www.diariocritico.com
Imagen de Santa Águeda para ilustrar la opinión de Águeda del Pozo
Imagen de Santa Águeda para ilustrar la opinión de Águeda del Pozo

Símbolos y algo más que símbolos

miércoles 02 de octubre de 2013, 18:49h
Que la ultraderecha fascista empieza a coger fuerza, de nuevo, es un hecho. La magnifica labor que hizo el  PP, entonces AP,  de acoger bajo sus alas y reconducir por el buen camino, el de la democracia incipiente,  a los residuos del franquismo está tocando su fin, por desgracia.

Lo que yo me pregunto es el motivo por el que seguimos teniendo complejos para hacer frente a esos movimientos. Qué poder tienen para que una democracia ya asentada no se atreva a hacerles frente, en lugar de tolerarlos.

No me gusta que se ilegalicen las ideas, ninguna. Esto es una democracia en la que se debe de poder defender lo que cada uno piense. Pero lo que no es tolerable es la violencia.

Si a muchos proetarras se les ha detenido, y muy bien detenidos, por hacer apología del terrorismo, ¿cómo es que sigue en la calle ese señor mayor, de cuyo nombre no quiero acordarme, y que reconociéndose líder de Alianza Nacional asegura ante las cámaras que defenderá la unidad de España si hace falta derramando sangre?. ¿Cómo puede ser que no esté en prisión preventiva, como poco, por amenazarnos a todos?.

¿Cuál es la causa mayor para que seamos tan laxos con los violentos de derecha?.

No estoy de acuerdo con la ley de partidos que firmaron PP y PSOE durante el gobierno de Aznar. Se demoniza  a los nacionalismos territoriales, ideología que no comparto pero que respeto. Pero nada se dice de los nacionalismos españolistas, que tampoco me gustan, pero que también tienen derecho a existir. Por supuesto.

Lo que no deber ser en ninguno de los dos casos es que la Justicia y los políticos sean permisivos con la violencia, ni de un lado ni de otro.

Y desde luego tampoco es admisible que toda una alcaldesa permita una feria sobre el franquismo en un colegio público. Lo que es peor, que la señora alcaldesa se paseara durante una hora por semejante escaparate de la dictadura. Una de dos, dicho con todo el respeto, o es boba, o no le parece mal. En cualquiera de los dos casos esa señora es una incapaz para ser alcaldesa. Su partido no lo debe permitir. No es ni mucho menos suficiente un "ay, pues no me enteré, si hubiese sabido la repercusión que iba a tener no lo hubiera permitido". No es la repercusión lo importante, señora alcaldesa, lo importante es que usted cediera ese espacio, un colegiopúblico nada más y nada menos,  a un nido de seguidores de la dictadura. ¿ Que no vio el aguilucho revoloteando por el local?. No hay quien se lo crea, vamos. La señora alcaldesa está inhabilitada desde el punto de vista político y los feriantes de la ocasión deberían de estar  en el juzgado.

Tal vez en la transición una parte fue excesivamente generosa con la otra. Y de aquellos polvos estos lodos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios