www.diariocritico.com

Se han esclarecido 17 hechos delictivos

La Guardia Civil desarticula dos grupos que robaban en explotaciones agrícolas de Toledo

La Guardia Civil desarticula dos grupos que robaban en explotaciones agrícolas de Toledo

jueves 22 de agosto de 2013, 13:16h

El Grupo de delitos contra el Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo, en el marco de la operación 'Metal rojo', ha detenido a siete personas e imputadas otras dos más --5 de nacionalidad rumana y 4 españolas--, como presuntos autores de diversos delitos contra el patrimonio, principalmente por el robo de cable de cobre, así como una más, de nacionalidad española, por un delito de receptación, recuperándose 170 kilogramos de bobinado de cobre procedentes de transformadores eléctricos.

  En la operación se han esclarecido 17 hechos delictivos (quince delitos de robo con fuerza, un delito de robo o hurto de uso de vehículo a motor y un delito de receptación), cometidos en polígonos industriales, transformadores eléctricos, explotaciones agrícolas y ganaderas de las localidades de Navahermosa, Pulgar, Gálvez, Noez, Cuerva, Casasbuenas, Totanés y Menasalbas, según ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

   Las actuaciones se iniciaron en el mes de abril de 2013 por el Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo, con motivo del gran número de ilícitos relacionados con el robo de cobre, además de  los cuantiosos daños ocasionados a los propietarios de las distintas fincas, naves industriales, casas de campo y granjas, al ser el objetivo principal de los delincuentes la sustracción del bobinado de cobre de transformadores, cableado eléctrico de la propia instalación de los edificios y herramientas.

   La Guardia Civil reaccionó ante estas denuncias con un incremento del número de dispositivos de vigilancia y control en las zonas afectadas, con objeto de localizar y detener a los autores de las sustracciones.

   Tras las primeras indagaciones y una intensa labor policial, se pudo identificar a una serie de personas como posibles autores de los hechos investigados. Diez personas de nacionalidades española y rumana, todas ellas con un amplio historial delictivo en el ámbito de los robos con fuerza.

   A medida que avanzaban las gestiones se confirmó la existencia de dos grupos diferenciados entre sí. No obstante, ambos compartían el mismo modus operandi, como era la sustracción de cobre de transformadores eléctricos, aunque también hacían lo propio con cualquier efecto que les pudiera reportar algún beneficio, tales como herramientas, aperos de labranza, baterías de turismos o vehículos agrícolas (tractor).

   Los integrantes del mismo se dividían en función de los vehículos utilizados. Previamente, localizaban posibles puntos idóneos para la comisión de estos hechos delictivos, principalmente en transformadores eléctricos instalados en torretas, naves industriales, explotaciones ganaderas y agrícolas asiladas de núcleos urbanos. Para ello vigilaban la zona elegida con el fin de efectuar reconocimientos y localizar rutas de escape, así como la inutilización y manipulación de alarmas (en caso de haberlas).

Así se movían y operaban

   El medio de transporte más utilizado por las personas investigadas son turismos (para vigilancias y desplazamientos) y las herramientas utilizadas para cometer el hecho, cizallas, alicates de corte, palancas, destornilladores o linternas, e incluso objetos contundentes que se hallaban en el lugar.

   Una vez que tenían cargada toda la mercancía evitaban circular en horarios nocturnos, para que en caso de ser identificados, no pudieran ser involucrados en algún hecho delictivo. Para ello ocultaban el material sustraído en lugares asilados, lindantes estos a caminos rurales de uso limitado.

   Finalmente, una vez recuperaban el material sustraído, lo preparaban para su posterior venta en centros de tratamiento de metales o chatarrerías u otros receptadores.

   Con motivo de estas investigaciones se procedió el pasado día 02 de julio a la detención de dos personas, ambos de nacionalidad española, como autores de 11 delitos de robo con fuerza en las cosas (robo de bobinas de cobre en transformadores de alta tensión).

   Con fecha 18 y 19 de julio se procedió a la detención de cinco personas, de nacionalidad rumana, como autores de 4 delitos de robo con fuerza en las cosas y un delito de robo o hurto de uso de vehículo a motor (sustracción de un vehículo agrícola).  

   El 25 de julio la Guardia Civil detuvo al responsable de una empresa de reciclajes de hierros y metales, como autor de un delito de receptación.

   En los hechos investigados hay implicadas otras dos personas, ambas de nacionalidad rumana y actualmente en paradero desconocido. Dado lo infructuoso de las gestiones realizadas para localizarlas, tras realizarse las diligencias de imputación, se ha puesto en conocimiento de la Autoridad Judicial al objeto de que se dicte una orden internacional de búsqueda y detención.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios