www.diariocritico.com

Según Eduardo Sánchez Butragueño, en una charla en la Biblioteca Regional

"Ninguno de los políticos en el poder en sucesivas legislaturas ha hecho nada por el Tajo"

miércoles 04 de septiembre de 2013, 11:45h

El investigador de la fotografía Eduardo Sánchez Butragueño expuso en la Biblioteca de Castilla-La Mancha su personal e intensa visión de la historia de Tajo, a lo largo de más de 150 años, contada a través de más de medio centenar de fotografías, que abarcan desde la más antigua, del verano de 1854, una imagen captada por el francés Alphonse Delaunay y recientemente descubierta, hasta la última, de Francisco Carvajal, (Agencia EFE) del verano de 1995, en que se ve el cauce del río, a su paso por Toledo, prácticamente seco.

 

  • Primera foto conocida del Tajo en 1854

    Primera foto conocida del Tajo en 1854
    Alfonso Delaunay

  • El Tajo casi seco en el verano de 1995

    El Tajo casi seco en el verano de 1995
    EFE


  • Vacas pastando en las riberas en los años 20

  • Bañistas en el Tajo hacia 1864

    Bañistas en el Tajo hacia 1864
    Alfonso vegue

La intervención de Sánchez Butragueño fue la primera sesión del ciclo "Encuentros con el Tajo: el río que queremos" que ha organizado la Plataforma de Toledo en defensa del Tajo coincidiendo con la presentación de las alegaciones al Plan de Cuenca, cuyo plazo termina en este mes de septiembre.

El fotohistoriador  empezó afirmando que "idealizar el pasado es un error pueril" y que el río no ha sido siempre limpio, transparente e idílico, como en algún momento se ha podido pensar, sino que también ha tenido momentos difíciles e incluso conflictivos. 

 Mostró imágenes muy antiguas, de 1854, 56, 58 alguna de Alguacil, de Clifford,  de Laurent, algunas de las cuales mostraban un cauce con muy bajo nivel, o la demolición del artificio de Juanelo en 1868.

Un segundo momento de su charla reflejó la realidad del río como un modo de vida y una fuente de empleo y riqueza; y en ella exhibió fotos de los oficios relacionados con el Tajo: pescadores, aguadores o azacanes, lavanderas, e incluso algunas verdaderamente exóticas con vacas pastando en alguna ribera del río. En este apartado destacaban algunas preciosas placas de Pedro Román, fotógrafo y pintor.

Otro apartado estuvo referido al Tajo como espacio para el ocio y el deporte, señalado por una muy antigua placa de Alfonso Vegue que reflejaba un baño en el río ya en 1864, hasta la muy popular de bañistas junto al Tajo en los años 60, antes de que el baño fuera prohibido por las autoridades en 1972.

El último bloque se presenta bajo el epígrafe: 'Toledo y el Tajo: el fin de una relación  secular', y en el mismo Sánchez Butragueño analiza, con imágenes, "el gravísimo problema de la contaminación del rÍo, por los vertidos de la aglomeración urbana e industrial de Madrid, y la grave desecación de los años 90, provocada en parte (aunque no sólo) por el Trasvase Tajo-Segura", según ha informado la Biblioteca de Castilla-La Mancha.

Como balance y colofón de estos problemas Eduardo Sánchez Butragueño afirmó contundente que ninguno de los políticos en el poder en las sucesivas legislaturas "ha hecho nada por el Tajo en Toledo, nunca" y se mostró convencido de que la situación del río no es en modo alguno irreversible y que está convencido de que puede mejorar con el esfuerzo y la colaboración de los ciudadanos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios