www.diariocritico.com
Gobierno: mirando al infinito

Gobierno: mirando al infinito

jueves 30 de mayo de 2013, 15:34h
La avalancha de noticias de los últimos días, tanto en lo que se refiere a la actividad política interna como a la externa, parece haber llevado al Gobierno como tal y a sus miembros a aumentar las dosis de silencios y a mirar hacia donde no existen problemas. Es un punto más que irse por los cerros de Ubeda, que también se sigue practicando generosamente, especialmente por el presidente señor Rajoy.

Es cierto que los tiempos que corren son desastrosos para una sociedad que se había acostumbrado a vivir muy bien y a trazar su futuro sobre bases de prosperidad. Los drásticos recortes impuestos por Bruselas para ajustar el déficit público junto a la delicada situación de un sector del mundo financiero, han dado como resultado un malestar generalizado del que solo se libran los que siempre resultan ser beneficiarios de todas las crisis. Pero la situación desesperada de muchos, especialmente entre los desempleados y la reducción del crédito hasta el volumen que tenía ocho años atrás, han ocasionado la intensificación del malestar entre la población y la puesta en escena de todos los males presentes, que son muchos.

El gobierno del partido popular, que tiene que atender a los múltiples frentes de la crisis económica, no se ha desprendido del frenesí que le embargó al alcanzar el poder con mayoría absoluta, y traza sus líneas de gobierno sobre esta realidad aunque haya dejado de lado sus promesas electorales. Todo se justifica por el bien común y el cumplimiento del deber como máximas precisiones respecto a las razones de las medidas que se van adoptando. Esto no deja de ser mirar al infinito.

Pero simultáneamente se vienen desarrollando o se intenta desarrollar otras iniciativas que tienen una tajante contestación social. En este punto se  lleva la palma el ministro de Justicia Ruiz Gallardón, empeñado en poner al Consejo General del Poder Judicial al servicio del Gobierno, en proponer una ley sobre el aborto que supone un retroceso de varias décadas, o la introducción de tasas en la Administración de Justicia, por citar las decisiones más relevantes, porque en punto a opiniones la relación de sus perlas conservadoras sería larga. No es el único caso, porque los retoques en sanidad han puesto en riesgo el sistema de sanidad pública; y el proyecto de ley para la mejora de la calidad educativa ha soliviantado al mundo educativo, con algunas excepciones, claro está. No se entiende que pudiendo tramitar estas iniciativas con algún respaldo popular, no se trate de obtenerlo. La única explicación es que los responsables no miran a la sociedad, sino al infinito.

Aún hay un tercer aspecto en el que la actitud del partido popular no es entendible, y se refiere a las irregularidades en la financiación. No entraré en los chanchullos de quienes están imputados por delitos: ya se ocupará la justicia. Pero es sorprendente que en todo lo que se relaciona con la financiación del partido, no se acepte lo que parece una realidad palmaria. Ya sabemos que es muy feo y que el reconocimiento tiene un coste de popularidad y electoral. Sin embargo también lo tiene y quizá más alto esa actitud de no saber ni reconocer lo que es un secreto a voces. Pienso que también aquí el partido está mirando al infinito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios