar del reciente intento de Mike Newell de hacer una adaptación más fiel, o esa libre adaptación de 'Cuento de navidad' que fue 'Los fantasmas atacan al jefe' con Bill Murray de protagonista. Tampoco está nada mal el 'Oliver Twist' de Polanski.

Por el contrario el genio literario de Dostoievski nunca ha encontrado un gran traslación a la pantalla, ni aunque lo intentase el mismísimo Akira Kurosawa que fracasó con su adaptación de 'El idota', a pesar de contar con su actor fetiche, Toshiro Mifune. Tampoco su compatriota Tolstoi puede estar muy contento con las adaptaciones de sus dos obras más celebradas, ni el 'Guerra y paz' de King Vidor, ni 'Anna Karenina', aunque fuese interpretada por Greta Garbo o Vivian 'Escarlata O´Hara' Leigh, han llegado a la altura de la prosa del escritor. Flaubert, Balzac o Victor Hugo, lo sentimos Hugh Jackman y Anne Hathaway, siguen esperando versiones que igualen la categoría de sus versiones escritas.

Conrad, King o McCarthy

Entre los escritores que mejor fortuna han tenido con las adaptaciones de sus libros podemos destacar a Joseph Conrad, que ha visto como su 'El agente secreto' se convertía en una de las primeras grandes películas de Alfred Hitchcock, 'Sabotaje' de 1936, dentro de su época británica, también muy notable es la versión de 'Los duelistas' que sirvió como opera prima de Ridley Scott. Pero, sin duda, la gran adaptación de una de sus obras es la libre versión de 'El corazón de las tinieblas' que Francis Ford Coppola trasladó a la guerra de Vietnam en 'Apocalypse Now'.

En los últimos años no ha habido escritor más adaptado que Stephen King. Desde que en 1976 Brian de Palma llevará a las pantallas su adaptación de 'Carrie', escrita solo dos años antes, las pantallas se han llenado con películas basadas en la obra del escritor de 'El misterio de Salem's Lot'. Entre las más destacadas se encuentran 'Christine' de John Carpenter, 'Cuenta conmigo' (Uno de los Cuentos de las cuatro estaciones) de Rob Reiner, 'Los chicos del maíz', 'Misery', nuevamente de Rob Reiner, 'Cadena perpetua' de Frank Darabont, basado en 'Rita Hayworth y la redención de Shawshank' otro de los relatos de 'Cuentos de las cuatro estaciones' y la más conocida de todas, 'El resplandor' dirigida por Stanley Kubrick. Claro que de esta última adaptación, a pesar de estar considerada una obra maestra del terror, King no está nada satisfecho del resultado. Algo que también le ocurrió a Kubrick con otra de sus películas más famosas, 'La naranja mecáncia', de la que el escritor de la misma, Anthony Burguess, dijo que nunca debió haber escrito, ya que, según él, Kubrick glorificaba el sexo y la violencia, al no incluir en su adaptación el fundamental último capítulo en el que Álex termina rechazando por la ultraviolencia. Volviendo a Stephen King, para 2013 se espera la llegada a la pantalla de la nueva versión de 'Carrie', con Chloe Grace Moretz de protagonista, y la adaptación de Ron Howard de 'La Torre Oscura I: La hierba del diablo'.

Quizás no tan extensa como la filmografía de King pero sí muy selecta es la de Cormac McCarthy, uno de los nombres que suenan como próximo Nobel de Literatura, que ha visto como los hermanos Coen realizaban una gran lectura de 'No es país para viejos' y como John Hillcoat trasladaba con fuerza su visión apocalíptica en 'La carretera'.

Precisamente 'En la carretera' el clásico entre los clásicos de la Generación Beat ha sido uno de las adaptaciones fallidas de los últimos años, con un Walter Salles naufragando a la hora de trasladar el 'sexo, drogas y jazz" de Kerouac al celuloide. La decepción es doble ya que durante muchos años se rumoreó con la posibilidad de que fuese Coppola el que llevase las andanzas de Sal Paradise y Dean Moriarty a la gran pantalla. Claro que ni el propio Coppola ha sabido trasladar la fuerza de las palabras de Scott Fitzgerald al cine. El director de 'La ley de la calle' fue el guionista de la versión de 1974 de 'El gran Gatsby' protagonizada por Robert Redford y dirigida por Jack Clayton. En este 2013, Leonardo Di Caprio y Baz Luhrman han fracasado con su posmoderna y artificiosa visión de la 'era del jazz'. Una verdadera pena porque en las  cuatro novelas acabadas del escritor; 'A este lado del paraíso', 'Hermosos y malditos', 'El gran Gatsby' y 'Suave es la noche'; y la inacabada 'El gran magnate' se encuentran algunas de las mejores páginas de la literatura del siglo XX. En su caso sí que podemos decir, sin miedo a equivocarnos, aquello de "prefiero el libro"... por lo menos por ahora.

- Especial: Todo sobre la Feria del Libro

- Gane un lote de libros con Diariocrítico

- Los veinte mejores momentos musicales dentro del cine no musical I / II

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios