www.diariocritico.com

Fisuras en la dirección de los populares con su presidente

Malestar en el PP con los silencios de Rajoy sobre Bárcenas

Malestar en el PP con los silencios de Rajoy sobre Bárcenas

miércoles 04 de septiembre de 2013, 09:56h
Mariano Rajoy ya no convence ni a los suyos: los críticos al presidente del PP y del Gobierno podrían lanzarse ya abiertamente contra él, ante una situación que, según entienden, está descontrolada. La gestión del 'caso Bárcenas' es el remate final, pero no es el único: los críticos ven con preocupación cómo bajan las expectativas electorales y, sin embargo, no mejora sustancialmente la situación política y económica del país.
Dicen que el Comité Nacional del PP del pasado lunes, primero tras la etapa estival, ha supuesto un punto de inflexión dentro de las filas populares. Según han afirmado a Diariocrítico medios asistentes a la reunión, en ese Comité sólo tomaron la palabra el presidente nacional, Mariano Rajoy, y la secretaria general, María Dolores Cospedal.

No hubo ni una sola intervención -dicen- con el objetivo de dirigir ni una sola pregunta a Rajoy, o a Cospedal, aunque el 'caso Bárcenas' esté alcanzando un clímax impensable meses atrás. Según las fuentes informantes, entre los dirigentes del PP -al menos entre los más críticos, que los hay, y muchos son próximos a Aznar- cunde el desánimo: hay inquietud por lo que puedan revelar el antiguo gerente popular y su abogado -y la mujer de su abogado-, pero sobre todo por el silencio 'impresentable' -dicen- del propio Rajoy.

Estas fuentes acusan al presidente de no querer hablar de Luis Bárcenas ni siquiera a los suyos y de intentar despachar el tema con 'sobreentendidos'. Y, sin embargo, y a pesar de ello, pedir, como hizo el lunes, un cierre de filas hacia su proyecto y su persona, que según los críticos, es inasumible.

Paralelamente, los críticos acusan a Rajoy de practicar la política del avestruz: no querer ver la realidad, pero exponer, sin embargo, unos análisis absolutamente triunfalistas de una situación que se cae en pedazos. Ponen un ejemplo: en ese Comité, Rajoy hizo una alusión 'gloriosa' a los datos del paro que se iban a conocer un día después -también lo hizo Cospedal en su intervención-.

No obstante, los datos eran realmente malos y el PP iba a ser cogido en trampa: 31 parados menos en agosto, sí, pero 99.069 afiliados menos a la Seguridad Social, lo que ofrece un panorama realmente desolador no sólo sobre la situación económica actual de España después de múltiples recortes y sacrificios, sino sobre lo que nos espera aún.

Si hace un año, desde la FAES de Aznar se lanzaban algunos dardos contra Rajoy, hoy la situación es ya desbordante. De hacer caso a estas fuentes, Rajoy ha perdido credibilidad y hasta legitimidad entre los suyos, que ven cómo la imagen del presidente del partido y del Gobierno se resquebraja, pero, lo que es peor, afecta negativamente al conjunto de la organización, que corre igual suerte.

Y llegados a este punto, las críticas se disparan hacia todos los puntos de la actividad gubernamental. Dentro de esos mismos críticos, pero en otro sector más 'nacionalista', no se entiende que Rajoy no haya contestado con absoluta contundencia al pulso que Artur Mas y los independentistas le están echando desde Cataluña.

 El ánimo de estos críticos se va a disparar a partir del 11 de septiembre, con una Diada mucho más reivindicativa que nunca con la cadena humana para unir una 'Cataluña independiente' de un punto a otro... 'y sin respuesta desde el Gobierno', dicen.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

7 comentarios