www.diariocritico.com
La justicia funciona mal

La justicia funciona mal

domingo 06 de octubre de 2013, 14:02h
El 'caso Malaya', el de la corrupción en Marbella, se saldó con condenas más leves que las solicitadas por la fiscalía. De hecho, el fallo rebajó las penas que el fiscal pedía para Juan Antonio Roca, Julián Muñoz y Marisol Yagüe, hasta el punto de que la fiscalía solicitaba 30 años de cárcel para el cerebro de la trama, que fue condenado a 11 años y 240 millones de multa. Para Marisol Yagüe la pena fue de seis años y para Julián Muñoz, de dos. ¿Por qué se han rebajado tanto las penas? Todo parece indicar que la clave está en la aplicación de atenuantes por dilaciones indebidas y por defectos sustanciales en algunas medidas adoptadas durante la instrucción. Traducido: ha funcionado mal la justicia.

Alfonso Villagómez, magistrado y doctor en Derecho, se pregunta en un análisis publicado en Mundiario qué hay que hacer para que la justicia funcione contra la corrupción en España y su respuesta se orienta hacia el traslado de casos tan complejos a una Audiencia Nacional bien dotada.

La Audiencia Nacional ya se ocupa de los delitos de mayor gravedad y relevancia social como son, entre otros, los de terrorismo, crimen organizado, narcotráfico, delitos contra la Corona o los delitos económicos que causan grave perjuicio a la economía nacional. Además, en materia contencioso-administrativa, fiscaliza las resoluciones de la Administración del Estado, y en la jurisdicción social se encarga, fundamentalmente, de las impugnaciones de convenios colectivos de ámbito territorial superior a una comunidad autónoma o que vayan a surtir efecto en el ámbito territorial superior al de una comunidad.

Es evidente que su existencia también ha sido cuestionada por algunos juristas y que sus instrucciones se saldaron a veces con carencias importantes, pero no lo es menos que a menudo ha sido útil, hasta el punto de acreditar una cierta auctoritas. Digamos que si bien es cierto que hay problemas en la Audiencia Nacional, no lo es menos que la organización judicial ordinaria está más en precario, hasta el punto de escapar al sentido común de la gente. Como advierte el juez Villagómez, hay causas que demoran años en investigarse y otro tanto en llegar a juicio, de modo que muchos casos de corrupción prescriben y los tribunales colapsan por acumulación de expedientes.

Sea cual sea la solución para jueces y fiscales, lo que ya no se discute es que la justicia en España funciona mal y que determinadas sentencias son a veces producto de la debilidad de un sistema judicial que exige ser revisado a fondo y cuanto antes, ya sea en la dirección que apunta Alfonso Villagómez o en cualquier otra igualmente eficiente. 


@J_L_Gomez

José Luis Gómez

Fundador y editor de Mundiario, también es columnista de la agencia Europa Press. Tertuliano de TVG y Radio Galega, colabora en La Región. Dirigió Capital, Xornal y La Voz de Galicia. Ex director editorial de Grupo Zeta. Autor del libro Cómo salir de esta. Coeditor del Anuario del Foro Económico de Galicia.

Twitter: @J_L_Gomez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios