www.diariocritico.com

Crítica de la película

'Rush': Dos formas de conducir... y vivir

'Rush': Dos formas de conducir... y vivir

jueves 19 de septiembre de 2013, 14:25h
'Rush' es una buena película que, a pesar de utilizar ciertos tópicos de las películas deportivas, sobresale por encima de la media. Está bien escrita, interpretada y, una sorpresa de lo más agradable, dirigida. Ron Howard se comporta como un buen artesano y convence a la hora de contar está historia de dos polos absolutamente opuestos a la hora de ver el deporte... y la vida.
La película se centra en la enorme rivalidad durante los años 70 de dos pilotos de carreras, Niki Lauda y James Hunt. Se nota la profesionalidad de Peter Morgan, encargado del guión, autor de otras películas biográficas como 'Frost vs Nixon' o 'The Queen', igualmente irreprochables desde el punto de vista de la escritura. Morgan consigue que éstos polos opuestos resulten igualmente fascinantes como deportistas y como personas. El gran acierto de la película en general es que Lauda y Hunt están muy bien explicados y es su relación, y no las escenas de carreras, en lo que se sustenta la película.

La sorpresa como decíamos está en la dirección. Ron Howard es el típico director de películas que gustan mucho a los académicos de Hollywood, no en vano tiene ya dos Oscars, pero a las que les suele faltar fuerza y sobrarles academicismo y azúcar. Aquí tampoco es que logre milagros, pero su cámara se adapta bien al relato, contando bien no sólo las carreras, sino también las escenas más personales, como por ejemplo la de Hunt con su esposa, ante la atenta mirada de los paparazzi. Podríamos decir que es la mejor película del director, algo que tampoco es tan difícil, ya que en la extensa filmografía de Howard apenas encontramos 'Willow' o 'El desafío: Frost contra Nixon' como destacables. Con esta última guarda evidentes resonancias, además de compartir el mismo director y el mismo guionista, son dos películas que hablan de polos opuestos que acaban atrayéndose.

Daniel Brühl y Chris Hemsworth se mimetizan con Lauda y Hunt y son un claro acierto de casting. Hemsworth demuestra que es capaz de ser algo más que Thor, derrochando carisma como el juerguista y guaperas de Hunt. Una especie de George Best al volante que seguramente haría suya una de las más famosas frases del futbolista norirlandés: "He gastado mucho dinero en mujeres, alcohol y automóviles...el resto lo he desperdiciado". Por su parte el hispano-germano Brühl vuelve a demostrar su fiabilidad, dando vida al conocido corredor austriaco, con su perfeccionismo, su fiabilidad y su engreimiento, que le hacía ser una auténtica rara avis dentro de aquel 'glamouroso' mundo de la F1 en los años 70. Claro que a la larga, la visión profesional de Lauda se impuso al romanticismo indisciplinado de Hunt, y en la Fórmula 1, o en cualquier deporte profesional, no hay espacio ya para gente tan poco fiable como el inglés, siendo posiblemente el brasileño Ayrton Senna, el último de esta raza.

Tampoco es que 'Rush' vaya a pasar a la historia del cine, la película tiene algunos vaivenes y flojea cuando se aleja de la relación entre sus dos personajes principales, pero tiene muchas más cosas a su favor, regateando varios de los clichés que suelen acompañar a este tipo de películas y logrando no decantarse por ninguno de sus protagonistas logrando que, en cierto modo, sean a la vez héroes y villanos.
 
Lea también:

- 'La gran familia española': Hermanos (edulcorados)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios