www.diariocritico.com

Asegura que ha solicitado acudir a finales de julio o principios de agosto

Rajoy, al fin, comparecerá en el Parlamento para responder a las graves acusaciones de Bárcenas

Rajoy, al fin, comparecerá en el Parlamento para responder a las graves acusaciones de Bárcenas

> Diariocrítico ya avanzó que se estudiaba esta fórmula que evitaría la moción de censura de Rubalcaba
> Como ya adelantó Diariocrítico, Rajoy no hará balance final de curso con la prensa

lunes 22 de julio de 2013, 15:47h
La amenaza de censura surtió su efecto: obligado por los acontecimientos y hasta por la prensa internacional, Rajoy ha decidido, por fin, comparecer en el Parlamento y dar explicaciones sobre las acusaciones de Luis Bárcenas de haber recibido sobresueldos y de haber financiado ilegalmente al PP. No obstante, Rajoy ha buscado una fórmula de comparecencia en la que de Bárcenas se va a hablar lo 'justito', poco más allá que un mero lavado de cara.
No hay fecha cerrada para la comparecencia parlamentaria del presidente del Gobierno, pero fuentes generalmente bien informadas especulan que pudiera ser el miércoles 31 de julio, dos días antes del último Consejo de Ministros antes del periodo estival. El formato no está claramente definido, pero parece que pueda ser una comparecencia a petición propia para hacer balance político de la situación y plantear la estrategia para el futuro. Dentro de ello entraría, claro está, las explicaciones pertinentes sobre el 'caso Bárcenas.

De ser ése el formato finalmente elegido, sería como una comparecencia similar a la que el presidente se somete para dar explicaciones sobre los Consejos Europeos: intervención inicial de Rajoy, donde de rondón metería el 'caso Bárcenas'; primera intervención de los portavoces de los grupos; réplica de Rajoy; dúplica de los grupos, y cierre por el propio Rajoy.

Es decir, que sería una intervención parlamentaría al uso con el objetivo de hablar de 'lo divino y de lo humano', pero con esto se complacería al líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que desistiría así de la presentación de una moción de censura que a nadie le viene bien: ni al propio Rubalcaba, que se estrellaría contra un muro, ni al Gobierno, sobre todo en este periodo en el que se necesita la máxima estabilidad política para intentar estabilizar los mercados respecto a España y salir de la crisis.

El anuncio de la comparecencia 'a petición propia' -los eufemismos fueron inventados, sin duda, por un político- se ha hecho esperar hasta este lunes, cuando Rajoy ha decidido hacerlo público en la rueda de prensa conjunta con el primer ministro rumano, Victor-Viorel Ponta, en visita oficial a España.

La estrategia de Rajoy era dejar tiempo el tiempo, que pasara el verano y que se olvidara todo el asunto del 'caso Bárcenas', uno de los más graves casos de corrupción política en la historia de la democracia española. Pero no pudo ser: la presión interna y externa ha sido tan fuerte, las acusaciones de Bárcenas tan graves y la amenaza de moción de censura con tantas consecuencias que el presidente del Gobierno se ha visto obligado a dar la cara.

Se decidió el domingo, en Moncloa

Así, delante del mandatario rumano y ante la pregunta de un corresponsal en España de dicho país, Rajoy confesó que este domingo pasado habló con el presidente del Congreso, Jesús Posada, para comunicarle que quería presentar una solicitud de comparecencia a petición propia para finales de julio o principios de agosto para hablar sobre la 'economía española'. "Éste es el momento oportuno y adecuado", dijo Rajoy.

Efectivamente, según ha podido confirmar Diariocrítico en medios gubernamentales, la comparecencia de Rajoy no podía ser antes de que Bárcenas soltara ante el juez Pablo Ruz toda la 'metralla' que llevaba dentro. En Moncloa estaban expectantes por conocer qué papeles podría sacarse Bárcenas de la manga, y de qué forma podrían afectar al actual presidente del Gobierno. Visto lo que hay -es decir, que no hay documentos firmados por Rajoy, al menos de momento-, ya sólo se trataba de desactivar la moción de censura de Rubalcaba, lo cual se podía con una simple petición de comparecencia parlamentaria para hablar de la situación española en general; es decir, del pan y de los peces, y entremedias, de Bárcenas.

Es evidente, sin embargo, que a Rajoy le ha costado dar este paso. Como ha venido anunciando Diariocrítico, el presidente del Gobierno quería evitar a toda costa que un 'delincuente' -como califican aahora a Bárcenas destacados dirigentes del PP- y un director de un periódico -Pedro José Ramírez- le marcaran su tiempo político. Pero una vez tomada la decisión, Rajoy sigue sin dar su brazo a torcer y argumenta el cambio de opinión en comparecer "a la vista de las dudas" que se hayan podido generar en "muchos" ciudadanos. Ahora bien, esas dudas ya estaban sembradas desde el mes de febrero. ¿Por qué no se ha tomado la decisión de comparecer hasta ahora?

En la rueda de prensa ofrecida en el Palacio de la Moncloa tras la reunión con Victor-Viorel Ponta, Rajoy consideró que ahora "es el momento oportuno y adecuado para plantear el futuro de las cosas y lo que va a hacer el Gobierno", asegurando que en su decisión no ha influido la moción de censura anunciada por el PSOE.

Anunciada así esta comparecencia, Rajoy se negó a explicar ante la prensa cualquier cuestión relacionada con el extesorero del PP, como los cariñosos e-mails que le dirigía infundiéndole confianza en el futuro cuando más le apretaba la justicia a Bárcenas.

 

Lea también:

Gobierno y PP se mueven entre rumores que apuntan a una nueva era política
- ¡Menudo fin de curso!, por Fernando Jáuregui
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios