www.diariocritico.com

Desde la reforma, los costes laborales se desploman

Continúa la devaluación interna: los precios suben el triple que los salarios

Continúa la devaluación interna: los precios suben el triple que los salarios

viernes 12 de julio de 2013, 07:54h
Los trabajadores siguen perdiendo poder adquisitivo. Entre enero y junio los precios han subido un 2,1% frente al 0,65% de los sueldos. Una estadística que va de la mano del aumento de los descuelgues de convenios. Unos 90.000 empleados han tenido que renunciar a parte de sus derechos, incluidas rebajas de sueldo, para evitar más despidos. Quienes ven la botella medio llena se aferran a la caída de los costes laborales, en picado desde la reforma laboral, que mejoran la competitividad de nuestras empresas y facilita su salida al exterior.
En el primer semestre del año patronos y trabajadores han pactado, de media, una subida de los salarios del 0,65%. Son datos del Ministerio de Empleo que reflejan el comportamiento de los convenios de empresa durante 2013. Hasta junio, las autoridades laborales registraron 744 convenios colectivos, con efectos sobre 227.287 empresas y 2.076.131 trabajadores. La mayor parte de estos convenios, 390, iniciaron sus efectos económicos con anterioridad a 2013, frente a 354, que los inician este año.
 
Esta revalorización ha mejorado ligeramente en el mes de junio, ya que en mayo la cifra media era ligeramente inferior, del 0,63%. Pero en lo que va de 2013 los trabajadores están perdiendo poder adquisitivo a marchas forzadas. Los precios, medidos por la estadística oficial del IPC, alcanzaron en junio el 2,1%. Esto se traduce en una merma de casi un punto y medio que agujerea los bolsillos, mermando su capacidad de comprar y consumir, de los asalariados.
 
La subida salarial media de este primer semestre del año supera ligeramente las recomendaciones del Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva (ANC) que pactaron sindicatos y empresarios para el periodo 2012-2014. En dicho acuerdo se recomendaba a los negociadores de ambas partes que los aumentos salariales pactados este año no excedieran del 0,60%.
 
Más de la mitad de los convenios inscritos en los seis primeros meses del año, en concreto el 59,5%, recogían una subida salarial inferior al 1%. Quince convenios contemplaban un recorte salarial, del 2,5% de media, mientras que 241 presentaban congelación de sueldos. Por sectores, la mayor alza salarial pactada la registró la agricultura (+1,30%), seguida de los servicios (+0,70%), la construcción (+0,64%) e industria (+0,51%).
 
Y esta es una situación en la que llueve sobre mojado. En 2012 la subida salarial pactada fue la más baja de los últimos 30 años. Un 1,31%, frente al 2,49% de 2011 y de nuevo muy por debajo de una inflación que cerró el año pasado en el 2,9%. Esta tendencia tiene como punto de partida el acuerdo de enero de 2012 sobre moderación salarial que firmaron los agentes sociales en un ejercicio de responsabilidad. Pero, la curva se ha acentuado a raíz de las medidas de flexibilidad interna que promueve la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.
 
Costes laborales en picado
 
Precisamente la entrada en vigor de la reforma laboral, en febrero del año pasado, ha provocado un drástico giro a la baja de los costes laborales. Estos costes incluyen los salarios y otro tipo de gastos que determinan el precio final del producto y que miden la competitividad de una economía.
 
Según el índice que elabora el INE, los costes laborales a escala nacional han bajado un 2,5% desde principios de 2012 hasta abril de 2013, último dato disponible. Y esta estadística es especialmente significativa teniendo en cuenta que entre 2008 y 2012, años de dura crisis y masiva destrucción de empleo, subieron un 4,5% de media nacional y en todas las comunidades autónomas.
 
Pero en los últimos 15 meses estos costes, donde los salarios son un factor importante pero no el único, han bajado en todas las autonomías. Las mayores caídas se han registrado en las empresas de La Rioja (7,4%), Extremadura (6,7%) y Castilla y León  (6,5%). En cambio, los menores descensos se produjeron en Madrid (0,4%), Galicia (1,2%) y País Vasco (1,3%).
 
Y el mapa de los costes laborales ha cambiado radicalmente. Si hasta principios de 2012 habían subido en todas las regiones con respecto a 2008, en algunas hasta un 6%, con datos del primer trimestre de 2013 hasta 8 comunidades tenían costes más bajos que los de 2008. Por el contrario, Madrid y País Vasco se mantienen todavía por encima en la comparativa, un 5% y un 4% más que hace cinco años.
 
Razones enfrentadas
 
En su último informe, los economistas del FMI proponen otro pacto entre los agentes sociales, como el del año pasado, en el que los empresarios se comprometen a generar empleo mientras que los sindicatos lo hacen a favor de a "una significativa moderación salarial". Para el Fondo, los sueldos de los españoles siguen siendo altos e impiden la creación de empleo. Algo que consideran "inaceptable" dada la elevada tasa de paro, del 27% según la EPA, que padece España.
 
A esta línea argumental se apunta la patronal, advirtiendo que se debe tener en cuenta que cualquier deterioro de la competitividad derivado de incrementos salariales supondrá una limitación para la recuperación de la economía española. Para 2013, la CEOE estima que el aumento de los salarios pactados no debería exceder el 0,6 %, con una cláusula de actualización en los mismos términos que para 2012.
 
Mientras tanto, los sindicatos denuncian que los trabajadores están asumiendo la mayor parte del esfuerzo mientras muchos empresarios mantienen a salvo sus márgenes. "La economía española debe ser más competitiva, recuperar productividad. Y en el corto plazo, cuando es difícil cambiar la tecnología o aumentar la dotación de capital, competir por precio es una estrategia válida. Lo que hay que ver es como se reparte el esfuerzo y dónde está el límite", señala Miguel Ángel García, del gabinete económico de CC OO.
 
"Salarios y empleo ponen todo el sacrificio. Hay que parar" mantiene el analista de CC OO y también profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. "El excedente de las empresas no se ha destinado a aumentar la inversión, a aportar productividad. Se dedican a repartir beneficios y a reducir deuda".
 
Aumentan los descuelgues
 
Otro de los efectos de la reforma laboral es el crecimiento de los descuelgues de los convenios, lo que supone la revisión de las condiciones laborales en las empresas incluyendo salarios. La nueva ley introduce mayor facilidad para que empresarios y trabajadores puedan pactar estas inaplicaciones. El objetivo, según el Gobierno, es que las empresas puedan adaptarse mejor a una coyuntura económica negativa para así evitar despidos.
 
Los informes del Ministerio de Empleo revelan que en el mes de junio se registraron 233 inaplicaciones de convenios, que afectaron a 8.106 trabajadores. En el acumulado de los seis primeros meses del año, son 1.401 los descuelgues registrados por las autoridades laborales, afectando a unos 90.000 trabajadores.
 
Estas estadísticas son difícilmente comparables a las de 2012 por la opacidad informativa que se practicó el año pasado en esta materia. Según estadísticas de UGT en los siete primeros meses del año se produjeron 430 descuelgues, apenas un 30% de los registrados entre enero y junio de 2013. Con respecto al número de trabajadores afectados, la única referencia proviene de una declaración de la ministra Fátima Báñez. La titular de la cartera de Empleo aseguró que hasta noviembre 30.000 asalariados estaban en esta situación. De nuevo es un tercio comparado con las cifras de 2013, pero además en un espacio de tiempo mayor.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios