www.diariocritico.com
Las malas noticias

Las malas noticias

miércoles 19 de junio de 2013, 14:10h
            El acuerdo entre Rajoy y Rubalcaba para llevar ante Europa, entiéndase ante la Alemania de Merkel, una postura común sobre medidas para relanzar la economía, a la que desearían integrar al resto de fuerzas políticas parlamentarias, ha sido noticia de relieve relativo tanto porque era posible y se esperaba como porque es un primer paso que deberá ser mejorado y aprobado por el Congreso de los Diputados. Tiene el valor de un gesto: del Presidente del Gobierno porque en asunto no programático ha llegado a un acuerdo con el principal partido de la oposición; en cuanto a Rubalcaba, porque tiene un ejemplo para adornar de veracidad su oferta permanente de diálogo.

            Pero aparte de este episodio y el de un buen dato en reducción del desempleo, o el anuncio del ministro Guindos de un respiro en la recesión, las malas noticias se acumulan, por más que el propio presidente y especialmente la Vicepresidenta traten de mantener una difícil esperanza en su mejoría, racionalizando los datos y las expectativas. Hay que reconocer que la situación económica general es muy mala y solo es superada por la situación social, como reflejan las encuestas. Con esta negra situación y bajo la tutela germana, todo es difícil.

            Muy difícil es mantener el tipo en todo lo referente a la financiación irregular del partido popular, que quizá no sea delito si no se vincula a un trato de favor a los donantes contratistas de las Administraciones, pero es una monstruosidad ética y un insulto a los millones de ciudadanos que lo están pasando muy mal. Pero otra cosa son las implicaciones de la llamada trama Gurtel con su inatacable buque insignia Bárcenas, que semana a semana va sumando sorpresas, sin que nadie en su antiguo partido político se atreva a levantar esa oronda liebre suiza que ya representa casi cincuenta millones de euros. Claro que, la generosa cosecha de corrupción de todo signo a lo largo y ancho de España, difumina a veces la gravedad de unos hechos que afectan a la cúpula del poder conservador.

            Pero si grave es la situación como consecuencia de noticias sobre estos hechos delictivos  o cuando menos reprobables ética y socialmente que, además, no son noticia porque están presentes todos los días, no son comparables con las que nos dedican desde Bruselas o desde Nueva York. Si hace pocos días se nos indicaba que la reforma fiscal era insuficiente y parcial, ahora es el Fondo Monetario Internacional que, después de unas referencias balsámicas hace unos días que le sirvieron a Rajoy para predecir un cambio de la tendencia económica y a la ministra Bañez ver brotes verdes, lanza hoy mismo un informe sobre la economía española que carga con más preocupación el general y profundo pesimismo de la sociedad española.

            Por no extendernos en las prolijas recomendaciones y advertencias, bastará con referirse a los puntos más duros del documento, como son la profundización de la reforma laboral en lo que afecta a la flexibilidad en la contratación y la modificación de los contratos, léase rebaja de salarios; el saneamiento de la banca, para que pueda cumplir con holgura su finalidad de prestar financiación a las empresas; o la reforma de las pensiones, en línea con las recomendaciones del grupo de expertos. Y esto junto a otras recomendaciones de ominoso  cumplimiento para un gobierno que lleva dos años tratando de contener con medidas impopulares el desmoronamiento de una economía asentada sobre arenas movedizas. Difícil objetivo cuando los resquicios para el optimismo los taponan las malas noticias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios