www.diariocritico.com

Blanca Calvo, alcaldesa de Guadalajara entre 1991 y 1992

'Antonio Román es un hombre equivocado'

"Antonio Román es un hombre equivocado"

lunes 26 de agosto de 2013, 08:32h

Blanca Calvo es bibliotecaria, la directora de la Biblioteca de Guadalajara que se jubila tras más de 32 años al frente del más 'internacional' de Castilla-La Mancha debido al Maratón de los Cuentos que viene organizando desde hace 22 años. Pero esta mujer que ahora se jubila tiene también un intenso pasado político, vinculado en sus orígenes al Partido Comunista. Fue la primera, y la única alcaldesa de Guadalajara por IU, que gobernó durante casi un año en coalición con el PSOE y que fue desbancada por una moción de censura del PP, apoyada en un concejal tránsfuga socialista en el verano del 92. 

Pregunta.- Fue usted alcaldesa de Guadalajara durante un año, entre 1991 y 1992 ¿Qué recuerda de aquella época?

Respuesta.- Fue un año, un mes y un día que recuerdo como una condena. No tenía tiempo, ni yo ni los otros dos concejales que estaban conmigo. Todo el tiempo estábamos dándole vueltas a cómo sacar las cosas adelante.Recuerdo tener que comprarle unos zapatos a mi hijo y no encontrar el momento.

Al mismo tiempo fue una etapa ilusionada en la que echamos el resto para demostrar que un grupo pequeño también podía gestionar una ciudad con eficiencia y honradez. 

Cuando el PSOE me votó nos reunimos a ver qué hacíamos y tenía claro que por dignidad había que tirar adelante. Una era la dignidad del cargo, otra la dignidad personal, (yo no quería que se jugara conmigo) y la otra era la dignidad de la ciudad que no se merecía un alcalde interino, aunque evidentemente todos los políticos lo sean.

Valió la pena. Fue un tiempo que volvería  a vivir porque se me abrieron otros horizontes.

P.- La primera y la única alcaldesa de Guadalajara...

R.- Durante un tiempo he pensado que si las mujeres gobernasen más, la sociedad sería mejor. Pero después de ver algunos ejemplos, y el más simbólico es Margaret Thatcher, y de alguna que otra persona que tenemos cerca... no me parece que sea así.

Es cuestión de sensibilidad, de ir a los cargos con desinterés general e interés social y colectivo. Eso lo pueden dar igual los hombres y las mujeres. Lo que necesitan las ciudades son buenos alcaldes. Lo justo sería que hubiera la mitad y por eso todavía defiendo la cuestión de los cupos. Si hubiera más mujeres que hombres también defendería el cupo masculino.

P.- Fue un periodo en el que comenzaba a gestarse el gran cambio urbanístico de Guadalajara, con el que usted no llegaba a entenderse muy bien, sobre todo en lo relativo a Aguas Vivas

R.- Me parecía entonces que Aguas Vivas había sido más una forma de campaña electoral por parte de Javier Irízar, poniendo la cuestión sobre el tapete como muy ilusionante para la gente porque parecía que todo el mundo encontraría casas baratísimas. Me parecía que había sido una cosa apresurada y que no se había consultado con el arquitecto que había diseñado el plan urbano vigente entonces, con Pérez Blanco. Más bien se le había llevado la contraria.

No fue por capricho ni por poner trabas pero nos pareció que había que darle un segundo pensamiento para ver si valía o no la pena. Se nos acusó de frenazo pero no fue un periodo de inactividad.

Sigo convencida de que fue electoralismo y con una cierta connivencia probablemente con ciertos poderes económicos de la construcción. También es cierto que el UP-10, el prólogo de Aguas Vivas se aprobó por unanimidad en el pleno en el que yo dimití. Hubo muchas cosas, durante ese tiempo, que aprobamos por unanimidad.

P.- ¿El mejor y el peor recuerdo?

R.-  Me gustó mucho restablecer las elecciones en los pueblos anexionados, era como una fiesta. En vez de nombrarlo a dedo, se votaba. Eso ha permanecido.

A nivel personal me gustó cuando hicimos hijos adoptivos a José Luis Sampedro y a Ramón de Garciasol. Aquella tarde fue preciosa.

Como mal recuerdo...Quizá la oposición cerril para conseguir no lo que hay sobre la mesa sino lo que está debajo de las faldas de la camilla.

También el momento de los heridos del encierro en Guadalajara. No dormimos en toda la noche pensando que podía morir alguien. Lo primero fue desterrar el encierro nocturno en el que la gente va cargada de alcohol y muy fuera de forma.

Además recuerdo cuando habíamos acordado un programa riguroso  con el PSOE y de repente una persona se descuelga del grupo político...Ver la oposición tan gratuita que se hacía al final. O cuando los trabajadores de Tragsa llevaron los autobuses municipales a la plaza Mayor para protestar. Estaban encerrados en que se subieran los sueldos y en vez de negociarlo con su empresa hicieron lo que ahora se llama 'escrache'. Fue doloroso. Desde el otro lado, ahora, es bueno saber que cuando uno es 'escrachista' tiene tanta fuerza.

Pregunta.- ¿Alguna espinita por lo que no pudo hacer?

Respuesta.- Algo que mi hija me ha recriminado. Casi todas las ciudades tienen bibliotecas al margen de las públicas del Estado. No me dio tiempo. Debería haberse organizado una red municipal de salas de lectura, quizá en los centros sociales...

Pregunta.- Ponga calificativo a sus 'homólogos' en el periodo democrático del Ayuntamiento de Guadalajara. Sobre Javier Irízar...

Respuesta.- Un mal alcalde. Una persona que guardaba más información de la que daba... Es que decir retorcido es muy fuerte pero su forma de actuar era así.

Pregunta.- ¿José María Bris? Fue quien la sustituyó tras una moción de censura apoyada en un concejal tránsfuga del PSOE...

Respuesta.- Bris me parece un hombre honesto. Demasiado comprometido con necesidades de su partido a lo mejor pero, en definitiva, un hombre que ha tratado de hacer su trabajo lo mejor posible. Le tengo mucho respeto a Bris, mucho.

Pregunta.- ¿Jesús Alique?

Respuesta.- Bueno es un político más al uso. Le he tratado menos que a los otros dos. Un típico político del PSOE.

Pregunta.- ¿En qué sentido?

Respuesta.- Jajajaja. Quizá demasiado acomodaticio.

Pregunta.- ¿Y el alcalde actual, Antonio Román?

Respuesta.- Un hombre equivocado. No sé si consciente o inconscientemente, pero está haciendo cosas muy dañinas para la ciudad. Por ejemplo, ceder la gestión del agua por 20 años. 

Cuando veo a Antonio me parece un hombre simpático y su condición de médico le da una cierta calidad humana pero luego veo sus hechos y me decepciona y me parece sintomático que no sólo haga contratos que comprometen su gestión -que estaría en su derecho si la gente le da sus votos- sino la de otras cuatro corporaciones posteriores que pueden ser de cualquier otro signo ideológico, en definitiva compromete a los ciudadanos. No se puede asignar una cosa tan fundamental para los ciudadanos como es el agua por 20 años que son cinco legislaturas. 

Lea también:

- "Se ha empezado a asomar la patita de la gestión privada para las bibliotecas"

- "No perdono a Cospedal. Ha cometido el principal pecado de un político, puede equivocarse pero ha de ser sincero"

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios