www.diariocritico.com

Último round

'Lágrimas de cocodrilo': Todo se acaba

'Lágrimas de cocodrilo': Todo se acaba

viernes 14 de junio de 2013, 20:23h
Todo se acaba y la Feria también. La del Libro, me refiero. Porque éste va a ser el tercer y último fin de semana del acontecimiento festivo libresco del año, y también será -pero no hasta la próxima columna- el momento de los balances. Esta noche, en la Fiesta de Planeta....pero eso ya se lo contaré el martes.


- Especial: Todo sobre la Feria del Libro 2013

El martes, si los dioses y los genios informáticos me dejan. Yo, que siempre he sido de libros en papel, de carpetas en documentación y consultas hoja a hoja, resulta que cuando se me cae el sistema doméstico de internet, ya soy incapaz. San Google, por dios. Que qué buscamos? Pues todo. Confirmaciones ortográficas o cronológicas, ese dato que sabíamos pero que ya no está en nuestro disco duro interno, donde sí ha dejado su sombra; ese artículo -propio o ajeno- en el que había algo que....si, que no me acuerdo muy bien exactamente, pero que me venía a cuento. Esta cosa de poner las cosas en relación, unas con otras, que decía el viejo Bemveniste, y que ahora, gracias a este bendito y endiablado cibermundo, se convierte en una posibilidad instantánea.... Si es que sabes qué relacionar y por qué lo relacionas, claro. Como algunos amores, y no los menos importantes, sólo se extraña cuando se ha ido. Como estoy en la nostalgia de mi internet -que ya vuelve a estar al caer, parece- le quiero hacer un homenaje a San Google que los de mi oficio reconocerán estupendamente. Espero. Que puede que muchos no.

Por ejemplo, me encantaría hacer hoy una crítica de la curiosa y deliciosa novela de Marcelo Luján, titulada Moravia y publicada por El Aleph, pero para eso -aunque no lo contara- tendría que dar una ojeada (de ojo) a ese uso de los dos puntos -los ortográficos, o sea, los : - y tendría que encontrar en cuál de mis abstrusas lecturas está la cita conveniente. Que sé por dónde. Y por qué: es que hay una forma de inclusión de los referentes que es distinta, realmente distinta, con esos dos puntos, que con una coma, un punto o un adverbio o una construcción latina de introducción, que también existen y marcan otros estilos. Y esos dos puntos dicen más de la concepción de la literatura de un escritor como Lujan, que incluso la propia historia. Y hasta que su cuidadísima y compleja sintaxis (de la que esto, naturalmente forma parte), y que su lenguaje rico y jugoso, y más aún, que la estructura minuciosa de un thriller llevado a la alta literatura, con una galería de personajes que nos lo dicen todo sobre la ciudad, como es el caso. Así que por hoy vale con que me ha gustado.

Y vale que me ha gustado el Diario de Túnez de José Manuel Caballero Bonald, en una edición preciosa de Del Centro Editores, como homenaje a este veterano escritor de ida y vuelta entre la Andalucía cálida y barroca y la América Nuestra, que dirían Neruda y Alberti, y José Martí, por su merecido Premio Cervantes.

Y vale que me divierte el que Ramdon House - Mondadori lance un sello nuevo, Fantascy, si, de fantástico y ciencia ficción, que sobre todo por el lado de la fantasía neogótica parece que está siendo, y ya lleva un par de temporadas asentado en el mercado, lo más elegido por los lectores. Lo presenta con La corte de los espejos, de Concepción Perea,  y Los nombres maestros, de Jesús Cañadas.

Y vale que les cuente que José Carlos Llop me ha convencido de que la novela de Llucía Ramis, Todo lo que una tarde murió con las bicicletas, recién publicada por Libros del asteroide, me va a merecer la pena. Es que Llop la ha prologado, y siempre he coincidido con su gusto, con su estilo, desde los ya casi lejanos días de El informe Stein o la siguiente, La cámara de ámbar. No es que Ramis sea nueva, esta es su tercera novela, pero ha publicado en catalán y cualquier día tendremos que hablar de lo que está pasando con las fronteras lingüísticas, y la falta de apoyo a nuestro mutuo conocimiento, que estas lenguas, el catalán y el euzkera y el gallego, forman parte de mi patrimonio, oiga. Creo que contaba en esta misma columna hace unos días que entre las muchas orientaciones lectoras, las de los amigos de los que una se fía, están entre las primeras. Ya le hincaré el diente.

Y vale que me voy a poner guapa y me voy a la Fiesta de Planeta, que tengo ganas de ver gente.

 

EspecialTodo sobre la Feria del Libro

Gane un lote de libros con Diariocrítico

Ediciones anteriores de 'Lágrimas de cocodrilo'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios